Eillyn Jiménez B., Yeryis Salas. 6 agosto, 2019
Yésika María Sánchez Fuentes, de 34 años, tenía tres hijos menores de edad. Captura de pantalla.
Yésika María Sánchez Fuentes, de 34 años, tenía tres hijos menores de edad. Captura de pantalla.

Yésika María Sánchez Fuentes, una mamá de tres menores de edad, murió producto de las puñaladas que le propinó su compañero sentimental en Valle Azul de Aguabuena, en Coto Brus, Puntarenas.

El feminicidio ocurrió este lunes a las 9:51 p. m. cuando la Cruz Roja de la zona recibió una alerta para atender a una persona con heridas de arma blanca.

Al llegar a la vivienda, los socorristas localizaron a una mujer de 34 años, que ya había fallecido. Dejó tres hijos de 17, 11 y 4 años. Este último procreado con el presunto responsable del crimen.

Simultáneamente, el sospechoso, un hombre de apellidos Palma Segura, de 49 años, le confesó el crimen a un familiar y le pidió que llamara a la Fuerza Pública.

“Aparentemente, hubo una discusión entre la pareja por razones que se están investigando y el sujeto la atacó con un cuchillo, provocándole múltiples heridas de arma blanca en diversas partes del cuerpo (...).

"Luego de los hechos el sospechoso salió de la vivienda, buscó a un hijo suyo y le comentó lo ocurrido para que diera aviso a las autoridades. Cuando la Fuerza Pública llegó al lugar observó al sujeto en vía pública y procedió con su detención”, explicó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) por medio de su oficina de prensa.

Cuando ocurrieron los hechos en la vivienda se encontraban dos menores, el de 11 y el más pequeño de 4.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) dispuso que ellos dos, junto a la adolescente de 17 años, quedaran en la casa de unos vecinos, mientras se les brinda atención psicológica.

Asimismo, el PANI indicó que se les está está valorando dejarlos con su abuela materna.

Una vecina, quien prefirió no dar su nombre, manifestó que ella escuchó gritos y describió a la víctima como una persona tranquila y hogareña.

Agentes judiciales acudieron al lugar para encargarse de la recolección de evidencias y testimonios.

El caso permanece en investigación para determinar si existían denuncias por violencia doméstica o si algún allegado sabía de conflictos entre la pareja.

El arma usada en el crimen no ha sido localizada.

Palma, quien es padre de cinco hijos, fue remitido al Ministerio Público con el informe de lo ocurrido, para que sea indagado y, posteriormente, puesto a las órdenes del Juzgado Penal para la audiencia de solicitud de medidas cautelares.

2019 con un feminicidio cada 27 días

Con el caso de este lunes, ya son ocho las mujeres fallecidas a manos de sus compañeros sentimentales en este 2019, lo cual equivale a un asesinato cada 27 días.

De este año, el caso más reciente ocurrió el pasado 3 de mayo, cuando Marianela Álvarez Alvear, de 44 años, falleció luego de que, al parecer, su compañero sentimental le propinó dos fuertes golpes en la cabeza que le causaron la muerte.

Además, según los indicios recolectados por agentes judiciales, el sospechoso habría intentado quemar el cuerpo de la mujer.

Ella ya no convivía con él, pero en ocasiones llegaba a la vivienda en la que ambos habitaron por algunos años en barrio Estocolmo, en Santa Cruz de Guanacaste, donde se registró el crimen.

Un día antes, el 2 de mayo, en Banderas de Pocosol, en San Carlos de Alajuela, un hombre de apellidos Chavarría Bermúdez, de 27 años, asesinó de un balazo en el cuello a Seneidy Espinoza Morales, de 24.

De acuerdo con las autoridades, la pareja estaba compartiendo y, en determinado momento, comenzaron a discutir. Aparentemente, ambos se reclamaron sobre otras relaciones sentimentales y el sospechoso tomó una escopeta y disparó en contra de la mujer.

El sospechoso, alias Cucaracho, escapó del lugar antes de que llegara la Policía; sin embargo, tras una intensa búsqueda, el hombre fue capturado a las 5 p. m. de ese mismo día por oficiales de la Fuerza Pública.

Otro feminicidio se atendió el pasado 25 de abril en Roxana de Pococí, Limón, cuando Arley Pizarro Gómez, de 46 años, asesinó a balazos a Mirlene de Los Ángeles López Méndez, de 54, y luego se disparó.

Ese día trascendió que hubo una discusión entre la pareja, en apariencia por los celos del hombre. Al momento del ataque, ellos no convivían en la misma casa.

Un mes antes, el 26 de marzo, Heisel Tatiana Badilla Barrias, de 30 años, murió luego de ser herida por su pareja con un cuchillo.

Ella era madre de cinco menores con edades entre los 13 y 2 años.

Un hombre de apellidos Zúñiga Fuentes, de 32 años, fue detenido como principal sospechoso.

Por otra parte, el 8 de marzo, fue asesinada a puñaladas Gladys María García Pereira, de 28 años y madre de tres menores de edad.

Ella se encontraba en su casa cuando fue atacada por su compañero sentimental, identificado como Douglas Javier Montiel López, quien murió por una aparente asfixia después del ataque.

Finalmente, el 23 de enero, en San Jerónimo de Moravia, se ubicó el cuerpo quemado de una menor de 17 años.

Las autoridades creen que el agresor es un exnovio de la joven, quien al parecer estaba molesto porque ella había comenzado una nueva relación.

Por este caso se detuvo a un hombre de 19 años y a una mujer de 26 como sospechosos del crimen.

Aunado a estos asesinatos, el Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia del Poder Judicial registra un octavo caso como feminicidio, que es el de Odalia Ramírez Barrantes, el cual se incluyó en la lista el 12 de febrero de este año, fecha que coincide con la imposición de medidas cautelares en contra de su pareja sentimental, de apellidos Córdoba Núñez.

Ramírez fue reportada como desaparecida el 18 de noviembre del año pasado, en Santa Cruz, Guanacaste. Sin embargo, a la fecha, su cuerpo no ha sido localizado.

Colaboró el corresponsal Alfonso Quesada.

Información actualizada a las 10:21 a. m. con más datos del OIJ.