Eillyn Jiménez B.. 6 noviembre, 2018
El Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica recomienda a las personas verificar que el lugar donde se van a someter a procedimiento estético está debidamente certificado. Foto: Shutterstock
El Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica recomienda a las personas verificar que el lugar donde se van a someter a procedimiento estético está debidamente certificado. Foto: Shutterstock

El Ministerio Público acumula al menos cinco denuncias por el delito de lesiones culposas, en modalidad de mala praxis, por casos de cirugías estéticas realizadas en los últimos tres meses. En uno, la paciente falleció.

El sábado 3 de noviembre una mujer de apellido Méndez murió en el Hospital San Juan de Dios, en San José, adonde ingresó el 30 de octubre en condición delicada luego de sufrir complicaciones antes de someterse a una láser lipólisis, aparentemente, en una clínica privada.

Trascendió que la paciente, de 41 años, entró en paro cardiorrespiratorio cuando le aplicaban la anestesia. La denuncia que recibió la Fiscalía data del 31 de octubre y los hechos se encuentran en “la etapa de recolección y análisis de prueba”, la cual es privada para terceras personas.

Por otra parte, en el expediente 17-000064-0175-PE, “la Fiscalía Adjunta del II Circuito Judicial de San José investiga a una mujer de apellido Alvarado como sospechosa del delito de lesiones culposas”.

En este caso hay tres personas ofendidas, pero se desconoce la fecha en la que se sometieron al proceso en una clínica en en Curridabat, San José. Por cada víctima, hay una denuncia.

Al igual que en la situación anterior, las autoridades judiciales trabajan en la recolección y análisis de pruebas, hecho que según el artículo 295 del Código Penal, prohíbe brindar más detalles al respecto.

La sospechosa también se expone a una denuncia por ejercicio ilegal de la profesión, ya que según el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, ella no está titulada.

A los hechos anteriores se suma el de la presentadora de televisión Maricruz Leiva Ledezma, quien sufrió complicaciones de salud después de someterse a una lipoescultura el 27 de agosto en una clínica privada.

La mujer permanece internada en el Hospital San Juan de Dios, debido a que tiene quemado parte del torso y la espalda. Ella se encuentra aislada en la Unidad de Quemados y su condición es delicada.

Para estas investigaciones es necesaria una denuncia de la persona afectada para iniciar con las indagaciones, por lo que ante varias noticias que circularon en medios de comunicación sobre el estado de salud de la mujer, la Fiscalía contactó a la ofendida y esta desde el centro médico puso la denuncia el 13 de setiembre.

Actualmente, el caso se tramita bajo el expediente 18-0006667-0619-PE y, de momento, es contra ignorado, lo cual quiere decir, que no hay personas imputadas.

El pasado 24 de setiembre, el Ministerio Público realizó cinco allanamientos en dos clínicas, un consultorio, una estética y un laboratorio, como parte de la investigación que se sigue por el presunto delito de lesiones culposas, en modalidad de mala praxis.

Durante las diligencias se “secuestraron” documentos médicos que serán incluidos en el expediente, precisó la Fiscalía.

El artículo 128 del Código Penal sanciona con hasta un año de prisión las lesiones culposas (por falta al deber de cuidado), así como inhabilitación para el ejercicio de la profesión u oficio hasta por dos años. En caso del homicidio culposo, regulado por el artículo 117, se castiga con ocho años de prisión e inhabilitación hasta por cinco años.

Nueve casos registrados

Por su parte, el Colegio de Médicos registra nueve casos en este 2018 de mala praxis en cirugías estéticas. Sin embargo, explicaron que no pueden brindar detalles por respeto a las víctimas, por lo cual se ignora si los hechos que ellos conocen coinciden con los que lleva la Fiscalía.

Mauricio Guardia Gutiérrez, fiscal del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, detalló que hay dos formas por las que ellos se enteran de situaciones de este tipo. La primera es cuando el afectado acude a la entidad para poner la denuncia y la segunda cuando los hechos se hacen públicos.

“Cuando la información viene por un medio público, abrimos un expediente esperando que el afectado o los familiares se presenten al Colegio y digan si se abre o no el caso. Los expedientes se mantienen abiertos por cuatro años y si nadie acude se archiva. También, en caso de que el afectado informe al Colegio que no tiene interés en avanzar con el proceso, este se archiva”, manifestó Guardia.

Guardia insistió en que antes de un procedimiento estético lo ideal es llamar a la entidad (2210 2200) o ingresar al sitio web, para revisar si el especialista posee los atestados para el proceso que va a realizar.

“La primera recomendación es ver si el médico está inscrito en Costa Rica y averiguar bien si tiene la especialidad, así como conocer la experiencia, que tiene los equipos necesarios y que están acreditados por el Ministerio de Salud”, recalcó Guardia.

Agregó que también es vital que el especialista que ofrece el procedimiento le informe al paciente sobre las posibles complicaciones que podría tener, para que la persona sepa a lo que se expone.

La Fiscalía registra al menos comcp denuncias por mala práxis en estéticas. Foto: Shutterstock
La Fiscalía registra al menos comcp denuncias por mala práxis en estéticas. Foto: Shutterstock
Caso sonado sin denuncia

Otro caso similar fue el de la expresentadora puertorriqueña Lynda Díaz, quien a principios de mayo estuvo dos semanas en el hospital por un paro renal, que, según ella, ocurrió a partir de una cirugía estética.

La también modelo dijo en una transmisión en vivo que hizo en su Instagram que estuvo casi siete horas dormida y que después de la cirugía no pudo orinar por tres días, lo que la llevó hasta cuidados intensivos y luego, a recibir algunas diálisis.

De acuerdo con las Fiscalías del I y II Circuito Judicial de San José actualmente “no tramitan ninguna causa” en contra de un médico.

En tanto, el 3 de marzo del 2017 el Tribunal Penal de Pavas condenó al médico cirujano Andrés Vargas Scott a cuatro años de cárcel, por aplicar un tratamiento que dejó con lesiones de por vida a la exmodelo Cristina García Chacón.

Sin embargo, Vargas cumple arresto domiciliario con monitoreo electrónico (tobillera).

Los jueces a cargo del debate encontraron al especialista autor responsable de los delitos de lesiones graves y falsificación de documento privado, por lo que dictaron tres años de cárcel por el primero y uno por el segundo.

El médico aplicó una sustancia en los glúteos de García, pero esta solo es permitida para ser utilizada a nivel facial.

Once meses después de la primera inyección, el material no había sido absorbido por el cuerpo y permanecía todavía en el organismo de la mujer, ya que a la fecha no existe algún un tratamiento médico que asegure su extracción de forma total.

Por otra parte, la falsificación de documento privado obedece a que Vargas indicó en el expediente médico que había hecho un implante de glúteos, aunque en realidad se trató de una inyección de la sustancia modelante dañina.