Conflictos

Rusia-Ucrania: Biden convocó reunión del Consejo de Seguridad este domingo

Las tensiones se agudizan este sábado entre Rusia y Ucrania: Kiev reportó la muerte de dos soldados en ataques; Blinken se reunirá con Lavrov ‘siempre que Rusia no invada Ucrania’

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, convocó este domingo a una reunión del Consejo de Seguridad Nacional norteamericano con el conflicto de Ucrania y Rusia como el tema central en la agenda, según informó la Casa Blanca.

Aunado a lo anterior, la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, informó a Biden sobre las conversaciones que mantuvo con los aliados en la Conferencia de Seguridad de Múnich realizada este sábado, indicó su portavoz Jen Psaki.

Joe Biden aseguró el viernes estar “convencido” de que el Kremlin había decidido atacar, y sostuvo que la multiplicación de enfrentamientos pretende crear una “falsa justificación” para lanzar la ofensiva en la próxima “semana” o “días”.

El presidente de Ucrania, Volodomir Zelenski, urgió el sábado a las potencias occidentales a defender sin restricciones a su país ante una posible invasión de Rusia, que realizó pruebas de misiles con capacidad nuclear cerca de la frontera.

“Todo el mundo debe comprender que no son contribuciones de caridad lo que Ucrania pide. Es su contribución a la seguridad de Europa y del mundo, donde Ucrania ha sido el escudo durante ocho años”, dijo Zelenski durante la Conferencia de Seguridad de Múnich, en Alemania.

Desde 2014, Kiev se enfrenta a una rebelión de separatistas prorrusos en el este del país y a la anexión rusa de la península de Crimea. La tensión se ha disparado en su frontera oriental, donde Rusia dispondría de 190.000 efectivos para una hipotética invasión, según Washington.

Los incidentes crecen en esa zona, según la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), cuyos observadores registraron más de 1.500 violaciones del alto el fuego en esa región en 24 horas, un récord en lo que va del año.

Según el ejército ucraniano, dos soldados murieron este sábado en un bombardeo de los separatistas, las primeras bajas militares en más de un mes, en un conflicto que desde su inicio deja más de 14.000 muertos. La Casa Blanca atribuye estos enfrentamientos a una artimaña de Rusia para justificar una ofensiva y alertó nuevamente el sábado de un ataque posible “en cualquier momento”.

La Unión Europea (UE) advirtió el sábado de la “manipulación de la información” desde Rusia para apoyar supuestas acciones que justificarían una escalada militar en Ucrania. “La UE está muy preocupada por el hecho de que acciones escenificadas... puedan ser utilizadas como pretexto para una posible escalada militar”, dijo el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, en un comunicado en nombre del bloque.

“La UE también está asistiendo a una intensificación de los esfuerzos de manipulación de la información para apoyar esos objetivos”, dijo.

El comunicado se publica después de que medios estatales rusos difundieran información no verificable de actos violentos en el este de Ucrania, una zona parcialmente en manos de separatistas apoyados por Moscú. Los medios de comunicación rusos acusan a Kiev de planear un ataque a los enclaves separatistas de las regiones de Donetsk y Lugansk.

“La UE no ve motivos para las acusaciones procedentes de las regiones fuera de control gubernamental de Donetsk y Lugansk de un posible ataque ucraniano”, dice el comunicado de Borrell.

Ante estos esfuerzos de desinformación, Borrell dijo que la UE apoyaba plenamente al órgano de seguridad europeo de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que cuenta con observadores desplegados en Ucrania, y añadió que éstos “desempeñan un papel fundamental” en la verificación de la actividad sobre el terreno.

“Elogiamos la postura de contención de Ucrania frente a las continuas provocaciones y esfuerzos de desestabilización”, añadió.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, anunció este sábado que se reunirá el próximo jueves, 24 de febrero, con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, “siempre y cuando Rusia no invada Ucrania mientras tanto”.

“Tenemos una reunión prevista para el 24, la semana próxima, en Europa, pero como ya le he dicho en la nota de respuesta al ministro de Exteriores Lavrov, eso pasará siempre y cuando Rusia no invada Ucrania mientras tanto”, ha afirmado Blinken en una entrevista con la televisión rusa Dozhd TV, considerada un agente extranjero por Moscú.

En cuanto a las posibilidades de un acuerdo entre Estados Unidos y Rusia, Blinken ha asegurado que “podríamos trabajar juntos para mejorar la seguridad de todos. Existen medidas para generar confianza. Hay formas de reducir los riesgos. Se puede acordar un mayor control de armas. Está el tema de la ubicación de armamento y fuerzas que, siempre de forma recíproca, puede mejorar la seguridad de todos”

Sin embargo, la presencia de militares rusos en la frontera con Ucrania dificulta el diálogo. “Estamos plenamente preparados para colaborar en todo ello, pero hacerlo con una pistola apuntando a la cabeza de Ucrania: 150.000 militares rusos al norte, al este, al sur,... Es muy difícil conseguir avances en esa situación”, ha remachado.

