EDITORIAL

Excesos de la ‘cero tolerancia’

El hurto de mercaderías valoradas en ¢5.000 desencadena un proceso judicial cuyo costo para el Estado es de ¢7 millones. La factura responde a todas las etapas del proceso, desde la investigación hasta el recurso de casación, y a los costos de internamiento del imputado en el sistema penitenciario. La desproporción es evidente y también inevitable, si el ofendido rehúsa conciliar.

También es obvia la desproporción entre la falta y los dos meses de permanencia en la cárcel de un hombre sorprendido cuando intentaba sustraer, sin violencia, una docena de latas de guisantes valoradas en ¢370 cada una. Casado y con hijos, el detenido no tiene antecedentes y está obligado a convivir con delincuentes habituales.

La familia del reo, privada de su presencia y aporte, comparte el castigo, cuya imposición agrava las condiciones económicas que, en la mayoría de los casos, constituyen el trasfondo de delitos semejantes. Al costo de la detención se suman los riesgos del internamiento penitenciario, tanto para la integridad física y psicológica del preso como para su conducta futura.

El supermercado donde ocurrió el incidente tiene la política de no conciliar. “Si usted no es delincuente y lo mandan 30 días a la cárcel, usted no volverá a delinquir”, expresó la vocera de la empresa. No necesariamente es así, dicen muchos expertos y abundantes estudios criminológicos. Menos controvertida es la tesis de que quien no es delincuente, no debería ir a la cárcel.

Para eso existen las medidas alternativas, impuestas en procesos cuyo costo se estima en ¢327.000, suma que, en ocasiones, puede ser recuperada mediante el trabajo comunal del imputado o la reparación del daño. Esas medidas, así como la terapia, tienen mejores posibilidades de evitar la reincidencia de una persona sin antecedentes ni peligrosidad.

La empresa del caso toma prestado un término del debate que se desarrolla en Estados Unidos sobre la política criminal y anuncia su decisión de proceder de conformidad con el principio de “cero tolerancia”. La idea es polémica, pero, en cualquier caso, su adopción como elemento de la política criminal debería depender del Estado.

En Costa Rica, la decisión sobre la conveniencia de la política de “cero tolerancia” frente a los hurtos de menor cuantía fue depositada en manos de los particulares desde marzo del 2009, cuando la Asamblea Legislativa aprobó una reforma para castigar esas conductas con penas de prisión cuyos extremos van de un mes a tres años, sin importar el valor de los sustraído.

Si el particular desea apuntarse a la tesis de “cero tolerancia”, le basta negarse a conciliar, abstenerse de comparecer a la audiencia y dejar que el proceso, desproporcionadamente caro, siga su curso. Si el damnificado prefiere soluciones menos rigurosas, puede conciliar y permitir la aplicación de una medida alternativa.

La decisión es del perjudicado, pero vale preguntarse si un tema tan sensible de política criminal debe estar al arbitrio y humor de los particulares. En lugar de abdicar la facultad punitiva del Estado, que comprende la definición de las sanciones y los supuestos de su aplicación, la Asamblea Legislativa debería decidir el asunto de conformidad con los más altos intereses y valores de nuestra sociedad.

El camino de la “cero tolerancia” no conduce a sociedades más seguras. Esa política abarrota los despachos judiciales y distrae a los fiscales de asuntos más serios, relacionados con conductas verdaderamente peligrosas. También contribuye con la sobrepoblación de las cárceles, una de las principales causas de la violencia entre reos y motivo de órdenes de excarcelación masivas como la dictada el año pasado por un juez de ejecución de la pena. Además, pone a personas sin antecedentes en contacto con infractores habituales, endurecidos por la permanencia en prisión.

La reforma hecha en el 2009 debe ser reconsiderada, al menos para asegurar la imposición de medidas alternativas cuando el delito sea de tan poca cuantía y peligrosidad, sin importar la opinión de la víctima.

Seguir leyendo

Columnistas del día

  • Enfoque

    Enfoque

    En la pequeña ciudad de Iguala, al sur de México, un alcalde ordenó a la Policía Municipal detener a 43 estudiantes normalistas y luego entregarlos a sicarios del narco. Después de casi un mes, nadie sabe dónde están, aunque se presume que fueron asesinados. En la búsqueda se toparon con una fosa común de casi 30 cadáveres. Creyeron que eran los estudiantes, pero correspondían a otras personas también asesinadas con impunidad, por lo cual la cifra de muertos y desaparecidos solo en este episodio anda en más de 70.

Cartas a la columna

  • Alquileres por la libre

    El Gobierno anuncia que apoyará el proyecto de ley que pretende disminuir los incrementos anuales permitidos para los alquileres, pero no creo que esto sea la panacea para el problema de los abusos cometidos por arrendadores de casas, nuevas y usadas, pues este negocio está “por la libre”, o sea, se rige por la ley de oferta y demanda. Para nadie es un secreto que no existe legislación respecto al valor de arrendamiento de un inmueble y que los propietarios lo aumentan a su antojo cada vez que un inquilino lo desocupa y deben alquilarlo de nuevo. Situación semejante se da en los casos de la venta de una vivienda nueva, y ni qué decir del negocio con casas usadas, donde inmuebles de 20, 30, 40 y más años de antigüedad cuestan a veces más que una nueva. No tiene el Gobierno control sobre el negocio, que solo engorda las cuentas de los propietarios, ya que ni siquiera pagan al Estado un impuesto sobre esas utilidades, y si tuvieran que hacerlo lo trasladarían al arrendatario o comprador, pues no existe una ley reguladora.

Foro

  • Un sueño de piedra

    El Teatro Nacional es la cajita de música de San José (¡pero recordemos que de estos joyeles brotan también actores y bailarines!). La primera figura a quien evoco es Graciela Moreno, patrona de la danza en Costa Rica y capitana de la institución durante más de un cuarto de siglo. Sobrevivió a siete presidentes. Lo que es más titánico: hizo que el teatro perviviera a dos terremotos que, literalmente, modificaron la topografía patria.

  • ‘Eran tiempos de debilidad’

    El historiador y columnista del The New York Times, Roger Cohen, en su columna del pasado 15 de septiembre habla de un hombre tan liberal como él, y que, con su voto, llegó a ocupar la presidencia de Estados Unidos. No menciona el nombre de Barack Obama una sola vez, pero no queda duda de que es a él a quien se refiere en su artículo.

  • El limbo institucional de Brasil

    Los inversores internacionales están prestando mucha atención a Brasil, cuando sus ciudadanos se preparan para votar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del próximo 26 de octubre. Su voto no solo decidirá quién será el nuevo presidente del país, pues también puede determinar el futuro del Banco Central de Brasil (BCB) y, por tanto, la trayectoria macroeconómica del país.

  • Al borde del abismo

    Debería alarmarnos que en plena discusión del nuevo presupuesto nacional ni a los poderes Ejecutivo, Judicial y parte importante del Legislativo les preocupe el déficit fiscal o, más mundano, de dónde se van a sacar los fondos para pagar el costo del aparato estatal. Tampoco les importa a los sindicatos del Estado y mucho menos a los estudiantes de las universidades estatales.