Sandra Chaves, de la Dirección de Migración, destaca los esfuerzos del país para reducir la vulnerabilidad contra este delito.

Por: Ángela Ávalos 26 noviembre, 2017

En la sala número uno, de los Tribunales de San José, cuatro médicos y un comerciante griego han asistido, durante más de dos meses, a cada uno de los debates en el juicio que se sigue en su contra por el supuesto delito de trata de personas para extracción ilícita de órganos.

A uno de los médicos, Francisco José Mora Palma, la Fiscalía le atribuye liderar una red internacional de tráfico de órganos que fue desarticulada en el 2013 tras una alerta que activó la Policía ucraniana.

Según Sandra Chaves Esquivel, del área de Gestión de Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas, de la Dirección de Migración y Extranjería, la realización de este juicio y la identificación de imputados es una muestra de los avances que ha dado el país para prevenir, identificar y sancionar uno de los delitos de mayor repercusión global.

“La situación de vulnerabilidad va a ser tan amplia como puede ser una situación económica, el desarraigo para una persona que no está en su país, que está sola y está siendo sometida. Es lo que aprovechan las redes para llegar a captar a las personas”.

La extracción ilícita de órganos –como la que supuestamente afectó a las 14 personas que aparecen como víctimas en este caso–, se suma a la lista de fines en el delito de trata. Los más comunes son la explotación sexual, laboral y la mendicidad.

La Nación conversó con Chaves en el marco del II Encuentro sobre seguridad, ética y calidad en la donación y trasplantes de órganos, tejidos y células en la prevención del delito de trata de personas, que se realizó en el Colegio de Médicos el 23 y 24 de noviembre.

Cualquier persona puede ser víctima de trata, afirma Sandra Chaves Esquivel, del área de Gestión de Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas, de la Dirección de Migración y Extranjería. ÁNGELA ÁVALOS
Cualquier persona puede ser víctima de trata, afirma Sandra Chaves Esquivel, del área de Gestión de Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas, de la Dirección de Migración y Extranjería. ÁNGELA ÁVALOS

¿Cómo es que aparece la extracción ilícita de órganos dentro del delito de trata de personas?

El tema de trata de personas, conocida como la esclavitud del siglo XXI, tiene como fin la explotación. Desde hace 15 años, Costa Rica es signataria del protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente en mujeres y niños.

"Aquí es donde se define a nivel internacional la normativa que establece la definición de trata de personas, que incluye la extracción ilícita de órganos, la explotación sexual o prostitución forzada y todas las otras prácticas de trata.

"El delito de trata de personas es un delito complejo porque abarca diferentes tipos de explotación. Por eso, hablamos de explotación sexual, de extracción ilícita de órganos, de mendicidad. Es en nuestro artículo 172 del Código Penal donde se establece el delito y se tipifica de esta forma".

¿Es algo reciente, entonces?

A nivel de legislación nacional e internacional, se le ha puesto nombre y apellido a las diferentes situaciones de trata, de explotación del ser humano.

"El ser humano se vende entero y se vende a pedacitos como queda clarísimo con el delito de extracción ilícita de órganos. Esto es una realidad que vemos en casos específicos".

En el juicio por supuesta trata de personas para extracción ilícita de órganos figuran cinco personas imputadas; cuatro de ellas médicos.
En el juicio por supuesta trata de personas para extracción ilícita de órganos figuran cinco personas imputadas; cuatro de ellas médicos.

¿Cuál es el potencial que tienen los trasplantes de órganos como negocio para estas redes de trata de personas?

El potencial de negocio en la red de trata es comerciar con el ser humano. Es la venta y la compra de personas.

"Esto ha sido un negocio desde siempre. La esclavitud no es algo nuevo, la esclavitud es un concepto de hace muchísimos años porque se sigue comerciando con el ser humano y poniéndole precio.

"Una mujer que es explotada sexualmente tiene un precio en el mercado; un riñón tiene un precio en un mercado. Y no solamente un órgano: los fluidos también, las córneas también. El tema va más allá: es que se comercia y se explota al ser humano, y esto ha sucedido durante siglos y sigue sucediendo en la actualidad".

Descríbanos el perfil de las víctimas. En el marco del juicio, uno de los argumentos de la defensa es debilitar el concepto de vulnerabilidad económica de las víctimas de extracción ilícita de órganos.

En general, todas las víctimas de trata de personas tienen dentro de su perfil situaciones que las ponen en estado de vulnerabilidad. Esa vulnerabilidad implica muchísimas cosas. Nuestra ley 9095 (sobre trata de personas) define la situación de vulnerabilidad como cualquier circunstancia en la que el individuo no tiene otra alternativa que someterse.