“Todas las señales indican que Rusia planea un ataque total contra Ucrania”, afirmó el sábado el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, en declaraciones a la televisión alemana ARD.

“Estamos todos de acuerdo en que el riesgo de un ataque es muy elevado”, agregó Stoltenberg, que participó en la Conferencia sobre Seguridad en Múnich.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) registraron más de 1.500 violaciones del alto el fuego en 24 horas en el este separatista prorruso de Ucrania, un récord en lo que va del año, informó la institución el sábado.

Desde el jueves por la tarde hasta el viernes por la noche, los expertos apuntaron 591 violaciones del alto el fuego en Donetsk y 975 en Lugansk, los dos enclaves separatistas. Los combates más intensos se produjeron en el noroeste de la región de Lugansk, a unos 20 kilómetros al sureste de Severodonetsk, una localidad leal al gobierno de Kiev.

La OSCE, entre cuyos miembros figuran Rusia y Estados Unidos, desplegó su misión de control de la paz en Ucrania en 2014, tras la anexión rusa de la península de Crimea y el estallido de un conflicto entre Kiev y los separatistas prorrusos de la región de Donbás, que ha causado máa de 14.000 muertes. El sábado, la organización alertó de un “aumento drástico” de las violaciones del alto el fuego firmado en 2015.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, instó el sábado a las potencias occidentales a abandonar la estrategia del “apaciguamiento” de Rusia, en momentos de crecientes temores de que el presidente ruso Vladimir Putin ordene invadir a la exrepública soviética.

“Ucrania recibió garantías de seguridad cuando renunció al tercer arsenal mundial de armas nucleares. No tenemos armas. Ni seguridad (...). Pero tenemos un derecho, el derecho de exigir que se cambie la política de apaciguamiento por una que garantice la seguridad y la paz”, declaró Zelenski en un foro sobre temas de seguridad en Múnich (Alemania).

El ejército ucraniano informó de que dos de sus soldados han muerto este sábado en ataques de los separatistas a favor de Rusia, en el este de Ucrania.

“Dos militares murieron a consecuencia de bombardeos” en esa región, indicó el reporte militar. Se trata de las primeras bajas en las fuerzas ucranianas en más de un mes, y se producen en momentos de extrema tensión por los temores de una inminente invasión rusa a la exrepública soviética.

Una decena de obuses —un tipo de munición— estallaron este sábado a pocos centenares de metros del ministro ucraniano del Interior, Denis Monastirski, cuando visitaba la línea de frente con los separatistas prorrusos en el este del país. El incidente se produjo cerca de la aldea de Novoluganske, que recibió a varios altos funcionarios ucranianos en el marco de las actuales tensiones con Rusia.

El ministro Monastirski se vio obligado a ponerse a cubierto cuando estallaron los proyectiles, poco después de haber concedido entrevistas ante las cámaras a los medios internacionales, indicaron periodistas de la AFP en el lugar. No hay señales de que nadie resultara herido por los proyectiles, que cayeron cuando el ministro abandonaba una zona de primera línea donde había concedido entrevistas, en las trincheras que separan a las fuerzas gubernamentales de los rebeldes.

Alemania y Francia instaron este sábado a sus ciudadanos a salir cuanto antes de Ucrania. “Se solicita urgentemente a los ciudadanos alemanes que salgan ya” de Ucrania, indicó el ministerio alemán de Relaciones Exteriores en un comunicado publicado en su portal.

En el miso sentido, Francia recomendó a todos sus ciudadanos que abandonen Ucrania y pidió a los que se encuentran en las zonas más expuestas del este del país que salgan “sin demora”, indicó el ministerio de Exteriores. Por otra parte, Lufthansa suspenderá los vuelos regulares a Kiev y Odessa a partir del lunes y hasta finales de febrero, dijo el sábado un portavoz de la aerolínea alemana. La compañía seguirá operando vuelos a la ciudad de Lviv, en el oeste del país.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, propuso reunirse con su homólogo ruso Vladimir Putin, en momentos de crecientes temores de una invasión rusa a la exrepública soviética.

“No sé qué quiere el presidente ruso, por eso propongo que nos encontremos”, declaró Zelenski en una conferencia sobre seguridad de Múnich.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, lanzó este sábado ejercicios militares de gran magnitud, horas después de que Estados Unidos advirtiera de que está seguro de una invasión inminente a Ucrania, donde aumentan los incidentes entre Kiev y los separatistas prorrusos en el este.

