Eillyn Jiménez B., Reiner Montero, corresponsal GN. 17 octubre, 2018
La pareja vivía en Guápiles, tenían 23 años de casados. Foto: Reiner Montero, corresponsal GN

Un guarda de seguridad, quien es el principal sospechoso de matar a su esposa en Guápiles de Pococí, Limón, pidió perdón a su hija por teléfono.

Así lo dio a conocer este miércoles por la mañana Marisel Rodríguez, vocera del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), quien detalló que el hombre no ha sido localizado.

“La hija a la que se le avisó de la muerte de su madre llamó a su padre para contarle lo sucedido y él le pidió perdón, por lo que se sospecha que él le dio muerte”, mencionó Rodríguez.

El sujeto, de apellido Venegas Villalobos, no llegó a trabajar este miércoles y, pese al rastreo policial en la zona, no hay pistas de su paradero.

Los hechos que se investigan se desarrollaron este martes en Guápiles centro, luego de que al parecer Venegas y su esposa, identificada como Margarita Flores Castro, tuvieran una discusión en horas de la madrugada.

"Aparentemente tuvieron un problema de pareja, por lo que Flores se va a la casa de una amiga, está ahí todo el día y luego le dice a su amiga que va a ir a hablar con el esposo para discutir algunas situaciones, esta la lleva hasta el centro de Guápiles y la deja ahí, donde aparentemente se encuentra con él.

“Después, un taxista informal ve a la mujer herida y pidiendo ayuda, por lo que la monta en el carro y la lleva a la estación de Bomberos, desde donde la remiten al Hospital de Guápiles, donde fallece poco después de su ingreso”, explicó Rodríguez.

La mujer, quien tenía 45 años y era profesora de Artes Plásticas en un colegio de Limón 2000, presentaba dos heridas de arma blanca en el brazo izquierdo y una en el tórax.

Según los primeros datos recolectados por los agentes judiciales, se presume que la agresión ocurrió en vía pública.

De acuerdo con la Policía Judicial, no existen antecedentes de violencia doméstica o intrafamiliar entre ellos, quienes tenían 23 años de casados, por lo que se cree que se trató de un problema aislado.

La pareja procreó tres hijos, dos muchachos de 25 y 22 años y una muchacha de 21.

El hombre, de 47 años y con una pasada ante los tribunales de justicia por robo agravado, se encargaba de la seguridad en dos centros educativos de la zona.

Vecinos impactados

Los vecinos de La Rita de Pococí, donde vivía la familia Venegas Flores, se mostraron impactados por la noticia de la muerte de la educadora, a quien describieron como una buena mujer.

Margarita Flores tenía aproximadamente 20 años de vivir en la zona, y sus allegados se enteraron de lo sucedido por medio de redes sociales.

“Nos dimos cuenta de lo que ocurrió por Facebook, donde la hija subió un mensaje (...). Ellos (la familia) llegaron hace muchos años aquí y este año ella inició con su trabajo en Limón, donde imparte clases, por lo que ya no la veíamos tan seguido.

Ayer (martes) vino la Policía a buscar el esposo, pero no lo encontraron, estamos impactados ”, contó Maitre Aguilar.

Para Aguilar, el hecho cambia por completo la vida en el barrio, pese a que nunca escuchó una pelea entre Flores y Venegas.

Irma Rivera, otra vecina de la comunidad, recalcó que nunca observaron nada extraño y recordó que la última vez que vio a Margarita fue para ayudarle a acomodar la casa.

“Me dijo que cuando terminara de hacer oficio en mi casa llegara a ayudarle a ella, pues tenía la casa patas arriba”, mencionó.

Durante este 2018 las autoridades registran 16 femicidios en Costa Rica.

Información actualizada a las 6:55 p. m. con más datos del OIJ y versión de los vecinos.