Ángela Ávalos. 8 enero

(Video) Ameba de aguas termales

El adolescente de 15 años que murió la noche de este martes por complicaciones en su salud tras inhalar una ameba, presentó los primeros síntomas de meningitis apenas dos días después de haber nadado en aguas termales.

Vecino de Abangares, Guanacaste, el muchacho disfrutó de un paseo con un grupo de amigos, el miércoles 25 de diciembre, en un centro turístico de Guayabo de Bagaces.

El 27 de diciembre, aparecieron los primeros síntomas de lo que se diagnosticaría después como una meningitis amebiana primaria, confirmó el director de Vigilancia de la Salud, en el Ministerio de Salud, Rodrigo Marín Rodríguez, quien calificó la evolución del caso como “muy rápida”.

Usualmente, pasan hasta diez días para que se presenten las primeras manifestaciones de la infección, pero en este caso sucedió mucho antes del tiempo promedio.

"Los primeros síntomas fueron leves (fiebre, pérdida del olfato), pero luego aumentaron en intensidad y frecuencia. Son síntomas comunes a cualquier enfermedad, muy inespecíficos, que hacen que el diagnóstico no sea fácil.

“El martes 31 de diciembre, consulta en la Clínica de Abangares por fiebre y malestar general; recibe tratamiento pero vuelve a consultar el 1.° de enero con un recrudecimiento de los síntomas, por lo que es referido de la clínica de Abangares al CAIS de Cañas y de ahí es enviado de urgencia al hospital de Liberia”, informó Marín.

Cuando al adolescente se le realiza la punción lumbar para analizar el líquido cefalorraquídeo, y se conoce además el antecedente de haber estado en aguas termales, se envía la muestra al Laboratorio de Parasitología de la Universidad de Costa Rica (UCR), donde confirman este martes la infección con la ameba Naegleria fowleri.

Este parásito es muy común en aguas dulces templadas de lagos, ríos y termales, con temperaturas superiores a los 26 grados Celsius.

Aunque al paciente se le suministraron antifúngicos (medicamentos para atacar infección por hongos) y antiparasitarios, como parte del arsenal terapéutico para luchar contra la infección, no fue posible salvarle la vida.

Estas infecciones son poco frecuentes, aclaró Marín. Suceden en una de cada 2,5 millones de personas que tienen contacto con aguas termales en todo el mundo.

En Costa Rica, el caso de este joven abangareño es el segundo que se registra desde el 2014, cuando un menor de 11 años, de nacionalidad estadounidense, murió en su país de origen debido a la misma causa. Este niño estuvo de vacaciones en Costa Rica y visitó sitios con aguas termales.

Rodrigo Marín dijo que no se han confirmado casos secundarios, una situación que ya se descartó pues prácticamente el periodo de incubación ya se cumplió.

“Es poco frecuente que pase (una muerte como la de este adolescente) y poco frecuente también que haya casos secundarios. Tiene que ver con el tipo de natación que hizo y alguna susceptibilidad personal. Hasta el momento, lo que sabemos es que era un chico sano, sin antecedentes de problemas en su salud”, explicó el médico.

La medida inmediata por parte del Ministerio de Salud es la toma de 30 muestras en 14 piscinas con aguas termales en varios lugares de Bagaces. Los resultados de estos cultivos estarían en un plazo de un mes, pues se deben cultivar las muestras y esto toma su tiempo.

Es muy probable que salga la presencia de la ameba, que es muy común en estos sitios.

La recomendación general que se ha emitido para la población es evitar sumergir la cabeza, hacer clavados o zambullidas en este tipo de aguas; y si se hace, protegerse la nariz.

Darner Mora Alvarado, director del Laboratorio Nacional de Aguas, microbiólogo y salubrista, explicó que la ameba es particularmente agresiva una vez que ingresa al organismo humano por la nariz.

Se le llama, y con mucha razón, dijo Mora, “comecerebro” porque se alimenta de este tejido, se reproduce en el cerebro y causa una inflamación severa, con desenlace fatal irreversible en la mayoría de los casos.

Además, es un microorganismo que va a estar presente en aguas tibias o calientes porque ese es su medio ideal para sobrevivir.

Ameba ‘Naegleria fowleri’

FUENTE: CDC.    || w. s. / LA NACIÓN.