Advierte que turismo médico puede convertirse en puerta de tráfico internacional para extracción de órganos

Por: Ángela Ávalos 13 junio
La abogada Luz Estella Ortiz-Nagle, experta en trata de personas, publicará un libro que cita el caso costarricense, en donde varios médicos aparecen vinculados con la extracción de órganos para una red de tráfico internacional.
La abogada Luz Estella Ortiz-Nagle, experta en trata de personas, publicará un libro que cita el caso costarricense, en donde varios médicos aparecen vinculados con la extracción de órganos para una red de tráfico internacional.

La corrupción es un elemento común entre el tráfico de órganos y la trata de personas, dos fenómenos distintos pero que están relacionados por el compadrazgo que existe entre instituciones estatales y grupos privados para posibilitar la explotación de las personas más vulnerables.

La abogada colombiana Luz Estella Ortiz-Nagle es una experta reconocidas en trata de personas.

Profesora de Stetson College of Law en Florida, en las próximas semanas publicará una investigación de varios años, en la que incluyó a Costa Rica por el caso donde un grupo de médicos aparecen vinculados a una red internacional de tráfico de órganos.

El juicio contra ese grupo está programado para iniciar el 11 de setiembre en el Tribunal Penal del I Circuito Judicial de San José.

Entre los cinco acusados sobresale el jefe de Nefrología del Hospital Calderón Guardia, Francisco Mora Palma, quien aparece como presunto líder de la organización criminal.

Ortiz-Nagle, quien además es copresidenta del TaskForce de la Trata de Personas de la Asociación Internacional de Abogados (IBA), formó parte de un selecto grupo de expertos internacionales invitados por el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la trata de personas que se reunió en Amán, Jordania, para evaluar el impacto de los conflictos armados en la trata.

Ha publicado varios artículos y en las próximas semanas saldrá un libro resultado de una ardua investigación en el cual menciona el caso costarricense.

El libro se titula Understanding Human Trafficking, corruption, and the optics of misconduct in the public, private, and NGO sectors (Entender la trata de personas, la corrupción y la óptica de la mala conducta en los sectores público, privado y de las ONG). Será publicado por Carolina Press.

La siguiente es la entrevista que contestó por correo electrónico mientras revisaba las pruebas finales de su publicación.

– ¿Qué la motivó a investigar y a escribir sobre tráfico internacional de órganos?

– Mi investigación es sobre la conexión entre la corrupción y la trata de personas. En casi todos los casos de trata existe corrupción. Hay una relación simbiótica. Quería mirar si la corrupción alimenta la trata o podría ser un elemento de la trata. En mi investigación, miré al sector público, privado, organizaciones no gubernamentales (ONG), y situaciones híbridas como la trata para la extracción de órganos, en la que se encuentra el sector público y privado: desde miembros del Gobierno hasta médicos y hospitales.

– ¿Por qué incluyó a Costa Rica en su trabajo?

– Miré países con turismo médico; entre ellos Costa Rica.

– Según su investigación, ¿cuál es la reputación que tiene Costa Rica en este tema?

– Es un país que se ha convertido en un epicentro del suministro ilegal de órganos. En la última década, Costa Rica ha desarrollado una industria del turismo médico realmente sofisticada. También Colombia, Brasil, entre otros.

– ¿Cómo definiría usted el tráfico de órganos? ¿Como un negocio, una organización mafiosa...?

–Permítame clarificarle que el tráfico de órganos y la trata de personas son dos fenómenos relacionados pero distintos. Tienen actividades similares pero diferente marco legal. En la trata de personas para la extracción de órganos (THBOR, por sus siglas en inglés), el sujeto jurídico a proteger es el individuo, mientras que en el tráfico de órganos, el sujeto jurídico es el órgano.

"La trata para la extracción de órganos es delito cuando se explota un individuo. La explotación es fundamental. Para que constituya crimen, la trata requiere la existencia de tres elementos: la acción, los medios y el propósito. Por contraste, en el tráfico de órganos (OTC, por sus siglas en inglés) lo que constituye crimen no es la explotación de la persona, sino la comercialización de órganos. El órgano y su uso son los elementos centrales del crimen.

