Ángela Ávalos. 13 enero

El país carece de un inventario de los sitios que utilizan las aguas termales con fines recreativos, y de normativa específica para garantizar la calidad y seguridad de estas aguas y de quienes disfrutan de ellas.

Tanto el Ministerio de Salud como el director del Laboratorio Nacional de Aguas, de Acueductos y Alcantarillados, Darner Mora, admitieron por aparte este vacío, el cual se espera llenar con la elaboración de un capítulo dedicado a aguas termales en el Reglamento para Manejo de Piscinas, que rige desde el 2009.

La situación trascendió luego del segundo fallecimiento registrado en el país, en los últimos cinco años, debido a la infección con una ameba altamente agresiva.

Los territorios circundantes al volcán Arenal son pródigos en aguas termales. La Cámara de Turismo y Comercio de Arenal afirma que ahí hay 208 piscinas que utilizan estas agua con fines recreativos. Foto: Carlos Hernández/Archivo
Los territorios circundantes al volcán Arenal son pródigos en aguas termales. La Cámara de Turismo y Comercio de Arenal afirma que ahí hay 208 piscinas que utilizan estas agua con fines recreativos. Foto: Carlos Hernández/Archivo

Un muchacho de 15 años, vecino de Abangares, murió el 8 de enero de meningitis amebiana primaria, en el Hospital Enrique Baltodano, de Liberia, luego de estar en un balneario de aguas termales en Guayabo de Bagaces, en Guanacaste, el 25 de diciembre.

En el 2014, un turista de 11 años de origen estadounidense, también falleció por la misma causa. Estos son los únicos dos casos registrados hasta ahora en Costa Rica.

El parásito se llama Naegleria fowleri, y su presencia es común en aguas dulces templadas de lagos, ríos y aguas termales.

Ameba ‘Naegleria fowleri’

FUENTE: CDC.    || w. s. / LA NACIÓN.

La infección con esta ameba es muy poco frecuente, pues ocurre en una de cada 2,5 millones de personas, informó el Ministerio de Salud.

Reglamento incompleto

La directora general de Salud, Priscilla Herrera, explicó que el Reglamento para el Manejo de Piscinas (número 35309-S), del 30 de marzo de 2009, establece los lineamientos generales para las aguas de uso recreativo.

"Al ser tan baja la incidencia de estos casos (infecciones con la ameba Naegleria fowleri), cuando uno revisa regulaciones a nivel internacional se encuentra con que, en lo preventivo, no hay parámetros para tener algo específico para este tipo de patógeno.

“Pero sí hay parámetros a nivel físico-químico, que es en lo que está trabajando esta propuesta. Se está analizando el tema de advertencias para los usuarios de este tipo de aguas. Tenemos, en estos momentos, una modificación al reglamento en la Dirección Jurídica (del Ministerio de Salud) para hacer algo más específico para aguas termales”, dijo Herrera.

Los cambios quedarían vigentes en el transcurso de este año, confirmó Herrera. Es probable que la modificación deba ser llevada a consulta pública y, como corresponde, ser firmada por el ministro de Salud, Daniel Salas, y el presidente Carlos Alvarado antes de su publicación en La Gaceta.

Código HTML

FUENTE: Darner Mora, director del Laboratorio de Aguas    || créditos / LA NACIÓN.

Darner Mora Alvarado advirtió que este vacío ha existido siempre. Según dijo, hasta ahora, ni Salud ni AyA han asumido responsabilidades en la vigilancia de la calidad de este tipo de aguas.

En el caso de AyA, aclaró, las competencias que le establece la ley se enfocan en el agua de consumo humano, no de uso recreativo.

“Me parece que hay que ponerse las pilas. Yo, como director del Laboratorio de Aguas, si nos piden ayuda nosotros ayudamos. Hace más de un año empezamos a montar toda una unidad de investigación de biología molecular para identificar inmediatamente este tipo de parásitos. Estamos en eso. Aprovechar este momento para decir la importancia del tema”, dijo Mora.

(Video) Joven con meningitis causada por ameba que habita en aguas termales

Por su parte, la Cámara de Turismo y Comercio de Arenal, informó de que el 15 de enero está programada una reunión con el director de la zona del Ministerio de Salud y con los comerciantes, para crear un plan de manejo de aguas termales y un documento de preguntas frecuentes sobre el tema.

También se pretende crear un comité para velar por las buenas prácticas de aseo de este tipo de establecimientos.

Según datos facilitados por esa Cámara, los atractivos turísticos de La Fortuna convocan hasta un millón de visitantes al año; entre esos atractivos, destaca el volcán Arenal y las aguas termales que se atribuyen a las venas volcánicas del coloso.

