EDITORIAL

De la voluntad a los resultados

El pasado viernes, durante las celebraciones de la Anexión del Partido de Nicoya, y enfrentado a enfáticos pedidos de varios sectores guanacastecos, el presidente Luis Guillermo Solís insistió en que, al ocupar su cargo, se había encontrado con un conjunto de instituciones públicas descoordinadas. Esto limita su eficacia, incide en desperdicios o pérdidas –incluso de inversiones– y, por tanto, reduce drásticamente la capacidad oficial para actuar frente a retos esenciales en la provincia, como el suministro y calidad del agua, mejoras en la infraestructura, generación de empleos y disminución de la pobreza.

Con matices, ubicación, temas y precisiones distintas, esta queja ha sido una constante de todos los presidentes y gobiernos del país durante las últimas décadas. Si solo se tratara de una declaración típica de un comienzo de administración, encaminada a señalar las responsabilidades del predecesor (o predecesora), estaríamos, paradójicamente, ante una situación de reducida importancia: bastaría un ejercicio de voluntad ejecutiva para enmendar yerros, alinear decisiones y rendir resultados a corto plazo.

La situación, sin embargo, resulta mucho más compleja. Es producto de un disperso archipiélago de factores institucionales, legales y políticos, que han entrabado el quehacer estatal, restado capacidad de conducción al Poder Ejecutivo, diluido responsabilidades, incrementado la capacidad de obstrucción de la burocracia y desestimulado las iniciativas de los jerarcas. Frente a tales desafíos, no basta con la buena voluntad gubernamental.

Deseamos que, en esta materia, el presidente Solís sea una excepción. El horizonte temporal que tiene por delante ofrece ahora una oportunidad, a él y al país. Sin embargo, para aprovecharla será indispensable que el ímpetu revelado en Guanacaste, o el que desplegó, para luego replegarse, sobre la fijación de precios de la gasolina, vaya acompañado de otros componentes. Entre estos apuntamos, como de particular importancia, una clara visión de los objetivos centrales de la Administración, incluidas sus grandes prioridades; una creciente cohesión del equipo de gobierno y de este con las instituciones autónomas; negociaciones propositivas con los partidos políticos, y particular atención al suyo (Acción Ciudadana); canales para la comunicación y el intercambio con el resto de los actores sociales, y planes estratégicos para desarrollar la acción gubernamental en los temas definidos como esenciales.

Nada de lo anterior implica renunciar a la iniciativa puntual o simbólica, la decisión inmediata o la denuncia pública como elementos del desempeño gubernamental; menos aún, pretender arreglar el complejo universo del Estado antes de actuar frente a retos de gran calado o potenciar oportunidades de gran futuro. Esto conduciría a la parálisis. Se trata, más bien, de no confundir el acto de voluntad con el resultado que, para producirse y tener permanencia, requerirá un esfuerzo más deliberado y complejo.

Esperamos que, como resultado del diagnóstico en que parece haberse concentrado una parte del Gobierno durante sus primeros tres meses, muy pronto los costarricenses podamos conocer las rutas críticas que se proponen seguir el presidente Solís y su equipo. A partir de ellas les será mucho más factible desarrollar planes para interactuar con factores, actores y dinámicas institucionales que incidirán en el éxito o fracaso de las iniciativas; también, para el tipo de negociaciones políticas que demanda la particular composición de la Asamblea Legislativa.

La acción emblemática siempre será una gran aliada de la dimensión táctica; la visión amplia y las aspiraciones de reformas de gran calado, un necesario acicate para estimular voluntades y precisar el rumbo. Pero entre estos dos polos deberá desarrollarse el grueso de la acción del Gobierno, con trabajo sistemático, coordinación, transparencia, realismo, determinación y paciencia. De todo ello dependerán, en última instancia, el resultado de la actual Administración y el tipo de quejas que expondrá, en Guanacaste u otras provincias, el próximo mandatario.

Seguir leyendo

Columnistas del día

  • Enfoque

    Enfoque

    Kaputt. Visto está que en este país podemos pasar de vivir un cuento de hadas a retozar en un chiquero en dos monazos.

Cartas a la columna

  • Trabas

    MOPT y Ministerio de SaludEs increíble que cuando un ciudadano quiere reportar algo fuera de la ley solo trabas encuentra. Hace algunos meses llamé al MOPT para reportar que estaban construyendo unos tugurios en los predios del Ministerio, cerca de Plaza Mayor, y la muchacha me informó de que tenía que recoger bastantes firmas y llevarlas al MOPT, como si fueran mis tierras. Hoy llamé al Ministerio de Salud para reportar que en los alrededores de Plaza Mayor, hacia el oeste, contiguo a un parque, los apartamentos colindantes abren, varias veces a la semana, la tubería de las aguas negras y dejan que corran por el caño con todo y suciedad, hediondez, papel higiénico, etc. El pobre señor que le toca barrer los caños sufre con semejante suciedad. Cuando viene el bus, hay que estar atento a hacerse bien atrás para que las llantas no nos salpiquen. La señora del Ministerio de Salud me informó de que tengo que ir a llenar un formulario y firmarlo. ¡Por Dios Santo! ¿Cómo es posible que si ofrezco mi número de cédula, nombre y dirección, para que indaguen que mi información personal es veraz, tenga que ir en persona?En este país, los que actúan fuera de la ley viven muy tranquilos, pues saben que con tantas trabas difícilmente los sancionarán. Este país va como el cangrejo, por falta de voluntad.

Foro

  • El enigma de la fertilidad

    Tal vez resulte inevitable que la anticoncepción y el crecimiento demográfico sean temas polémicos, dadas las muchas perspectivas que pesan sobre ellos.

  • Caos vial en Curridabat

    Por doquiera que nos desplacemos a lo largo y ancho de nuestro territorio vamos a encontrar embotellamientos, pero hay un lugar que les gana a todos. ¡Qué difícil es transitar por la zona de Curridabat!

  • Falsas acusaciones en mi contra

    En la edición dominical de La Nación del pasado 20 de julio se publicaron dos artículos sobre los luctuosos acontecimientos vividos en la Embajada de Chile en San José, hace una década.

  • Para darle vuelta

    La vida le ofrece a usted algo inmensamente beneficioso en tanto que individuo, pero nefasto para su familia. ¿Lo toma o lo deja? ¿Es usted, en primer lugar, un individuo o un miembro de su familia?