"La venta y compra de los órganos humanos –y partes del cuerpo– están prohibidas prácticamente en todo el mundo. Esta prohibición es parte de cada ley de trasplante y es un hecho punible. Una definición precisa de tráfico de órganos se encuentra en la declaración de Estambul y en la Convención Europea contra el tráfico de órganos, finalizada en julio del 2014. Yo diría que la trata para la extracción de organos es ambos: negocio y organización mafiosa".

– ¿Cuántas redes ha podido identificar y cuáles son los países que encabezan esas redes?

– Este crimen se beneficia del secreto, la corrupción y el tipo de actores. Por ello, es difícil identificar cuáles países encabezan estas redes. Esta primera etapa de mi investigación está basada en escasos estudios y datos disponibles, contenidos en los informes oficiales; es decir, en datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Observatorio Mundial de Donaciones y Trasplantes, informes de médicos y académicos y de los medios de comunicación, incluido el periodismo de investigación.

"Esta investigación presentó un problema importante: la variación en la definición del término tráfico de órganos y la confusión con trata de personas. Se necesita una etapa práctica, de revisión de información en hospitales e investigación en varios países para poder dar una conclusión más certera".

– Hay quienes comparan ese tipo de tráfico con el de armas o drogas. ¿Cabe la comparación?

– La trata de personas, como el tráfico de armas y drogas continúan por la presencia de la corrupción. La corrupción es el común denominador de estos tres crímenes. Si no atacamos la corrupción, el crimen organizado continuará enriqueciéndose con drogas, armas y explotando personas vulnerables.

– ¿Cuál es la estructura de este tipo de organizaciones, que su investigación le permitió identificar?

– Cuando se habla de crimen organizado también hacemos referencia a sindicatos y bandas criminales. El crimen organizado varía en estructura. Puede ser formado por dos o más personas que actúan en concierto con el propósito de cometer uno o más crímenes graves para obtener beneficio económico u otro tipo de beneficio.

"En la trata de personas se ha encontrado grupos criminales altamente organizados como la mafia de Somalia, la Mara Salvatrucha, mafia rusa, Yakuza, Triads chinas, mafia nigeriana, la familia Gambino de la Cosa Nostra, etc. Hay grupos que se especializan en la trata o la trata es parte del portafolio de negocio, como es el caso de varios carteles de la droga. También se puede ver colaboración entre individuos y grupos. Inclusive, grupos terroristas, como ISIS (Estado Islámico), están implicados en la trata".

"En la trata de personas para la extracción de órganos existe un facilitador o recruiter, quien localiza a la víctima o donante. Hay un coordinador internacional o broker. Un  sitio para el trasplante; un receptor, o quien recibe la donación, y profesionales de la Medicina: médicos de trasplantes, anestesiólogos, enfermeras, médicos tecnólogos, laboratorios y administradores del hospital".

– ¿Hasta dónde llegan los tentáculos de esas organizaciones?

– Los tentáculos llegan adonde la corrupción lo permita: médicos, jueces, fiscales, miembros del Congreso, agentes de inmigración, agentes de la salud, como enfermeras, médicos y laboratorios; hoteles, líneas de aviación, taxistas, policías, guardacostas...

– ¿Hasta cuánto dinero podrían llegar a manejar? Tal y como sucede con otras organizaciones delictivas, ¿estas lavan el dinero que obtienen de sus transacciones?

– El dinero obtenido se lava como se lava en el tráfico de drogas: en bancos, bienes raíces, artículos de lujo como joyería, carros...

