Salud

CCSS renuncia a quitarles 117 Ebáis a cooperativas: le saldría más caro

Junta Directiva declara inviabilidad de institucionalizar servicios porque le costaría hasta ¢26.000 millones más por año. Estudio actuarial revela que es hasta un 60% más barato mantener contratos con terceros

La Junta Directiva de la CCSS decidió, por unanimidad, renunciar a la idea de quitarle el manejo de 117 Ebáis a cuatro cooperativas que los administran desde 1988 en zonas de San José y Heredia.

La razón es económica: asumir la operación de esos Equipos Básicos de Atención Integral en Salud le costaría entre ¢16.000 millones y ¢26.000 millones más por año con respecto a lo que les paga a las cooperativas.

El acuerdo lo tomó la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social el 15 de abril, donde declaró “inviable” hacerse cargo de los Ebáis que atienden a más de 560.000 ciudadanos en comunidades de Tibás, Barva, Desamparados o Pavas.

Un informe financiero-actuarial que conoció la Directiva, compuesta por nueve personas, concluyó que retomar esos servicios saldría hasta un 60% más caro para la institución.

¿Por qué más caro? Gustavo Picado Chacón, jefe del Área de Investigación Económica de la Dirección Actuarial, explicó en un oficio que la diferencia de costos se da, principalmente, porque el personal de la CCSS tiene remuneraciones más altas que los empleados de las cooperativas.

El estudio que analizó los costos manejó dos escenarios.

El primer escenario, el más optimista, calcula que si la CCSS institucionaliza esos 117 Ebáis gastaría ¢16.000 millones adicionales por año de aquí al 2025 (30% de incremento). La diferencia acumulada en cinco años, superaría los ¢71.900 millones.

El segundo escenario, el más pesimista, estima que el pago de más sería de ¢26.000 millones por año en el próximo quinquenio: un 60% más en costos, sobre todo, en salarios del personal. En este caso, la diferencia acumulada entre 2021-2025 sobrepasaría los ¢118.100 millones.

‘Hacen el mismo trabajo con menos personal’

El acuerdo de Junta Directiva lo confirmó a La Nación José Luis Loría Chaves, representante laboral por las cooperativas ante el máximo órgano de decisión de la Caja.

“Se hizo un acuerdo de Junta Directiva declarando la inviabilidad e instruyendo a la Gerencia General para que proceda con lo que en ley corresponde, que sería prorrogar los actuales contratos con las cooperativas mientras se prepara la licitación”, explicó Loría.

En la discusión fueron considerados varios factores, dijo. Uno, la actual emergencia nacional por la pandemia de covid-19 que, según explicó, reduce la capacidad de la CCSS para asumir como corresponde estas áreas de salud.

Loría también destacó los resultados del informe técnico de la Dirección Actuarial y Económica de la CCSS, los cuales demostraron que es más barato para la Caja contratar a las cooperativas que asumir los servicios.

“En esto del costo-beneficio, las cooperativas son mucho más baratas por consulta externa que la CCSS. Incluso, hacen el mismo trabajo con menos personal”, destacó Loría Chaves.

‘Es inviable asumir esos servicios’

Roberto Cervantes Barrantes, gerente general de la CCSS, explicó que la Junta conoció el informe encargado a una comisión intergerencial.

Este informe se titula Estudio de Inviabilidad para la Prestación de Servicios de Salud para las Áreas de Salud de Pavas, Desamparados 2, Santa Ana, Escazú, San Francisco-San Antonio, San Pablo, Barva, Tibás, La Carpio-León XIII y San Sebastián-Paso Ancho.

“Una vez conocido el informe, la Junta determinó, por unanimidad, que es inviable asumir esos servicios. Para la institución siempre será una prioridad que los asegurados cuenten con la prestación de servicios de manera oportuna, con calidad y calidez”, informó Cervantes.

Recientemente, la Junta Directiva decidió quitar a la Universidad de Iberoamérica (Unibe) la administración de los Ebáis del este de San José, a pesar de que, desde diciembre del 2017, su Auditoría Interna le advirtió que tomar esa decisión le incrementaría los costos de la administración de esos servicios en casi un 50%.

Solo en el primer año, alertó en ese momento la Auditoría, la CCSS debería pagar ¢4.227 millones más por retomar esos Ebáis. Esa cantidad se incrementaría en los años siguientes.

