Vida

LO ÚLTIMO

Miré a mi leal compañero y noté un destello de tristeza en sus ojos. Al intentar animarlo con su juguete favorito, su cola se movía tímidamente mientras se acercaba hacia mí. Decidí tomarme un momento de mi jornada laboral y buscar un espacio donde pudiéramos compartir y fortalecer nuestra amistad de años.