A pesar de esta situación cada vez más tensa en el frente, que costó este sábado la vida de un soldado de Ucrania, su presidente Volodimir Zelenski viajó a Alemania para participar en la Conferencia de Seguridad de Múnich y recibir apoyo de Occidente.

“Como consecuencia de un bombardeo, un soldado ucraniano resultó herido de muerte por la esquirla de un obús”, indicaron las autoridades militares del este de Ucrania. Las fuerzas armadas de Ucrania y los separatistas prorrusos volvieron a acusarse de nuevos ataques y de violar el alto el fuego en esa región.

El Ejército de Kiev reportó 66 incidentes armados hasta las 7 a. m. de este sábado, un número particularmente elevado, mientras que los rebeldes del bastión separatista de Donetsk calificaron la situación de “crítica”.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que supervisan este conflicto abierto desde el 2014 alertaron el sábado de un “aumento drástico” de las violaciones del alto el fuego.

Según Kiev, “las fuerzas armadas controlan la situación y continúan llevando a cabo su misión de rechazar y contener la agresión armada de la Federación Rusa”. Por su parte, los líderes de las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk, donde se encuentra la línea de frente que divide a Ucrania, ordenaron este sábado la movilización general, tras anunciar el viernes la evacuación de civiles.

Rusia negó cualquier participación en el conflicto en el este de Ucrania y lo calificó de asunto interno de ese país. Además, aseguró que no tiene intenciones de atacar a su vecino prooccidental, pero exigió garantías de seguridad como la retirada de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de Europa del Este y un freno a su ampliación, que Occidente rechaza.

A pesar de los anuncios de retiradas de tropas rusas en la frontera, el presidente estadounidense Joe Biden afirmó el viernes estar “convencido” de que Putin decidió invadir Ucrania y que la multiplicación de incidentes en el este de ese país busca crear una “falsa justificación” para lanzar su ataque en la semana o los días venideros.

Pero mientras no se produzca una invasión, “la diplomacia es siempre una posibilidad”, dijo Biden anunciando un encuentro entre su secretario de Estado Antony Blinken y el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, el próximo jueves.

Tal como se anunció, Vladimir Putin efectuó este sábado ejercicios militares estratégicos que incluyen lanzamientos de misiles balísticos y de crucero capaces de llevar cargas nucleares, indicó el Kremlin. Las agencias de prensa rusas RIA Novosti e Interfax citaron al vocero del Kremlin Dmitry Peskov para confirmar el inicio de las maniobras, que son seguidas desde Moscú por Putin y el presidente bielorruso Alexander Lukashenko.

Estos ejercicios movilizan fuerzas del distrito militar sur, las fuerzas aeroespaciales, las flotas del Norte y del mar Negro, así como las “fuerzas estratégicas”. Estas últimas están equipadas de misiles con alcance intercontinental, bombarderos estratégicos, submarinos, buques y una aviación naval equipada con misiles submarinos convencionales.

Washington estimó que Rusia dispone de 190.000 efectivos en las fronteras y el territorio de Ucrania, contando las fuerzas rebeldes separatistas.

El Pentágono aseguró el viernes que un 40 o 50% de las tropas rusas están “en posición de ataque” y que los incidentes en la línea del frente forman parte de “una campaña de desestabilización de Ucrania” previa a una invasión.

Sin embargo, Rusia no divulgó el número de soldados desplegados en las fronteras con Ucrania o en las maniobras conjuntas con Bielorrusia.

Occidente prometió de forma unánime sanciones económicas devastadoras para Rusia que harían de Rusia un “paria” si ataca Ucrania, dijo el viernes un responsable estadounidense.

Pero Vladimir Putin restó importancia a estas advertencias: “Las sanciones serán introducidas pase lo que pase. Haya una razón o no, encontrarán una porque su objetivo es frenar el desarrollo de Rusia”, indicó.

El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, reafirmó este sábado el compromiso “indefectible” de los miembros de la Alianza Atlántica de protegerse mutuamente, y aseguró a Rusia que solo tendrá “más OTAN” si busca tener “menos OTAN”.

“Moscú intenta hacer retroceder la historia y recrear su esfera de influencia”, acusó Stoltenberg en un discurso en la Conferencia de Múnich.

En la misma línea, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que Rusia se propuso “socavar” la arquitectura de seguridad europea y está intentando “reescribir las reglas del orden internacional”.

En medio de los frenéticos contactos para buscar una desescalada, Putin mantendrá una conversación telefónica el domingo con su homólogo francés Emmanuel Macron.

Acá encontrará todo lo que necesita saber:

Para este artículo se usaron informaciones de: La Nación de Argentina.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.