Francisco José Mora Palma fue arrestado el 18 de junio de 2013, en el Hospital Calderón Guardia, donde laboraba como jefe de Nefrología. Mora es sospechoso de liderar una red internacional dedicada al trasplante de órganos con conexiones en Israel y Europa del Este. | ARCHIVO
Francisco José Mora Palma fue arrestado el 18 de junio de 2013, en el Hospital Calderón Guardia, donde laboraba como jefe de Nefrología. Mora es sospechoso de liderar una red internacional dedicada al trasplante de órganos con conexiones en Israel y Europa del Este. | ARCHIVO

– ¿Cómo trabajan los diferentes componentes de esa estructura y dentro de ese 'organigrama'?

– En la trata de personas para la extracción de órganos existen los siguientes personajes: un facilitador o recruiter, quien localiza a la víctima o donante. Hay un coordinador internacional o broker. Un sitio para el trasplante; un receptor, o quien recibe la donación, y profesionales de la Medicina: médicos de trasplantes, anestesiólogos, enfermeras, médicos tecnólogos, laboratorios y administradores del hospital.

– ¿Cuáles son los principales escollos que usted ha identificado en el seguimiento judicial que un país como Costa Rica puede dar a este tipo de casos?

– Corrupción, falta de conocimiento y de entrenamiento para investigar los crímenes de la trata y el tráfico de órganos en conjunto con la corrupción.

– ¿Por qué se da el tráfico de órganos? ¿Cuáles pueden ser las principales debilidades de un país para que este tipo de situaciones se presenten?

– Abuso de personas vulnerables, corrupción y falta de tecnología para preservar órganos donados. En muchos países hay escasez de órganos no por falta de donantes, sino por falta de tecnología apropiada para preservarlos.

– ¿Cómo se puede blindar un país como Costa Rica para evitar, al máximo, formar parte de este tipo de redes?

– Debe construir un Estado fuerte en el que se respeten las normas y se juzguen a todos los criminales por igual.

– ¿Cuáles son los principales mitos y realidades que maneja la población en este tema?

– Que la extracción de órganos no existe y que los médicos y miembros del Gobierno no pueden ser parte de organizaciones criminales.

– El caso costarricense trascendió con ayuda de un medio de comunicación internacional, el diario El Universal (México), en 2013. A la fecha, el proceso judicial no ha tenido mayores avances. ¿Qué opinión le merece 'la celeridad' de nuestras autoridades judiciales? ¿Se repiten los 'síntomas' en otras naciones?

– La corrupción es la peor enfermedad que tenemos. El proceso judicial en Costa Rica está parado por intereses. Si no se ataca la impunidad, este tipo de crimen continuará. Desafortunadamente, este tipo de síntomas se presenta en muchas naciones.

– La donación altruista –con participación de donantes no relacionados– es la clave para aumentar la tasa de donación en los países, en momentos en que la ciencia apunta a la Medicina de trasplantes para resolver graves problemas de salud. ¿Cómo se debería regular este tipo de procedimientos para que no abran un portillo al tráfico?

– Personalmente, no creo que la donación altruista sea la solución inmediata. Se requiere tecnología para preservar los órganos donados. En varios países investigados se botan órganos porque se dañan... Entonces, ¿qué haremos con un aumento de órganos y escasez de aparatos sofisticados para preservarlos?

– ¿Cuál es el papel que juegan las nuevas plataformas de la información en todo este negocio?

– Internet ha facilitado el crimen organizado, la trata y la explotación de personas vulnerables.

– Costa Rica promueve el turismo médico. Sus bajos precios y altos estándares de atención sanitaria alimentan la fama. ¿Cuáles fueron sus hallazgos en esta investigación?

– Que se necesita control en el turismo médico. Este, inclusive, ha preferido extranjeros sacrificando a los nativos de Costa Rica.

– ¿Cuál país puede servir como ejemplo en regulaciones y acciones para frenar este negocio?

– Hay que mirar lo que la Unión Europea está investigando y tratando de implementar.

– ¿Qué se está haciendo a nivel global, con organismos como OMS-OPS y otros de Derechos Humanos, para identificar, bloquear y destruir esas redes?

– Las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea, entre otras, están realizando más investigaciones para poder poner en pie planes y proyectos efectivos contra estas redes. Esto es un tema que aún necesita mucha investigación y estudio.