Hugo Solano C.. 26 marzo
Al parecer un hermano la encontró tirada en las afueras de la vivienda y alertó a la Policía. Cortesía Colosal Informa.
Al parecer un hermano la encontró tirada en las afueras de la vivienda y alertó a la Policía. Cortesía Colosal Informa.

Un hombre de apellidos Zúñiga Fuentes, de 32 años, fue detenido como principal sospechoso de asesinar a puñaladas a su esposa, este martes en La Mona de Golfito, Puntarenas.

La fallecida fue identificada como Heisel Badilla Barrias, madre de cinco hijos, tres de ellos procreados con el presunto agresor. La mujer quedó en el piso de la sala y presentaba cinco heridas en el pecho, brazos y caderas.

La Cruz Roja recibió la alerta a las 11:10 a. m. y envió una ambulancia al sitio, a unos 150 metros al oeste del bar El canto de Tucán.

Al llegar ya no había nada que hacer por la mujer, de 30 años, informó el despachador de Cruz Roja, Alexánder Porras.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la agresión ocurrió en medio de una discusión que sostuvo la pareja.

De acuerdo con los datos del Registro Civil, ella tenía tres años de casada con Zúñiga Fuentes, quien no registra antecedentes policiales. Él se dedicaba al comercio informal y la mujer era ama de casa.

Tras la confirmación del crimen, la Fuerza Pública realizó un operativo con la participación de 15 oficiales, además de algunos vecinos.

La acción permitió la captura del sospechoso al mediodía, cerca del Depósito Libre Comercial, en ese cantón.

El arma usada todavía no aparece, confirmó el OIJ.

La Fuerza Pública dejó al sospechoso, conocido como Purrujita, a la orden de las autoridades judiciales. Foto: MSP.
La Fuerza Pública dejó al sospechoso, conocido como Purrujita, a la orden de las autoridades judiciales. Foto: MSP.
Algo andaba mal

Una de las más sorprendidas con el hecho fue la madre del sospechoso, quien vive también en La Mona.

“No sé qué pudo haber pasado. Anoche los vi pasar cuando iban para la casa”, sostuvo.

Sin embargo, reconoció que no todo entre ellos estaba bien, pues su nuera lo había denunciado hace como tres meses por violencia doméstica, pero ella misma le quitó la denuncia poco después.

Una vecina que solo se identificó con el nombre de Otilia afirmó que ella estaba lavando en su casa, que queda cerca de donde vivía la víctima, y escuchó unos gritos.

“Un hijo mío que estaba en la casa salió a ver y minutos después gritó: ‘¡Mataron a Heisel!’”, relató la mujer.

Los vecinos vieron al sospechoso salir de la casa y correr hace la maleza, escapando del sitio.

Como el sujeto era conocido en el barrio, la Policía no tuvo mucho problema para detenerlo tan solo 40 minutos después.

El hombre había publicado el día anterior en el Facebook un video donde aparece en varias fotos abrazado a su pareja y escribió una serie de frases como: “Eres y siempre serás la mujer de mi vida” o “Tú eres mi esposa, con la que me casé para envejecer juntos”.

Horas antes de que fuera capturado cambió su foto de perfil por la de un ataúd con la leyenda: “Miedo a la muerte no le tengo, pero si a dejar a mi familia desamparada”.

Los cinco menores, con edades entre los dos y los 13 años, quedaron en custodia del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) que determinará si hay recurso familiar que pueda hacerse cargo.

La Fiscalía informó avanzada la tarde de este martes de que Zúñiga permanecía detenido a la espera de ser indagado, posterior a ello, se solicitarán las medidas cautelares correspondientes.

Tres casos sangrientos

En los 85 días transcurridos del 2019, este es el tercer feminicidio, según el Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres del Poder Judicial. Sin embargo, esa cifra podría ser más alta, pues varios casos aún están en investigación.

El más reciente ocurrió el 8 de marzo en Desamparados, San José, donde murió Gladys María García, también por heridas de arma blanca que le propinó su compañero sentimental, identificado como Douglas Montiel López.

Este hombre tenía antecedentes por legitimación de capitales y hurto agravado. Además, era investigado por un tiroteo en el que resultó herido de bala un menor de edad en el precario Triángulo de Solidaridad, en Calle Blancos, Goicoechea.

Montiel murió el mismo día que atacó a su compañera sentimental, al parecer víctima de asfixia y golpes; sin embargo, el caso está en investigación.

El otro caso fue un feminicidio ampliado (cometido sin que haya una relación de matrimonio o unión libre) ocurrió el 23 de enero en calle Tornillal, San Jerónimo de Moravia. Esa vez fue hallado en un pastizal el cuerpo de Britanny Cerdas Cedeño, de 17 años, quien estaba embarazada.

La menor falleció estrangulada y a su cuerpo le prendieron fuego en el sitio donde la fueron a tirar.

La Policía Judicial detuvo al exnovio de Cerdas, un joven de apellidos Ugalde Guadamuz, de 19 años, quien la habría asesinado con la colaboración de una mujer que también fue detenida, de apellidos Brenes Rodríguez, de 26 años.

El año pasado en el cantón de Golfito ocurrieron tres feminicidios. El 11 de marzo en Puerto Jiménez, Rita Arias, una de las víctimas, fue asesinada con un tubo. Al día siguiente, en Pavón, mataron a Karen Vanessa Jiménez Arguedas.

El 10 de mayo en Puerto Jiménez se halló el cuerpo de Hellen Abarca Gómez, quien estaba desaparecida desde tres meses antes. Se detuvo al sospechoso.

Ese cantón puntarenense tuvo la mayor cifra de mujeres asesinadas por parte de allegados. El 2018 cerró con un total de 26 casos en todo el país.

Luego de una búsqueda en las casas vecinas, la Policía dio con el sospechoso que estaba, cerca del Depósito Libre, a unos cinco kilómetros de su vivienda. Foto: suministrada por Alfonso Quesada.
Luego de una búsqueda en las casas vecinas, la Policía dio con el sospechoso que estaba, cerca del Depósito Libre, a unos cinco kilómetros de su vivienda. Foto: suministrada por Alfonso Quesada.