Yeryis Salas. 11 marzo
Los fallecidos vivían en esta casa. Al parecer el sujeto, luego de matar a su compañera intentó huir por el patio. Foto: Yeryis Salas.
Los fallecidos vivían en esta casa. Al parecer el sujeto, luego de matar a su compañera intentó huir por el patio. Foto: Yeryis Salas.

El sujeto que asesinó a su pareja a puñaladas y luego murió por aparente asfixia este viernes, en San Juan de Desamparados, era el sospechoso de herir de gravedad a un niño con una bala perdida.

Así lo confirmó Ana Martínez, líder comunal del Triángulo de la Solidaridad, en Calle Blancos de Goicoechea, sitio donde ocurrió el accidente con el menor.

El 21 de diciembre del 2018, Douglas Javier Montiel López habría disparado varias veces al aire.

Una de las balas ingresó por el hombro derecho del niño de 3 años, que en ese momento ingresaba al precario con su mamá. El impacto le lesionó los órganos torácicos, por lo que debió ser operado en la Unidad de Trauma del Hospital Nacional de Niños.

La Fuerza Pública desplegó un operativo en la zona, incluidos sobrevuelos de un helicóptero para encontrar al responsable, conocido con el alias de Lulú.

Casi tres meses después, Montiel reapareció en el foco de las autoridades, tras apuñalar hasta la muerte a su pareja en el cuello y tórax, identificada como Gladys María García Pereira, de 28 años.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) dio a conocer este viernes que el sujeto tenía antecedentes por legitimación de capitales y hurto agravado.

Montiel, de 30 años, murió tras ese suceso en circunstancias aún no confirmadas por la Policía Judicial, aunque la versión inicial era que una turba lo había matado.

García tenía cuatro hijos, de 14, 12 y 5 años, y otra menor de 3 años, que no estaba en la casa al momento del crimen, pues vive con sus padrinos en Upala, según relató Martínez. Los dos mayores son de una relación anterior, y los menores son hijos del agresor.

La familia fue una de las desalojadas del Triángulo de la Solidaridad para la construcción de la carretera Circunvalación Norte.

Un vecino, que pidió no ser identificado, relató que hace casi cuatro meses llegaron a calle Vasconia, en Desamparados, y los describió como “herméticos”, pero agregó que acostumbraban a escuchar música hasta altas horas de la noche.

En tanto, Martínez aseguró que Montiel era “muy celoso y posesivo, él la agredía”.

“Son personas que llegan pequeñas a la comunidad y se involucran lamentablemente en ese mundo raro”, apuntó.

Sonia Monge, subjefa de la Sección Penal del OIJ confirmó este lunes que “los antecedentes que tenemos es que hay violencia doméstica en esta familia”.

Antes del feminicidio de este viernes se reportó que en la casa se escuchaba música y había posible consumo de alcohol.

Tras el crimen, cerca de las 9 p. m., la niña de 12 años salió de la vivienda gritando que habían matado a su mamá. “Aparentemente, el señor la agrede (a la menor) con un palo, ahí es donde los vecinos se molestan”, declaró Monge.

Martínez contó que en el Triángulo de la Solidaridad, donde viven los hermanos de Gladys García, los vecinos reunieron el dinero para pagar el ataúd y el cementerio.

Su funeral se realizó este domingo en Desamparados, mientras que el de Montiel fue en León XIII, en Tibás.

Colaboró el periodista Carlos Arguedas.