Ángela Ávalos. 17 febrero

(Video) Orden sanitaria a sitios con aguas termales

Los centros turísticos con aguas termales de uso recreativo están obligados, desde ya, a eliminar toboganes en sus piscinas para evitar más víctimas de la ameba Naegleria fowleri, un parásito que ingresa por la nariz cuando las personas se sumergen en estas aguas y causa una meningitis fulminante, capaz de matar a 9 de cada diez que la desarrollan.

El Ministerio de Salud emitirá, a partir de este martes, órdenes sanitarias que serán canalizadas por medio de sus 80 áreas de Salud hacia todos los centros con aguas termales del país.

La orden también da cinco días hábiles de plazo para que estos sitios turísticos pongan rótulos de advertencia en el parqueo, entrada principal y en cada piscina, con información sobre las medidas básicas que los visitantes deben acatar para prevenir la infección con este parásito.

Rótulos elaborados por el Ministerio de Salud para prevenir a los usuarios de aguas termales sobre la ameba. Foto: Minsa
Rótulos elaborados por el Ministerio de Salud para prevenir a los usuarios de aguas termales sobre la ameba. Foto: Minsa

El ministro de Salud, Daniel Salas Peraza, informó de que se debe eliminar cualquier otro mecanismo que estimule a las personas, especialmente niños, a lanzarse a gran velocidad en estas aguas con el riesgo de sumergirse y contraer este parásito.

"No se deberán usar toboganes o cualquier otro mecanismo similar porque hay más riesgo para que ingrese la ameba al cerebro.

“Se está trabajando en un reglamento con esas y otras medidas adicionadas que buscan prevenir cualquier otro caso”, agregó Salas en referencia a los dos menores de edad que han contraído la ameba en los últimos dos meses.

FUENTE: Darner Mora, director del Laboratorio de Aguas    || créditos / LA NACIÓN.

El primero, fue un adolescente de 15 años que la adquirió durante un paseo a unas aguas termales de Bagaces, en Guanacaste, a finales de diciembre. El muchacho falleció por una meningitis amebiana primaria a inicios de enero.

El segundo caso es el de una niña de cuatro años y ocho meses, vecina de La Unión de Cartago, quien visitó unas cabinas con aguas termales en San Carlos, Alajuela, el 8 de febrero, y fue rápidamente atendida dos días después, en el Hospital Max Peralta de Cartago. La niña superó el periodo crítico en una historia que se considera excepcional.

La diferencia entre la atención de uno y otro menor fue la rapidez con que se llevó al menor a los servicios de salud, la velocidad del diagnóstico y el suministro del tratamiento básico para evitar que esta ameba destruya el cerebro.

Las medidas son de acatamiento obligatorio mientras se realizan las modificaciones al Reglamento para el uso de piscinas (2009), que se esperan estén listas en el transcurso del año.

“Si se siguen estas recomendaciones, resultará sumamente seguro disfrutar de las aguas termales. Estas aguas son más que todo para el relajamiento y para los niños es muy riesgoso meterse”, explicó Salas.

La Cámara de Turismo y Comercio de Arenal, lamentó la aparición de otro caso. Según informó la Cámara, se está trabajando en información y educación porque las personas deben aprender a usar las aguas termales.

“El Ministerio de Salud está trabajando un reglamento, y solicita que se elabore una rotulación para que se haga un buen uso de estas aguas, en lo cual la Cámara está totalmente de acuerdo. Hay compromiso de los empresarios de la zona porque son más los beneficios de estas aguas, que sus perjuicios”, afirmó la Cámara a La Nación.

Ameba ‘Naegleria fowleri’

FUENTE: CDC.    || w. s. / LA NACIÓN.