Salud

Diabetes aumenta en niños y adolescentes costarricenses

Cada vez son mayores los casos de diabetes tipo 2, que está ligada a hábitos como el sedentarismo y el exceso de grasa y azúcar

La diabetes es una condición con la que deben convivir cada vez más niños y jóvenes en Costa Rica. Esto preocupa a especialistas en esta enfermedad crónica, quienes hacen una alerta a las familias para prestar atención a los hábitos de alimentación y actividad física de los menores.

Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indican que, de enero a setiembre de 2021, se detectaron 3.223 nuevos casos de esta enfermedad crónica entre los 0 y 19 años, aproximadamente 12 al día. La mayoría de estos casos son de diabetes tipo 1, una condición que es considerada autoinmune y que no depende de estilos de vida. Sin embargo, cada vez son más los casos de diabetes tipo 2, en las que una mala alimentación, de la mano con el sedentarismo, van motivando paulatinamente su aparición.

“Es una de las cosas que más nos preocupan a nosotros los médicos, porque estamos viendo una estadística enorme en diabetes entre los 0 y 19 años. Lo que nos preocupa es que estamos adelantando el proceso de riesgo cardiovascular que antes veíamos después de los 20. Hay un tema de sobrepeso, de obesidad”, manifestó Giancarlo Fornieri, médico especialista en educación de la diabetes de la clínica Ulacit.

Pandemia motiva malos hábitos

Para Fornieri, el factor de riesgo principal para desarrollar diabetes tipo 2 es el sobrepeso y la obesidad, algo que cada vez es más prevalente en poblaciones jóvenes. El médico indicó que en los primeros cinco meses del año se reportaron 14.798 casos de obesidad en este rango de edad.

Las condiciones que se dieron durante 2020, cuando por motivos de la pandemia se envió a los niños y jóvenes a casa, hizo que hubiera menos espacio para la actividad física y para pasar más tiempo dedicado a comer. Esto hizo que más personas pudieran subir de peso o volver atrás quienes ya estaban en proceso de llegar a su peso ideal.

“Cuando ya se comienza a ver que hay sobrepeso, pero además los exámenes de sangre manifiestan que ya hay otras alteraciones es cuando debemos buscar ayuda. Estos padecimientos no dan síntomas iniciales, un examen nos ayuda a detectarlos”, recalcó.

¿Qué debe hacerse entonces? Según Fornieri, en esta época hay más opciones de las que había hace un año, el volver a sitios de recreo con una bicicleta, o caminar, correr o jugar en el barrio con los amigos podría ayudar mucho a motivar hábitos saludables.

“No solo pensemos en quienes ya tienen sobrepeso, pensemos en evitar a todas los niños y adolescentes que no lo tienen, pero queremos evitar que lleguen a eso. Salir un poco de las pantallas de teléfonos y videojuegos y volver a una vida más activa”, mencionó.

Tampoco se debe olvidar la alimentación. Cocinar en familia, buscar opciones variadas, que contengan diferentes “colores” y diferentes grupos de alimentos y dedicar el tiempo a comer con calma.

¿Cuándo buscar ayuda? Fornieri indica que cuando la persona ya tiene sobrepeso o si los exámenes de sangre ya comienzan a dar alteraciones de algún tipo, es necesario buscar el apoyo para evitar que se desarrolle diabetes y posteriormente enfermedades más complicadas.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.