Editorial

LO ÚLTIMO

El 25% del presupuesto del MEP, unos ¢622.000 millones, se invierte en programas carentes de metas claras, sin una definición de los resultados esperados ni certeza de la población meta.


El año pasado la esperanza de vida era de 77,8 años, dos menos que en el 2019. Luis Rosero Bixby, quien ayudó a ‘La Nación’ a hacer el cálculo, no tiene recuerdo de una caída similar.