Eillyn Jiménez B.. 30 octubre, 2018
Xinia María Lara Amador fue la última víctima de femicidios que se registra este año. Su muerte sucedió el sábado 27 de octubre, en Palmar Norte de Osa, Puntarenas. Foto: Alfonso Quesada, corresponsal GN

En lo que va del año, 20 mujeres murieron asesinadas por sus compañeros sentimentales; eso equivale a una víctima cada 15 días.

Los últimos cinco casos se registraron durante el mes de octubre y solo en uno de ellos la fallecida contaba con medidas de protección por una denuncia de violencia doméstica.

Así lo revelan datos del Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia, del Poder Judicial, dependencia que reconoce su preocupación por los hechos que se han presentado en las últimas semanas.

Dixie Mendoza, coordinadora de esa dependencia, manifestó que atribuyen la causa de los femicidios al machismo, ya que en todos los casos un hombre impone su fuerza para agredir a una mujer.

“Nos preocupa la situación (...), sabemos que la causa es el machismo porque siempre es un hombre disponiendo de la vida de una mujer. Las características de los casos que hemos tenido son diversas, tanto por la forma en que se producen, como por los lugares”, expresó Mendoza.

Con ella coincide Patricia Mora, ministra de la Condición de la Mujer y presidenta ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), quien destacó que la agresión contra la mujer “tiene raíces profundas en una sociedad cruzada por el machismo”.

Para la jerarca, los femicidios son la expresión más brutal de violencia contra la mujer, pero no la única. Además, destacó que crear una cultura de prevención corresponde a la sociedad como tal y no solo al Inamu y otras entidades.

“Los femicidios son generalmente el resultado final de una espiral de violencia que puede iniciarse con la naturalización de una palabra fuera de tono, pero desgraciadamente el abordaje de esa manifestación y la prevención no depende únicamente del Inamu”, aseveró Mora.

Hasta ahora, marzo es el mes en el que más mujeres fueron asesinadas, ya que en esos 31 días hubo seis muertes. Le sigue octubre con cinco; febrero y abril con dos cada uno; enero, junio, julio, agosto y setiembre con uno por cada mes; mientras que en mayo no se registraron casos de este tipo.

En el 2017, fue enero el mes que registró más femicidios, con siete; seguido de mayo con cinco y marzo con cuatro. Durante ese año hubo en total 26 víctimas mortales.

Por otra parte, los lunes y sábados son los días de la semana en los que más víctimas se han registrado este año, con cuatro cada uno. Le siguen los viernes con tres, los miércoles y jueves con dos y los martes con uno. Asimismo, hay dos hechos violentos de los cuales el día de agresión no ha sido precisado.

Estadísticas de femicidios
Discusiones antecedieron crimen

Entre el 16 y el 29 de octubre, cinco mujeres fueron asesinadas y, de acuerdo con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), en la mayor parte de los casos hubo una discusión previa al crimen.

La víctima más reciente fue Xinia María Lara Amador, de 26 años. Ella fue baleada dentro de un bar ubicado en Palmar Norte de Osa, Puntarenas, la noche del sábado anterior, luego de un intercambio de palabras con el sujeto con el que tenía más de seis años de convivir, precisó el OIJ.

En este caso no había antecedentes de violencia doméstica y el responsable del hecho fue identificado como Jorge Ronald González Morales, de 32 años, quien se disparó mortalmente luego de asesinar a su compañera sentimental.

Wálter Espinoza, director de la Policía Judicial, indicó que el hombre andaba un revólver calibre 38 en un bolso, el cual utilizó para dispararle a su pareja y luego suicidarse.

Un día antes, Angélica Esperanza Fallas Romero, de 29 años, fue encontrada sin vida dentro del apartamento en el que vivía en Villa Nueva de Pérez Zeledón, San José. Ella contaba con medidas de protección contra un hombre de apellidos Abarca Duarte, quien fue capturado por las autoridades este lunes en la capital.

Espinoza detalló que la mujer murió por “asfixia de naturaleza homicida”.

La Fiscalía Adjunta de Género, por su parte, precisó que aunque Fallas había solicitado medidas de protección, en una de las diligencias manifestó su interés en que estas fueran levantadas; no obstante, para el momento del crimen esto no se había hecho.

La Fuerza Pública acudió al lugar junto con el padre de la fallecida, ya que desde hace varios días no sabían nada de ella. Foto: Mario Cordero, corresponsal GN

En los tres casos restantes las mujeres fueron apuñaladas y no existía precedente judicial de algún tipo de violencia.

Flor de María López Dávila, de 44 años, fue asesinada a puñaladas por su compañero sentimental el 22 de octubre anterior. El sospechoso de darle muerte es un peón de apellido Rivas, de 41 años, quien se entregó después del hecho y descuenta prisión preventiva.

El crimen ocurrió en Rincón de Arias de Grecia, Alajuela. Pese a que vecinos afirmaron que la pareja tenía varios meses de discutir, nunca se presentó alguna denuncia que alertara de la situación.

Agentes judiciales levantaron el cuerpo de Flor de María luego de hacer las diligencias necesarias en su vivienda. Foto: Albert Marín

Un día antes, el 21 octubre, Marili Catalina Rojas Jiménez, también de 44 años, fue asesinada en Cariblanco de Alajuela.

El sospechoso, de apellido Pérez, fue detenido en Nicaragua, donde enfrentará un proceso penal por el hecho.

Según el OIJ, Rojas, quien laboraba en la empresa El Ángel, murió a causa de varias heridas de arma blanca y fue encontrada por un hijo que la llegó a visitar. Los lugareños declinaron hablar sobre cómo era la relación de la pareja, pero admitieron que en ocasiones se separaban por los problemas que tenían.

El hecho se descubrió a las 7:24 a.m. del 21 de octubre, cuando vecinos llegaron a la vivienda luego de que escucharon gritos y vieron al esposo de la mujer salir del lugar en una motocicleta. Foto: Edgar Chinchilla, corresponsal GN

Finalmente, el 16 de octubre, en barrio San Agustín de Guápiles, en Pococí de Limón, murió asesinada Margarita Flores Castro, a manos de su esposo por 23 años.

Su deceso se produjo en el Hospital de Guápiles, donde la profesora de Artes Plásticas, de 45 años y madre de dos hijos, fue trasladada luego de recibir múltiples puñaladas. Su pareja, un hombre de apellidos Venegas Villalobos, de 47 años, permanece en fuga.

Margarita y su esposo tenían 23 años de casados. Foto: Reiner Montero, corresponsal GN

Los hechos que se investigan se desarrollaron luego de que, al parecer, Venegas y su esposa tuvieran una discusión en horas de la madrugada.

"Aparentemente tuvieron un problema de pareja, por lo que Flores se va a la casa de una amiga, está ahí todo el día y luego le dice a su amiga que va a ir a hablar con el esposo para discutir algunas situaciones. Esta la lleva hasta el centro de Guápiles y la deja ahí, donde aparentemente se encuentra con él.

“Después, un taxista informal ve a la mujer herida y pidiendo ayuda, por lo que la monta en el carro y la lleva a la estación de Bomberos, desde donde la remiten al Hospital de Guápiles, donde fallece poco después de su ingreso”, explicó Marisel Rodríguez, vocera de la Policía Judicial, un día después de los hechos.

Ante esta seguidilla de hechos violentos contra las mujeres las autoridades reiteraron el llamado para que la población alerte cuando se entera de discusiones o agresiones al 9-1-1 o al 800-8000-645, del OIJ.