Salud

Presencia de subvariantes de ómicron más transmisibles aumenta en Costa Rica

Análisis de Inciensa señala que ómicron es única variante presente en los estudios y el sublinaje BA.2 ya constituye más del 80% de lo detectado

La variante ómicron es, en este momento, la única que aparece en los análisis genómicos liderados por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa). A su vez, las subvariantes de ómicron más transmisibles comienzan a ganar terreno.

De estos sublinajes, el BA.2 es el que se ha extendido más en las últimas semanas. Este fue confirmado en nuestro país a inicios de marzo (aunque los contagios fueron de la última semana de enero). Esta subvariante ha estado en estudio en el mundo desde su hallazgo en Gran Bretaña, a mediados de enero pasado.

La BA.2 comenzó con solo unos pocos casos, pero para finales de marzo ya eran más del 50% de los genomas analizados y para mediados de abril eran más de un 80%. En cambio, el sublinaje BA.1.1., que fue el más preponderante en las primeras semanas del año, representa menos del 10% de lo estudiado.

BA.2 tiene a su vez varios linajes y todos permanecen bajo observación y vigilancia.

“Tal y como ocurrió en otras latitudes, también Costa Rica en los sublinajes de BA.2 demostraron poseer una mayor tasa de crecimiento en comparación con BA.1, convirtiéndose en los más prevalentes de las últimas semanas. Esto concuerda con lo descrito por agencias europeas de salud que estimaban que BA.2 era hasta 1,5 veces más transmisible que BA.1.”, cita el comunicado de Inciensa.

Además, para la semana 18 de 2022 (la primera de mayo), se dio un caso de la subvariante BA.4. Se reportó en un menor de 11 años, vecino de San Francisco de Heredia. El paciente inició síntomas el 02 de mayo, con fiebre, tos, dolor de cabeza y odinofagia (dolor al tragar).

El linaje BA.4 fue descrito originalmente en la provincia de Limpopo en Sudáfrica, parece poseer mayor transmisibilidad, ha incrementado su frecuencia en dicho país y desplazó a BA.2. Estudios recientes (pendientes de revisión por pares) indican que BA.4 posee una mayor capacidad de evadir la respuesta inmune y propiciar reinfecciones.

En este momento, todavía hay muy pocos casos para asociar a la presencia de este linaje a presentaciones diferentes de la enfermedad.

Desde febrero pasado, nuestro país tiene un brote o clúster de una subvariante similar a la XE. Esta subvariante combina características (es decir, material genético) de otras dos subvariantes anteriores: la BA.1 y la BA.2, por ello, también se le conoce como “recombinante”.

Este sublinaje se ha transmitido principalmente en la zona sur del país, en los cantones de Coto Brus, Pérez Zeledón, Buenos Aires, Corredores y Osa. En la primera semana de mayo ya se detectó un caso en Barva de Heredia.

A la fecha se contabilizan 36 genomas de este linaje recombinante.

Reportes iniciales de la OMS divulgados el 29 de marzo indican un potencial de crecimiento cercano a un 10% mayor que la BA.2, la variante más transmisible detectada anteriormente. “Pero estos datos requieren de mayor estudio para ser confirmados”, admitió la organización.

XE no es la única recombinante. La OMS estudia también la XD y la XF, que tienen otras características y combinaciones genéticas, y por ello se consideran aparte. XD y XF son recombinantes de la variante delta con la subvariante BA.1 de ómicron.

Para la Agencia de Seguridad en Salud de Reino Unido, las recombinantes son normales y esperables cuando un virus lleva tiempo en circulación activa y hay muchas variantes circulando al mismo tiempo.

“Una variante recombinante ocurre cuando un individuo se infecta con dos o más variantes al mismo tiempo, y esto resulta en una mezcla de su material genético dentro del cuerpo del paciente. Esto no es inusual, varias formas recombinantes de SARS-CoV-2 se han identificado en el transcurso de la pandemia”, cita un comunicado de la agencia del 25 de marzo.

En entrevista con la cadena estadounidense ABC, el epidemiólogo John Brownstein afirmó: “las variantes recombinantes pasan una y otra vez. De hecho, la razón por la que tenemos XE es porque ya hemos tenido XA, XB, XC y XD antes (y luego apareció XF). Y ninguna de esas ha sido realmente una preocupación”.

La de Costa Rica, sin embargo, no es XE, es similar a XE. Esto quiere decir que sí tiene el mismo origen (ambas son “hijas” de BA.1 y BA.2), pero no comparten todas las características, no son iguales, pero sí tienen similitudes.

“Quiere decir que la variante que estamos detectando en este momento a la que más se parece de las que se han descrito es a la XE. Estamos haciendo estudios más profundos para ver si es muy, muy parecida o un poquito menos parecida”, expuso en una entrevista anterior la microbióloga del Inciensa Estela Cordero.

De acuerdo con Francisco Duarte, jefe del laboratorio de genómica del Inciensa, las recomendaciones para prevenir el virus siguen siendo las mismas.

  • Lavado de manos.
  • Completar el esquema de vacunación.
  • Uso de mascarilla, especialmente en sitios cerrados con poca ventilación.
  • No salir de casa si tienen síntomas respiratorios.
  • Evitar, en la medida de lo posible, las aglomeraciones.
Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.