Salud

Tasa de contagio de covid-19 sube pero no es una mala noticia, ¿por qué?

Reporte de Universidad Hispanoamericana indica que 100 pacientes podrían contagiar a 81, pero destaca baja en casos, hospitalizaciones y muertes; analistas piden cautela en fin de año

La tasa de contagio de covid-19 en Costa Rica subió por segunda semana consecutiva. Sin embargo, sus niveles bajos siguen dando un respiro a la población y a las autoridades sanitarias. Esta es una de las conclusiones del análisis semanal Una Pandemia en Perspectiva, elaborado por la Universidad Hispanoamericana y difundido la mañana de este viernes.

Dicho indicador, también llamado tasa R o número básico de reproducción, da cuenta de la velocidad de transmisión de la enfermedad y de a cuántas personas infectaría un portador del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19. En los últimos siete días, subió de 0,78 a 0,81.

Estas no son malas noticias del todo. Lo ideal es que este indicador se encuentre por debajo de 1, ya que esto implica que cada grupo de personas con el virus se lo transmitirían a uno menor. Si se ubica en 1, ese mismo grupo infectaría a la misma cantidad de personas. Si está por encima de 1, daría origen a un grupo más grande de infectados.

“Este aumento no es preocupante ya que continúa estando muy por debajo de 1″, puntualizó el médico y epidemiólogo Ronald Evans, coordinador del informe.

Un valor de 0,81, como el visto esta semana, señala que 100 contagiados le pasarían el virus a 81 personas. Hace una semana, esas 100 personas habrían contagiado a 78. Visto así, las infecciones continúan a la baja porque el índice es menor a 1, pero la reducción es menor a la vista hace una semana (y a hace 2, cuando el índice estaba en 0,72).

Por provincias

De acuerdo con el análisis, el contagio no es igual en todo el país y cada provincia tiene su ritmo propio. Sin embargo, pese a que en algunas provincias este índice subió, se mantienen los buenos números: todas ellas están en 0,9 o menos.

Heredia y Limón comparten el valor más alto con 0,9. En ambos lugares, 100 personas infectarían a 90. Hace una semana, Heredia era la provincia con el índice más bajo; en una semana pasó de 0,71 a 0,9. Limón también subió, pues hace una semana tenía 0,83.

Le siguen Guanacaste, con 0,85, Cartago con 0,84 y Alajuela con 0,81. Estas tres provincias también registraron alzas en comparación con la medición anterior. Por otro lado, las dos provincias con los resultados más bajos son Puntarenas con 0,76 y San José, con 0,74. En la capital, 100 personas le transmitirían el virus a 74.

En los cantones

El análisis por cantones se enfoca en revisar el riesgo de la cantidad de casos de covid-19, según la población de cada territorio. Se hace de esa forma porque el cálculo de la tasa de contagio no es factible en lugares con menos de 25.000 habitantes.

Se considera categoría de alto riesgo cuando hay más de 250 casos por millón de pobladores. Por segunda semana consecutiva ningún cantón está en la categoría de alto riesgo.

Además, solo hay un cantón en la categoría de mediano riesgo. Se trata de Osa, en Puntarenas, con 159,9. Los restantes cantones se encuentran por debajo de 150.

Por otra parte, existe una categoría de muy bajo riesgo para cantones con menos de 100 casos por millón de habitantes. En esa lista hay 61 cantones, el 85% del total. Alli destacan diez por tener niveles cercanos a cero: Turrubares, León Cortés y Dota, en San José; San Mateo y Río Cuarto, en Alajuela; Belén, en Heredia, Nandayure y Hojancha, en Guanacaste; y Montes de Oro y Parrita en Puntarenas.

Sin embargo, sí hay un dato al que los investigadores le ponen cuidado: cantones en donde la cantidad de población sí permite el cálculo de R y este da superior a 1. Santo Domingo de Heredia tiene el Rt más alto: 2,1. En este lugar, 100 personas infectarían a 210. Otros son Buenos Aires, con 1,42; Talamanca, con 1,35; y Santa Bárbara, con 1,28.

“Estos lunares, dentro de un cuadro tan positivo, como es la mejoría del país en relación con la pandemia, deben ser vigilados muy detenidamente, ya que nos están indicando que en esos cantones el coronavirus está todavía muy activo, produciendo más contagios”, señalaron los investigadores.

Casos siguen a la baja

La tasa de contagio indica la velocidad de transmisión y no necesariamente la cantidad de enfermos que se presentan en una semana. En esta ocasión, pese al alza en la tasa R se registró una baja importante en los casos.

El promedio diario de casos de la semana bajó de 451 a 330. Es decir, 121 contagios confirmados menos por día que la semana pasada, lo que equivale a una reducción del 26,83%.

Si se observa en tasas por millón de habitantes, se pasó de 87,4 a 63,9. Este número ya se considera de muy bajo riesgo. Por cuarta semana consecutiva se está por debajo de 250.

Si se observa por provincias, todas están por debajo de 100, y todas bajaron en los últimos siete días.

Por segunda semana al hilo, la tasa de Puntarenas es la más alta, pero con una reducción de 136,7 a 93,1. Le sigue Limón con 88,2. Estos son los únicos dos lugares con tasas superiores a 80.

Le siguen Cartago, con 66,1, Alajuela con 59,5 y Guanacaste, con 57,6. Los números más bajos están en Heredia, con 56,3 y en San José, con 54,4.

Ola desciende mucho más rápido que la anterior

La baja en la cantidad de casos, hospitalizaciones, fallecimientos y tasa de contagio muestra que esta ola pandémica ha descendido de forma más veloz que las anteriores.

“Precisamente, con el dato de la semana pasada, los 330 casos promedio por día superan lo sucedido en marzo del 2021. La segunda ola tardó varias semanas en registrar este nivel de descenso″, señala el informe.

Sin embargo, la curva de fallecimientos no desciende con la misma velocidad. El análisis estudió cuánto tiempo se demora en sumar 500 nuevos decesos. El periodo más corto se registró hace poco más de un mes. Según el informe, entre el 20 de setiembre al 4 de octubre del 2021 (15 días), se pasó de 6.023 a 6.523 muertos. Posteriormente, se tardó 25 días para llegar a los 7.029 fallecimientos.

“Tomando en consideración el escenario actual y un promedio de 12 muertes diarias, se calcula que en los próximos 30 días, el país registrará, al 28 de noviembre, 7.543 fallecimientos“, subraya el documento. Dicho comportamiento, agrega, confirma que luego del descenso de los casos pasan entre dos y tres semanas para empezar a notarse una reducción en la mortalidad.

Esta situación se explica porque la persona toma su tiempo en complicarse luego de sus síntomas iniciales, y luego de complicarse, toma en promedio de 10 a 14 días en fallecer. Por esta razón, la disminución en los decesos es la última en hacerse notar.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.