En ese territorio se han identificado, al menos, 16 fuentes de aguas termales de las cuales se conectan 38 centros turísticos, entre hoteles y balnearios, con 208 piscinas.

La Fortuna es el sitio con mayor desarrollo de estos atractivos turísticos, aunque en el país también hay otros lugares que ofrecen aguas termales en Cartago y Guanacaste.

En un comunicado de prensa, la Cámara aclaró que las termales de Arenal tienen los permisos sanitarios de funcionamiento.

Además, afirman, tienen experiencia en el manejo de piscinas con agua termal, lo cual minimiza que un caso de estos se pueda presentar.

Este microorganismo, agregaron, prolifera en aguas estancadas, por lo que es importante que el agua fluya con regularidad y se cumpla con las buenas prácticas de limpieza diarias.

Entrevista con director de Laboratorio Nacional de Aguas: ‘Hay que ponerse las pilas con aguas termales’

(Video) Ameba de aguas termales

Darner Mora Alvarado además de microbiólogo es salubrista público y entiende a la perfección la importancia de prevenir. Por eso, como director del Laboratorio Nacional de Aguas, de Acueductos y Alcantarillados (AyA), reconoce sin ambages el vacío que existe en el control y vigilancia de las aguas termales en el país.

Según dice, no hay un inventario de centros que utilicen esas aguas con fines recreativos. Tampoco normativa que obligue a estos sitios a presentar estudios sobre la calidad microbiológica y físico-química de estas aguas.

Aclaró que AyA se enfoca más en vigilar la calidad del agua de consumo humano, y que ni esa institución ni el Ministerio de Salud hay claridad en la definición de las competencias sobre las aguas termales.

En una entrevista con La Nación tras el fallecimiento de un joven de 15 años, luego de que contrajera una ameba al nadar en un balneario con ese tipo de aguas, en Guayabo de Bagaces, Guanacaste, Mora también advirtió sobre la posibilidad de un subregistro de casos como este.

"El problema más serio es el subregistro porque nadie le da importancia a las aguas termales, puede ser que haya más casos y nadie se haya dado cuenta.

“Esos dos (el niño norteamericano que falleció en el 2014, y el joven de Abangares, fallecido el 8 de enero) fueron los que diagnosticamos, pero pueden haber otros no diagnosticados. Gente que murió de meningitis y no se pudo hacer un diagnóstico adecuado”, advirtió Mora en la entrevista.

– ¿Qué prevención debemos tener al acudir a estos sitios?

– Yo entiendo las limitaciones del Ministerio de Salud, pero sí debemos ponerlos las pilas porque deberíamos prevenir. En Salud Pública lo más importante es la prevención. Es lo más barato y no estaríamos hablando de casos.

“Lo primero que hay que hacer es inventariar cuántos balnearios recreativos son termales; cuáles de esos tienen exámenes microbiológicos a la hora de pedir permisos que garanticen que no van a causar enfermedad. El cloro residual, por ahí de 0,5 partes por millón o miligramos por litro, elimina esa ameba. El problema de usar cloro en un agua termal, es que al calentarse se evapora. Entonces, hay que mantener una continuidad de la dosificación, pero es una alternativa que hay que analizar”.

– Pero deben haber otras opciones.

– Tienen que haber opciones, por fuerza. Taparse la nariz, usar nariceras...

... evitar clavados o zambullidas...

– ¡Exactamente! Y si estoy enfermo, medio engripado o acabo de pasar una crisis emocional donde sospecho que tengo las defensas bajas, no me meto. O si me meto hasta la cintura para relajarse.

"Pero creo que, a nivel de país, se debe hacer un inventario. Segundo, establecer normas o reglamentos desde el punto de vista microbiológico y físico-químico para que ese tipo de balnearios cumplan las condiciones. Tercero, la supervisión: es ir a ver las cosas y estar ahí. Creo que es muy importante que a nivel científico, investiguen a nivel mundial cómo está la epidemiología de este tipo de parásitos. Estas ameba de vida libre, tienen cuatro géneros. Hay dos que también producen enfermedad de los ojos. Eso pasa más desapercibido porque es menos mediático que esto.

“Me parece que hay que ponerse las pilas. Yo, como director del Laboratorio de Aguas, que estamos enfocados en las aguas de consumo humano, si nos piden ayuda nosotros ayudamos. Hace más de un año empezamos a montar toda una unidad de investigación de biología molecular para identificar inmediatamente este tipo de parásitos. Estamos en eso. Aprovechar este momento para decir la importancia del tema”.