EDITORIAL

Paradojas de nuestro desarrollo

Es una ironía, pero un país como el nuestro, necesitado de, al menos, $10.000 millones en obras para recuperar su rezago en infraestructura, exilia a sus principales empresas constructoras por falta de demanda en el mercado interno. Existen las necesidades y los recursos humanos y materiales para resolverlas, pero la prosperidad para las firmas nacionales radica más allá de nuestras fronteras.

Costa Rica prefiere que su desarrollo empresarial sea aprovechado por terceros, así como la generación de empleo y la construcción de obras necesarias para incrementar la competitividad y aumentar la calidad de vida de la población. Los servicios de nuestras empresas son más apreciados en otros países.

La paradoja no es exclusiva de la construcción. En el campo de la energía, resuenan los reclamos de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) para incrementar la importación de electricidad. Es más barato traerla de otras naciones centroamericanas, aunque la nuestra cuenta con envidiables fuentes de energía limpia cuya explotación podría darse a corto plazo.

En el camino entre las necesidades y el aprovechamiento de los recursos naturales y humanos a nuestra disposición, se yerguen como formidables obstáculos los dogmas, la burocracia y la incapacidad de ejecución que plaga al aparato estatal hasta el punto de reprimir el desarrollo.

MECO, un nombre muy familiar en Costa Rica, participa de tres concesiones de carreteras en Colombia, cada una de, aproximadamente, 200 kilómetros, o cuatro veces la extensión del proyecto San José-San Ramón, pero en el país de origen de la prestigiosa empresa todavía se debate si las concesiones son útiles.

En Panamá, los responsables de MECO construyeron dos aeropuertos internacionales y, en el Salvador, tienen a cargo la rehabilitación del aeropuerto de Comalapa. La firma trabajó en seis aeropuertos nicaragüenses, incluido el de Managua. En su país de origen, la ejecución de obras similares exige un ejercicio de paciencia mientras se superan los escollos burocráticos.

La empresa Edificar, conocida en Costa Rica por la construcción de diversos edificios y exigentes obras turísticas, como las instalaciones del Hotel Four Seasons, en Guanacaste, también prueba suerte en Panamá, donde MECO tiene años de participar en las obras de ampliación del Canal. Edificar tuvo a su cargo un aeropuerto en Colón, con 10.354 metros de construcción y $15.460.000 de presupuesto.

La diferencia entre Costa Rica y las naciones vecinas, dice Guillermo Carazo, presidente de la Cámara de la Construcción, estriba en que en otros países “dicen que se va a hacer una calle y se hace. Aquí decidimos hacer una y pasan seis años, en el mejor de los casos”.

“En Panamá –afirma José Alfredo Sánchez, vicepresidente de MECO–, los Gobiernos plantean obras y se realizan en un plazo relativamente corto. Lo digo con pesar: Costa Rica está estancada”.

En nuestro país, no cabe duda, los controles sobre la construcción de obra pública y, en general, sobre la contratación administrativa son más rigurosos, pero, si no sirven para la ejecución de obras, no podemos decir que sean mejores. El equilibrio entre el celo por los recursos públicos y la eficacia no existe.

La burocracia invade, preventivamente, todos los espacios e impide el progreso, no solo en cuanto a la ejecución de las obras necesarias, sino también en materia de creación de empleos y desarrollo empresarial. Urge revisar la legislación aplicable y descartar los prejuicios dominantes hasta la fecha.

Como costarricenses, debemos sentirnos orgullosos del prestigio ganado por los ingenieros y empresas de nuestro país en Centroamérica, Sudamérica y el Caribe; sin embargo, no debemos dejar de lamentar que sus capacidades no sean mejor aprovechadas en nuestro territorio.

Seguir leyendo

Columnistas del día

  • En guardia

    En guardia

    Al fin, un buena noticia: el precio del petróleo –y, por tanto, de sus derivados– ha caído en el mercado internacional y hay perspectivas de posibles reducciones adicionales, o, por lo menos, de que no va a remontar próximamente. Crucemos los dedos.

Cartas a la columna

  • Intromisión de poderes

    Es increíble que algunos diputados, amparados en una supuesta “protesta popular”, quieran realizar una descabellada intromisión en la decisión de la Corte Suprema de Justicia de prorrogar el plazo del nombramiento del fiscal general de la República. Eso implica una disfrazada intromisión de poderes entre el Poder Legislativo y el Poder Judicial, lo que en un país de derecho es simplemente una aberración de tipo político con el que buscan algunos diputados “jalar agua para sus molinos”. Ahora, gran culpa de ello lo tiene también la Corte Suprema de Justicia, pues al ordenarle prácticamente en su momento a la Asamblea Legislativa el revocar el nombramiento del magistrado González Camacho, lo que hizo fue propiciar precisamente que los “padres de la patria” se sientan ahora con la suficiente legitimación para realizar tales desafueros. No sé cómo irán a parar esta situación que cada vez enrarece más nuestra tradicional democracia.

Foro

  • Estudios en tema de refinería no son fallidos

    En relación con la nota publicada por La Nación el pasado 9 de octubre, intitulada “Soresco gastó $34 millones en fallidos estudios de refinería”, del periodista Óscar Rodríguez, debemos aclarar lo siguiente por respeto a la ciudadanía:

  • ¿Penalizar el consentimiento?

    El Parlamento de Canadá está debatiendo un nuevo proyecto de ley contra la prostitución. La legislación propuesta, titulada Ley de Protección de las Comunidades y las Personas Explotadas, penalizaría la compra de “servicios sexuales”. Para quienes no estén seguros de lo que podría constituir un servicio sexual, el Departamento de Justicia de Canadá ofrece una útil definición de ese término que incluye el lap-dancing, pero no el striptease ni los “actos relacionados con la producción de pornografía”.

  • Salitre: una bomba de tiempo

    En Salitre de Buenos Aires de Costa Rica se ha venido levantando el andamiaje perfecto para el conflicto: se han tirado al basurero los principios básicos de la democracia y se irrespeta flagrantemente la esencia misma de los derechos de propiedad.

  • Cartas a la Columna

    Es increíble que algunos diputados, amparados en una supuesta “protesta popular”, quieran realizar una descabellada intromisión en la decisión de la Corte Suprema de Justicia de prorrogar el plazo del nombramiento del fiscal general de la República. Eso implica una disfrazada intromisión de poderes entre el Poder Legislativo y el Poder Judicial, lo que en un país de derecho es simplemente una aberración de tipo político con el que buscan algunos diputados “jalar agua para sus molinos”.