Sofía Chinchilla Cerdas. 22 enero
Las transacciones bancarias, incluidas las de cajeros automáticas, no serán gravadas. Foto: Albert Marín
Las transacciones bancarias, incluidas las de cajeros automáticas, no serán gravadas. Foto: Albert Marín

El acuerdo de ajuste fiscal que el Gobierno alcanzó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dejó por fuera al menos cinco opciones que, en los meses anteriores, el Poder Ejecutivo evaluó.

Tal es el caso de la idea de aumentar en un punto la tasa del impuesto al valor agregado (IVA) o de crear un impuesto a las transacciones bancarias.

Estas propuestas fueron descartadas, al igual que el planteamiento hecho por el Poder Ejecutivo en setiembre del 2021 de triplicar el impuesto sobre los bienes inmuebles.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, precisó que también fue excluida la propuesta de gravar los rendimientos de los fondos de pensiones complementarias y voluntarias, así como del Fondo de Capitalización Laboral (FCL).

En el proyecto de eliminación de exoneraciones, el Gobierno les propuso a los diputados rebajar a la mitad la exoneración total que hoy tienen los rendimientos de los fondos de pensiones complementarias y cobrar un gravamen del 7,5%.

Según la Superintendencia de Pensiones (Supén), la medida habría causado que las pensiones del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) se redujeran en un 10%.

Dicha situación causó una fuerte oposición entre los diputados, incluido el presidente legislativo, Eduardo Cruickshank.

Este jueves 21 de enero, Presidencia afirmó que en virtud de la “sensibilidad especial del tema”, se decidió prescindir de dicha medida. Ahora, el proyecto de ley en trámite en el Congreso deberá modificarse para reflejar la decisión del Gobierno.

“Somos conscientes de que este tema tiene una sensibilidad especial, y por eso hemos dado atenta escucha a los argumentos y preocupaciones planteadas alrededor de la propuesta. Comprendemos las consideraciones que han surgido y se han externado con respecto al ROP y a la seguridad social”.

En cuanto a los activos estatales, el ministro de Hacienda dijo que el acuerdo no implica privatizar entidad estatal alguna.

En la propuesta de setiembre, el Ejecutivo sí había propuesto la venta del Banco Internacional de Costa Rica (Bicsa) y la venta o concesión de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal).

Todas esas opciones se mencionaron en las etapas iniciales de la búsqueda de un ajuste fiscal; sin embargo, al final quedaron por fuera.