"La situación de vulnerabilidad va a ser tan amplia como puede ser una situación económica, el desarraigo para una persona que no está en su país, que está sola y está siendo sometida. Es lo que aprovechan las redes para llegar a captar a las personas".

¿Cualquiera puede ser víctima?

Cualquiera puede ser víctima de trata. A este perfil le podemos agregar otras condiciones, hasta de género.

"Tenemos que el 84% de las víctimas de trata en Costa Rica son mujeres, y es para explotación sexual. El asunto de género tiene un impacto y pone en una situación de vulnerabilidad a alguien".

¿Hay alguien completamente blindado contra esto?

No. Siguiendo con el tema de la extracción ilícita de órganos, vamos a encontrar que la persona puede ser raptada y engañada. La trata tiene varias etapas importantes donde las redes buscan a las personas. Una persona puede ser secuestrada, raptada para esos fines...

¿O engañada?

O engañada, como en este caso. El hecho de engañar a alguien diciéndole que una cirugía no tiene ninguna implicación, que no hay algún riesgo y que todo va a seguir igual, es una de las formas más comunes como las redes van captando a las personas. ¿Quién puede ser víctima de trata? Cualquier ser humano que sea vendible.

¿A quiénes reclutan estos traficantes para formar parte de sus redes? En Costa Rica, estamos viendo a cuatro médicos y el dueño de una pizzería como imputados, por ejemplo.

El delito de trata de personas es, como dije, un delito complejo. Tiene diferentes etapas. Una, es la captación y la red requiere para esto gente especial que sepa dónde encontrar a esas personas en condiciones de vulnerabilidad. Buscan a esa persona que genera confianza en un barrio, en una iglesia. Alguien deposita la confianza en esa persona y así la captan.

"Dentro de la red vemos que hay quien capta, alguien que traslada, alguien quien explota. La red de trata no está compuesta por una sola persona involucrada. Son diferentes actores que implican hasta arrendantes o arrendatarios. La red no puede estar organizada por una sola persona, y es nacional o internacional".

Perfil de las víctimas de tráfico de órganos
Perfil de las víctimas de tráfico de órganos

¿Tiene una cabeza que se pueda distinguir?

Esto le toca a los operadores de justicia desarticular e identificar cuáles son los actores. Hay redes pequeñas, redes familiares. Hay redes organizadas que trascienden nuestras fronteras.

¿Cuál es la proyección que ustedes hacen hacia el futuro sobre el crecimiento de este tipo de redes, especialmente las dedicadas al tráfico de órganos?

Las acciones que el país viene desarrollando de articulación, prevención e información a la sociedad son fundamentales. Yo no espero que la trata de personas con fines de extracción ilícita aumente. Espero que lo que sucedió (caso que está en juicio actualmente) nos quite la venda de los ojos y generemos acciones para que nuestro sistema de salud sea altamente confiable.

"El hecho de engañar a alguien diciéndole que una cirugía no tiene ninguna implicación, que no hay algún riesgo y que todo va a seguir igual, es una de las formas más comunes como las redes van captando a las personas".

"En el momento en que se fortalece la institucionalidad y se generan leyes, reglamentos y marcos operativos claros y precisos, se genera una conciencia como costarricenses de que la trata es una realidad y no podemos ser parte de ese delito: ni como doctores ni como nada. Hay que tener clarísimo que, como personas físicas, podemos ser víctimas. La lucha contra la trata es una responsabilidad de todos".

Uno de los argumentos utilizados por la defensa en el juicio, es que los receptores de riñones fueron quienes dieron el dinero a los donantes.

No me puedo referir porque no conozco el detalle ni soy parte del proceso. Lo que sí puedo indicar es que dentro de una situación de trata generalmente hay un engaño y un pago de por medio.

"Los órganos no tienen precio. (La donación de órganos) es una situación altruista, que está regulada en el país. No podemos pagar por un órgano".

Detalle de las penas solicitadas por la Fiscalía
Detalle de las penas solicitadas por la Fiscalía

Después de lo que sucedió en el 2013, ¿el país se ha blindado lo suficiente contra este tipo de delitos?

Hemos avanzado en leyes, en articulación y creo que sí estamos mejor que en el 2013. Hay más control y se están haciendo esfuerzos importantes para que estas cosas no sucedan en la medida de lo posible.

"Erradicar la trata es algo con lo que soñamos como funcionarios públicos, pero sabemos que eso es solo un sueño y trabajamos para que existan la menor cantidad de víctimas posible y para que el delito no quede impune".

Usted mencionó que la trata con fines de extracción ilícita constituyó el 45% de todos los casos de trata del 2013. ¿Se han vuelto a detectar casos parecidos?