La CCSS hizo caso omiso de la advertencia y retomó bajo su responsabilidad directa la atención de 200.000 vecinos de Montes de Oca, Curridabat y La Unión el martes 18 de febrero, en medio de una ola de críticas por la caída en la calidad de la atención.

Prórroga y licitación

Desde 1988, las cooperativas venden servicios a la CCSS. Más de medio millón de habitantes (560.000 personas) reciben atención médica por medio de la contratación a terceros.

Las cuatro cooperativas de salud que administran Ebáis son Coopesiba (Barva y San Pablo de Heredia), Coopesana (San Francisco de Dos Ríos y San Antonio de Desamparados, Santa Ana y Escazú), Coopoesaín (Tibás), Coopesalud (Pavas y Desamparados).

Entre todas, son responsables de 117 Ebáis en diez áreas de salud de la CCSS.

De acuerdo con el estudio que tomó como base la Junta Directiva para su decisión, retomar los servicios bajo la responsabilidad directa de la CCSS “implicaría un plazo de 12 años para asumir de forma paulatina la totalidad de las áreas de salud”.

“Las Direcciones de Red Integrada para la Prestación de Servicios de Salud Central Sur y Central Norte, indican que los centros de salud no cuentan con la capacidad instalada para asumir de manera parcial o total la prestación de servicios de las Áreas de Salud de la Región Sur y Norte”, indica el documento, del cual tiene copia La Nación.

Adjunto código para versión web.

Dos escenarios

La CCSS analizó estos dos escenarios para decidir declarar inviable la institucionalización de servicios de atención primaria que hoy están en manos de terceros

FUENTE: DIRECCIÓN ACTUARIAL Y ECONÓMICA, CCSS, DAE-0301-2020    || J.C. INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

El análisis concluye que, desde un punto de vista financiero-actuarial, “no se considera conveniente la institucionalización de las Áreas de Salud de Pavas, Desamparados 2, Santa Ana, Escazú, San Francisco-San Antonio, San Sebastián-Paso Ancho, San Pablo, Barva, Tibás y La Carpio-León XIII”.

La justificación: si la CCSS los opera por su cuenta tendría que pagar un costo adicional de hasta un 60% con respecto a la alternativa de continuar con la figura de contratación de proveedores externos.

“Este criterio supone el otorgamiento de los servicios de los terceros, en al menos igualdad de condiciones, en términos de cobertura, calidad, oportunidad, satisfacción del usuario, entre otros factores. (...) la eventual institucionalización de las citadas 10 Áreas de Salud, no sólo implicaría destinar una mayor cantidad de recursos financieros, sino que generaría una “competencia interna” por otros escasos recursos”, advierte el estudio.

Para el análisis, se armonizaron las metodologías de cálculo.

Según explicó Gustavo Picado Chacón, jefe del Área de Investigación Económica de la Dirección Actuarial, en un oficio dirigido a Eduardo Cambronero, de la comisión intergerencial, la diferencia de costos se concentra en la mano de obra, conformado por los salarios, incentivos y cargas sociales pagados a los trabajadores, y en menor medida en el rubro de alquileres.

En el caso de la institucionalización de esos servicios, ese costo rondaría el 60% y 70% de la totalidad; mientras que en la contratación de terceros rondan el 50%.

En un boletín de prensa, las cooperativas solicitaron a la CCSS sacar lo más pronto posible la licitación para contratar estos servicios.

“El estudio no hace otra cosa que confirmar lo que, en materia de costos, ya habían venido demostrando todos los estudios realizados históricamente, tanto por consultores externos como por distintas instancias de la misma Caja de Seguro Social, afirma el doctor Alberto Ferrero”, gerente general de Coopesalud.

Ferrero agrega que “la provisión de servicios de salud a nuestra seguridad social por parte de proveedores externos, particularmente de empresas de economía social, generan eficiencias que se traducen en menores costos para todos los contribuyentes".

Por su parte, Óscar Abellán, gerente de Coopesiba, considera que el acuerdo de inviabilidad marca el inicio del proceso de contratación de las áreas de salud que están a cargo de las cooperativas. "Quedamos a la espera de la publicación del cartel de licitación y la ampliación de los contratos”, afirmó.

Abellán asegura que las cooperativas tienen infraestructura, personal y experiencia para cubrir las necesidades de los asegurados. Abogó para que en el tanto la CCSS publique la licitación se permita prorrogar los contratos actuales tomando en cuenta las condiciones vigentes para el adecuado servicio a los asegurados.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.