Eillyn Jiménez B.. 31 octubre, 2020

Arelys Rodríguez Rojas, una docente de 37 años, murió el 12 de octubre anterior en una casa que funciona como clínica privada en Río Claro de Golfito, donde pretendía realizarse una liposucción.

La familia de la víctima indicó que a la educadora ni siquiera le realizaron la operación, sino que, al parecer, se complicó desde el inicio, por lo que después de agonizar por varias horas, pereció en el Hospital de Ciudad Neily después de algunos intentos por reanimarla.

Un médico de apellido Sánchez es investigado por la Fiscalía de Golfito, la cual informó de que se debe establecer si existió o no delito.

En esta edición de Conversando sobre Sucesos, también hablamos de la implementación del bloqueo de señal celular en una cuarta parte de las 21 cárceles del país.

(Video) Conversando sobre Sucesos: ¿Qué ocurrió en la liposucción de una educadora en Río Claro?

Con casi siete meses de atraso, el Ministerio de Justicia y Paz anunció el pasado 23 de octubre que se registran 435 bloqueos en tres semanas, aproximadamente.

La institución dijo que a final de año el sistema de bloqueo celular ya estará operando en todos los centros penales, luego de que se logró capacitar a personal de manera remota para que aprobaran su entrada en vigencia.

Finalmente, hablamos de Melba Reyes Croveto, quien fue asesinada por su compañero sentimental el domingo 25 de octubre en el barrio Buenos Aires, un precario levantado en los últimos 20 años en una ladera del río Poás, a su paso por Rincón de Cacao, una comunidad del distrito de Tambor, Alajuela.

Henry Miranda Reyes, hijo de la mujer de 51 años, contó que la pareja tenía cerca de cinco años de relación y, aunque él le pidió a su mamá dejar a Vilmer Antonio Romero, afirma que ella no le hizo caso.

Este caso refleja lo que viven las víctimas de violencia doméstica, quienes algunas veces callan por temor y otras, simplemente, porque creen que su pareja va a cambiar.

Vea también: