Crónica de los mercados


Esta semana destaco la experiencia de un grupo de vecino de Curridabat que demuestra cómo embellecer el barrio en que vivimos es gratificante, saludable y además, rentable en muchos sentidos