Desde el 2010, hemos acreditado a las víctimas de trata en el país. Tenemos 184. En el 2013, el 45% de las acreditadas fueron por extracción ilícita de órganos. Eso no significa que no hayan habido más víctimas de la situación.

"Las que sometieron al proceso de acreditación fueron 13 personas que en ese momento se pusieron a las órdenes de la Oficina de Atención y Protección a Víctimas del Ministerio Público".

Agentes del OIJ capturaron al médico Francisco Mora Palma en el 2013. En ese entonces, Mora era jefe de Nefrología del Hospital Calderón Guardia. CORTESÍA OIJ
Agentes del OIJ capturaron al médico Francisco Mora Palma en el 2013. En ese entonces, Mora era jefe de Nefrología del Hospital Calderón Guardia. CORTESÍA OIJ

El caso del 2013. ¿ha sido el único hasta ahora con esas características?

Sí.

¿Cuáles son los riesgos eventuales del turismo médico para la trata de personas?

Costa Rica es un país de tránsito, origen y destino de la trata de personas. Las fortalezas del país pueden ser también un arma de doble filo para las potenciales víctimas. Costa Rica tiene un muy buen sistema de salud que hace que sea muy buscado y se promueva como un país de turismo médico.

"Eso hace que de alguna forma las redes puedan aprovechar esa tierra fértil para hacer sus negocios. Igual con el turismo a nivel de país, que se promociona como un paraíso. Esto también lo utilizan las redes para turismo sexual. Nuestra ley habla por primera vez de que es un delito promover a Costa Rica como un destino de turismo sexual".

Las fortalezas también pueden ser debilidades...

Las redes de trata lastimosamente están valiéndose de todas estas situaciones. Se valen de la pobreza de un país, de las riquezas y fortalezas, y esto es algo que debemos de tener presente.

"Costa Rica es un país de tránsito, origen y destino de la trata de personas. Las fortalezas del país pueden ser también un arma de doble filo para las potenciales víctimas".

¿La ley 9222 (de donación y trasplante de órganos y tejidos) ha blindado suficiente a los hospitales, públicos y privados?

Lo que puedo decir es que hemos avanzado, pero esto es un trabajo cotidiano y constante.

La abogada defensora del médico Francisco Mora Palma, María Amalia Sánchez de León, ha sostenido en sus conclusiones que el nefrólogo nunca pagó a ningún donante por el riñón. Los receptores, según su argumento, serían quienes dieron algún tipo de ayuda a estas personas. ÁNGELA ÁVALOS
La abogada defensora del médico Francisco Mora Palma, María Amalia Sánchez de León, ha sostenido en sus conclusiones que el nefrólogo nunca pagó a ningún donante por el riñón. Los receptores, según su argumento, serían quienes dieron algún tipo de ayuda a estas personas. ÁNGELA ÁVALOS

¿Qué le parece la figura de procurador de órganos que se ha creado en los hospitales de la CCSS?

Es una figura altamente importante que procura, no solo el aprovechamiento de ese órgano, sino que da fe de que ese órgano pasa por todo un proceso debidamente estructurado y definido en la Caja.

La experta en este tema, la abogada colombiana Luz Stella Ortiz-Nagle, calificó al país como epicentro de tráfico de órganos. ¿Cuál es su opinión?

Costa Rica es el único país de la región que desarticuló una red y tiene un proceso judicial sobre este tema. En España, por ejemplo, no conozco un caso en términos judiciales. Costa Rica ha puesto el tema en la mesa y ha evidenciado que es una realidad.

"El país demostró que ha venido creciendo en materia de persecución en el delito de trata y que tuvo una respuesta adecuada para este caso concreto”.

El caso aquí surgió, según los debates durante el proceso judicial, porque hubo una alerta de la Policía ucraniana, no porque se estuviera haciendo una investigación interna. Es decir, tuvo que venir de afuera para que nosotros nos diéramos cuenta...

Muchas veces es así. Pero el país tuvo la fortaleza de identificar la situación y llevarla al punto donde está. Como fortaleza, aunque no se haya detectado acá, está la articulación y la respuesta que se le dio a esa alerta.

"Porque pudo quedar en alerta, pero el país demostró que ha venido creciendo en materia de persecución en el delito de trata y que tuvo una respuesta adecuada para este caso concreto".

¿Tienen los jueces la oportunidad de sentar un precedente en el juicio que está a punto de finalizar?

Creo que sí. Todos los días, los jueces tienen casos importantes. El tema de trata de personas es una realidad y es hora de que se hagan mayores esfuerzos para generar precedentes y jurisprudencia al respecto.