Juan Diego Córdoba González. 21 julio
Cerca de 964.000 personas solicitaron ayuda económica al gobierno por despidos, suspensiones de contratos y reducciones de jornadas, debido a los efectos de la pandemia. Fotografía: Rafael Pacheco.
Cerca de 964.000 personas solicitaron ayuda económica al gobierno por despidos, suspensiones de contratos y reducciones de jornadas, debido a los efectos de la pandemia. Fotografía: Rafael Pacheco.

El gobierno prepara una nueva entrega de bonos Proteger a poco más de cuatro meses del inicio de la pandemia, la cual derivó en despidos, suspensiones de contratos y reducciones de jornadas para miles trabajadores.

Para hacerlo dispondría de un fondo de ¢90.000 millones, cuyo uso depende de la aprobación del segundo presupuesto extraordinario de la República, dictaminado este lunes por la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso.

Con esos recursos, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), así como el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), podrían entregar en conjunto más de 200.000 bonos de ¢125.000 mensuales por tres meses.

Se atenderán dos grupos diferentes. Trabajo distribuiría ¢50.000 millones entre personas con cero ingresos o con entradas mínimas debido a suspensiones de contratos o despidos.

Entretanto, el Instituto entregaría otros ¢40.000 millones en bonos a personas que enfrentan una condición de pobreza o pobreza extrema.

De acuerdo con la ministra de Trabajo, Geannina Dinarte, al tratarse de montos cada vez más limitados, los criterios de selección de beneficiarios también se ajustan cada vez más.

Por ejemplo, mencionó que entre las personas con cero ingresos o con entradas mínimas, se valorará si es jefa o jefe de hogar y cuántos miembros de la familia tiene a cargo.

También se considerará si la persona enfrenta alguna otra condición de vulnerabilidad, por ejemplo, que sufra una discapacidad, sea un adulto mayor o que de sus ingresos dependa una persona en esa condición.

“Estos son los criterios que hemos venido usando para priorizar entregas desde el principio, pero ahora se vuelven todavía más importantes, porque estamos hablando de una cantidad de recursos finita que estaría ingresando y para lo cual necesitamos aplicar muy bien la priorización.

“Los recursos que estarán ingresando en los próximos días, esperamos, van dirigidos a las personas que se encuentran en espera, a aquellas poblaciones que están dentro de la plataforma Proteger y tienen una vulnerabilidad mayor”, aseveró Dinarte.

La jerarca detalló que los ¢90.000 millones habilitados para entregas del bono Proteger, ¢75.000 millones provienen de un aporte solidario que hizo el Instituto Nacional de Seguros (INS) con ese fin, mientras que los otros ¢15.000 millones se financiaron con el impuesto flotante al combustible.

“Son unos 200.000 bonos que podríamos cubrir con ese dinero. Hay que hacer un cálculo para revisar cuántos de los beneficiarios se han dado de baja, pero es parte de los ejercicios para definir cuánta es la población que vamos a cubrir”, dijo Dinarte.

A la fecha se han entregado 533.829 bonos Proteger de ¢125.000 o ¢65.000 mensuales, los cuales tienen una duración de tres meses.

Un total de 963.981 personas han solicitado el subsidio, mientras más de 200.000 solicitantes se quedarían sin la ayuda económica debido a la falta de recursos.