Carlos Soto Campos. 13 abril
Fonatel opera bajo la administración de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), cuya sede está en Guachipelín de Escazú. foto: Eyleen Vargas.
Fonatel opera bajo la administración de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), cuya sede está en Guachipelín de Escazú. foto: Eyleen Vargas.

Un proyecto de ley propone trasladar a la Fundación Omar Dengo los recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel), creado para “llevar telefonía e internet a zonas y comunidades donde aún no hay servicio”.

La iniciativa pretende quitarle a la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL) el manejo de este millonario fondo.

Este plan se tramita bajo el expediente 21.920, presentado por la diputada Yorleny León del Partido Liberación Nacional, para quien ha habido ineficiencia e incoherencia en la administración de este dinero.

“Sutel ha tenido un rol antagónico en esto porque es un ente regulador y uno de los principios fundamentales de un regulador es que no puede ser ejecutor a la vez, tenemos esa particularidad que no he visto en ningún otro país. Aquí,los que concursan y ganan las licitaciones que debe hacer Sutel son los mismos que debe regular”, indicó León.

La congresista ha sido crítica de esa entidad, por ejemplo, por el atraso en la atención del servicio en territorios indígenas, proyecto que comenzara con siete años de atraso.

Desde su creación en el 2008, Fonatel ha recibido al menos $330 millones generados por las cánones pagados por empresas de telecomunicaciones como las telefónicas Claro y Movistar.

Según la Ley General de Telecomunicaciones, el dinero de Fonatel debería emplearse infraestructura que reduzca la brecha digital en comunidades a las empresas privadas no llegan porque no es rentable.

Sin embargo, la administración del fondo ha sido criticada en los últimos cinco años por tener la mayor parte de ese dinero ocioso.

Uno de estos señalamientos provino de la Contraloría General de la República, en febrero pasado.

Nueva casa

La diputada liberacionista trabajó en este proyecto durante el 2019 y, según manifestó, tuvo varias consideraciones en su búsqueda de una “nueva casa” para los recursos de Fonatel.

Su intención principal era no crear una nueva institución de gobierno ni tampoco enviar los recursos al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) porque se podrían “politizar” con los cambios de administración. Igualmente descartó enviar los recursos al Instituto Costarricense de Electricidad, pues la institución es competidora en las licitaciones de Fonatel.

“Además, el ICE siempre es caro y ahí podríamos tener obras exageradamente caras o que los recursos se usaran en una emergencia o alguna situación particular, esto conociendo el estado de sus finanzas”, señaló.

Fue en octubre del 2019 cuando se planteó la posibilidad de que la Fundación Omar Dengo (FOD) se encargara de estos recursos económicos. Esta fue creada en 1987 como organización sin fines de lucro y ha estado vinculada a las utilización de las tecnologías digitales en la educación.

En diciembre, la diputada se lo propuso al Consejo Directivo y, según dijo, este mostró su interés.

“Encontramos a una organización que tiene 30 años de experiencia, es decir, nos ahorramos la curva de aprendizaje en este tema de brecha digital. Ellos tienen experiencia en el manejo de recursos públicos porque siempre ha estado sometido a los procesos de control de la Contraloría (General de la República) y ha estado sometida a evaluaciones de impacto que sus donantes le pide y siempre ha salido bien, lo que genera mucha confianza”, señaló la diputada.

La diputada Yorlenny León presentó la iniciativa de ley. Fotografía: John Durán
La diputada Yorlenny León presentó la iniciativa de ley. Fotografía: John Durán
Menores costos

El proyecto propone sacar Fonatel del Estado, sin embargo, la entidad mantendría conexión con la Sutel, que, según el texto, se encargaría de dar a la Fundación Omar Dengo la información que requiera para cumplir sus nueva funciones.

En tanto, los fondos transferidos a la FOD y los fideicomisos que esta busque para la ejecución de proyectos deberán ser fiscalizados ante la Contraloría General de la República.

León afirmó que los costos de operación de la FOD serían menores que los que tiene actualmente Fonatel, que destina 6,67% de sus ingresos para ese fin, es decir, más de ¢2.000 millones anuales. El proyecto de ley establece que no se podría usar más de un 3% de los recursos en gastos operativos.

La diputada aseguró que el proyecto se trata de “un traslado de fondos, no de funcionarios”, por lo que Sutel debería encargarse de reubicar o despedir a quienes trabajan actualmente en la administración de Fonatel.

León aseguró tener el apoyo de diputados de su partido y seguirá en reuniones con legisladores de otras bancadas.

“Creo que en en este momento todos somos conscientes del error que hemos cometido al permitir la ineficiencia de Fonatel”, expresó la diputada.