LO ÚLTIMO

Marcel Hernández: el delantero que Cuba dejó salir y cumple su sueño en Costa Rica 

En Cuba solamente hay dos caminos para que un futbolista se convierta en profesional y pueda desempeñarse como legionario: desertar es uno de ellos y conlleva el duro castigo de no ingresar de nuevo a su país durante un mínimo de ocho años; la otra es pedir la autorización y recibir la baja, que implica no jugar más con la Selección, pero al menos se puede entrar y salir de la isla.

Con Paulo Wanchope, ni los juntabolas pueden perder tiempo 

En fútbol todo juega y es valido, siempre y cuando el árbitro así lo permita; basados en esto, muchos equipos apuestan por cualquier artimaña para perder tiempo y desesperar a sus rivales en procura de sacar resultados. Eso sí, este principio es inaceptable para Paulo César Wanchope en el Cartaginés, donde ni los juntabolas pueden robarle segundos al juego.

Cargar más
LO MÁS LEIDO