Juan Fernando Lara Salas. 3 febrero
El Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) está adscrito a la Superintendencia de Telecomunicaciones, cuya sede está en Guachipelín de Escazú. foto: Eyleen Vargas.
El Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) está adscrito a la Superintendencia de Telecomunicaciones, cuya sede está en Guachipelín de Escazú. foto: Eyleen Vargas.

Atrasos en la ejecución de planes, fijación de metas “inalcanzables” y proyectos sin comenzar pese al giro de recursos son algunos de los problemas del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) señalados por la Contraloría General de la República.

El llamado de atención se incluye en el informe de auditoría DFOE-IFR-IF-00001-2020 emitido este lunes, el cual analiza la gestión entre 2015 y 2018.

Según el documento, debido a una deficiente administración de Fonatel y de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) se realizan giros parciales de recursos para proyectos que, en algunos casos, son iniciativas ajenas a necesidades reales.

Esta dinámica genera incumplimientos en las metas del Programa Nacional de Desarrollo de las Telecomunicaciones (PNDT) que define el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

La divulgación del informe llega tres días luego de la renuncia de Humberto Pineda como director de Fonatel, cuya labora no estuvo exenta de críticas de varias entidades por la lentitud en la ejecución del millonario fondo, que en casi una década solo ha ejecutado $116 millones.

Para los próximos seis años, sin embargo, proyecta utilizar en proyectos hasta $584 millones.-

La propia Contraloría ahora da cuenta de los niveles de atraso.

Para el año 2017, señala el informe, el avance global del PNDT no pasó de 10% respecto a un porcentaje esperado de 65% por programa, según había previsto Fonatel.

Al cierre del 2018, añade la Contraloría, el progreso en metas no superó el 25% contra una previsión por programa de 84,3%.

Para el 2019, se modificó el PNDT respecto a plazos y metas, lo cual produjo que el cumplimiento de las metas con corte al 31 de diciembre de 2018 reflejara un grado de eficacia mejor de 34% respecto al 23% esperado.

Sin embargo, la Contraloría aclaró que ese mejoría se debió a un cambio de fondo luego de atrasos originados en múltiples causas, algunas de orden general y otras asociadas a las condiciones particulares de cada programa o proyecto.

Cita al respecto demoras de Fonatel en los procesos concursales, atrasos en la entrega de proyectos por parte de los operadores ante dificultades en la instalación de infraestructura en zonas fronterizas y zonas de reserva natural, dificultad de acceso a sitios, expropiaciones y obtención de permisos; entre otros.

“Situaciones que no fueron debidamente consideradas al formularse las metas, en la definición de los términos cartelarios y en los diseños incluidos en las ofertas por parte de los adjudicados; carencia de una definición oportuna de los alcances o condiciones de ciertos programas”, precisa el informe.

Aunado a los atrasos en la puesta en producción de algunos proyectos, la Sutel ha tenido como práctica la recepción parcial de proyectos para los cuales giró hasta 50% del subsidio estimado para la instalación de la infraestructura necesaria y la puesta en producción referida.

“Así las cosas, se giraron los recursos para una infraestructura que no ha sido puesta en operación en los plazos establecidos ni se han cobrado las multas correspondientes”, agrega el informe.

Sutel, por su parte, emitió un comunicado este lunes en reacción al informe del ente contralor donde, según afirma, Fonatel cumplió por completo las metas establecidas por el Poder Ejecutivo en tres de los cuatro proyectos en ejecución para el año.

Según Sutel, ello refleja que “muchos de los señalamientos de la Contraloría en su informe al 2018 ya se han subsanado”.

Sin embargo, agregó la Superintendencia, en su papel de administrador y ejecutor de proyectos de Fonatel, “acatará todas las recomendaciones de la Contraloría en beneficio de la correcta ejecución de estos recursos destinados al cierre de la brecha digital”.

Problemas recurrentes

Fonatel, adscrito a Sutel, tiene como propósito llevar telefonía e Internet a zonas alejadas y comunidades de escasos recursos, donde no resulta rentable para los operadores en competencia. Una de sus funciones es promover el “acceso universal, servicio universal y solidaridad”, como lo establece la Ley General de Telecomunicaciones N° 8642.

No obstante, se ha cuestionado el cumplimiento de esa misión debido a la lentitud para ejecutar los recursos en proyectos.

Dichos recursos provienen de cánones que pagan las empresas operadoras en el mercado de telecomunicaciones.

La Defensoría de los Habitantes, por ejemplo, recomendó dar un seguimiento muy cercano al funcionamiento de Fonatel ya que “se ha comprobado que tarda alrededor de 4 años para poner en marcha un proyecto de telecomunicaciones financiado con los recursos del Fondo”., Así quedó consignado en su informe de labores 2015-2016.

Desde 2016, también la Contraloría General de la República (CGR) ha señalado debilidades en el manejo del dinero atribuidas al control que ejerce la Sutel para establecer, en forma previa y posterior, la razonabilidad de los montos para gasto que autoriza la Unidad de Gestión de Fonatel. Las debilidades implicaron que casi 97% de recursos presupuestados ese año estaban sin ejecutar.

“Asimismo, existe una nula relación de la propuesta de gastos a ejecutar en el año, con el cumplimiento de los objetivos y metas, pues no se aporta una justificación detallada de los ingresos propuestos, además, no se aporta con el detalle suficiente una explicación de los gastos presupuestados a nivel de partida y no se adjunta el plan anual”, indica el documento DFOE-IFR-IF-13-2016 del órgano contralor.

Entretanto, el ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), Luis Adrián Salazar, convocó en setiembre a jerarcas de la Sutel y a la presidenta del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) a una reunión urgente para solucionar los atascos, sobre todo, con los contratados establecidos con esta última institución.

Fonatel prometió en el 2014 servicios de telecomunicaciones a 14 comunidades indígenas que, si todo sale bien, recibirían las soluciones en el 2021, según ha dicho la Sutel.

En el oficio 8052-SUTEL-CS-2019 del 5 de setiembre anterior, Sutel reconoció a la diputada de Liberación Nacional, Yorleny León, que desde el 2014 coordinó con esas comunidades indígenas la instalación de los servicios.

Sin embargo, pasaron cuatro años, hasta el 11 de diciembre del 2017, para que Sutel instruyera al fideicomiso que administra los recursos de Fonatel a emitir los concursos públicos necesarios.

Mejor ejecución entre reclamos

En medio de estos reclamos, el Fondo sí experimenta una crecida en la ejecución de dineros a partir del 2018 luego de encajar críticas en años previos ante su ritmo de desempeño en esa área.

Entre 2013 y 2017, Fonatel ejecutó menos de ¢19.980 millones (menos de $40 millones) de una reserva que acumulaba ¢184.000 millones (unos $325 millones) al cierre del 2017.

Hasta inicios de octubre, según había constatado La Nación, el último estado financiero disponible llegaba a ese año.

En la segunda quincena de octubre anterior, este diario confirmó que la entidad actualizó en su sitio electrónico la información financiera donde ahora se listan estados financieros del 2018 y lo correspondiente al I Semestre del 2019.

La nueva información financiera revela que, a junio del 2019, el patrimonio del Fondo ascendía a ¢214.000 millones (unos $325 millones) incluso luego de ejecutarse ¢46.269 millones del 2018 y la primera mitad del 2019.

Dicha ejecución equivale a $79 millones en un plazo de 18 meses.

Esto refleja que el gasto de Fonatel en programas contra la brecha digital acumula ¢66.249 millones (unos $116,6 millones) del 2013 al I Semestre del 2019.