Sofía Chinchilla C.. 1 octubre, 2018
La Nación desglosó el monto que pagarán los hogares costarricenses con la reforma fiscal según su nivel de ingresos, a partir de los datos que facilitó el Ministerio de Hacienda. Foto: Rafael Pacheco.
La Nación desglosó el monto que pagarán los hogares costarricenses con la reforma fiscal según su nivel de ingresos, a partir de los datos que facilitó el Ministerio de Hacienda. Foto: Rafael Pacheco.

Con la reforma fiscal, el Ministerio de Hacienda estima que recaudaría al menos ¢422.400 millones adicionales al año para ayudar a paliar el déficit económico del Gobierno, con el fin de evitar una crisis.

¿Cómo se repartiría esa carga entre los hogares? ¿Cuánto dinero generaría cada cambio en impuestos y quiénes lo pagarían?

Con base en cálculos suministrados por el Ministerio de Hacienda, este medio estimó el impacto que la reforma tendría en cada uno de los diez estratos que conforman la población costarricense según el nivel de ingreso de los hogares.

Estimación del impacto de la reforma fiscal por hogares.
Estimación del impacto de la reforma fiscal por hogares.

De los ¢422.000 millones que generaría la reforma, el 52% lo pagarían las 375.000 personas que integran el estrato más alto, el 10. Estos son los hogares que ganan un promedio de ¢3,4 millones.

De acuerdo con cálculos hechos por La Nación, cada uno de estos hogares tendrá que pagar en promedio ¢120.800 adicionales al mes en impuestos, lo que equivale a un 3,5% de su ingreso medio.

A este grupo, que además es el más pequeño y el que tiene menos miembros por hogar (2,46 en promedio), le afectarían cinco de las siete medidas que plantea la reforma para generar más ingresos: creación del IVA, el aumento del impuesto al salario, el incremento al impuesto de rentas de capital, el aumento al impuesto sobre los excedentes de asociaciones solidaristas y cooperativas y la introducción del impuesto sobre las ganancias de capital.

En segundo lugar, los hogares ubicados en el estrato 9 aportarían un 9,4% de la recaudación adicional. Estas son las familias que, en promedio, reciben unos ¢1,8 millones mensuales y que tendrían que desembolsar unos ¢21.600 extra al mes en tributos.

A estos núcleos familiares les afectaría el IVA, el aumento del impuesto al salario y el incremento al impuesto de rentas de capital.

En contraposición, el conjunto sobre el que recaería el menor monto es el de los hogares del estrato 1, con ingresos que rondan los ¢140.700 mensuales. Dichas familias aportarían un 0,8% de lo que genere la reforma.

Cada uno de esos hogares pagarían unos ¢1.800 adicionales al mes en impuestos, lo que equivalente a un 1,28% de su ingreso mensual. A ese grupo solo se les afectaría el IVA.

Los siguientes cuatro estratos también serían tocados solo por el IVA. Allí están los hogares con ingresos desde los ¢275.000 hasta los ¢653.000, los cuales desembolsarían unos ¢3.600 adicionales por mes.

Finalmente, las familias con ingresos entre los ¢832.000 y ¢1,2 millones quedan en un punto medio, por sus aportes con el IVA y el impuesto a las rentas de capital. Para cada una de ellas, el aporte adicional mensual oscilaría entre ¢7.200 y ¢10.700.

En el cálculo, Hacienda también contempló el aporte que harían los “No hogares”, donde incluye las compras de los turistas y las compras que las empresas no puedan descontar de su declaración de impuestos, por no estar relacionadas con su actividad productiva.

De ahí, el gobierno estima que obtendrá unos ¢82.500 millones, es decir, un 19,5% de la reforma.

Entre el estrato 10, el 9 y los “no hogares” se obtendría el 81% de la recaudación adicional que generará la reforma fiscal.

Al final, según la información aportada por el Ministerio de Hacienda, la expectativa es que las medidas para incrementar los ingresos tributarios generen al menos el equivalente al 1,28% del PIB.

“Eso es lo que con certeza podemos decir que con una buena probabilidad vamos a recaudar”, manifestó el viceministro de Ingresos, Nogui Acosta.

De acuerdo con el funcionario, a ese porcentaje deben sumarse cerca de dos puntos porcentuales por las medidas planteadas para la contención del gasto público, principalmente a través de la contención de las erogaciones en pluses salariales de los empleados estatales.

Los siete impuestos

El cálculo de generación de Hacienda contempla siete tipos de impuestos que crea o modifica la reforma tributaria. Se trata de los siguientes:

-Impuesto sobre el valor Agregado (IVA): Aportaría un 43% de la recaudación adicional. Reemplazaría al impuesto de ventas, con la misma tasa del 13% sobre productos y servicios, pero con tres tarifas reducidas: 4% por los servicios privados de salud (con devolución si se paga por medios electrónicos) y por boletos aéreos internos; 2% por los medicamentos y sus insumos y 1% por los productos de la canasta básica.

-Impuesto sobre el salario: Impuesto sobre la renta. Mantiene cobros del 10% y el 15% para los salarios de entre ¢799.000 y ¢1,2 millones, e introduce dos nuevos escalones, de 20% y 25%, para salarios superiores a los ¢2.103.000.

-Mercado financiero, o rentas de capital: Aumento del 8% al 15% del tributo sobre las ganancias que generen herramientas financieras como certificados de inversión o bonos de Gobierno.

-Remesas: Modificación a impuesto sobre envío de pagos por concepto de consultorías al extranjero. Se establece una tarifa del 25%.

-Utilidades y excedentes: Aumento del impuesto sobre los dividendos que generen los rendimientos de las cooperativas y de las asociaciones solidaristas. Hoy, la tarifa es un 5%; con la reforma, subiría hasta un 10%.

-Ganancias patrimoniales: Nuevo impuesto de 15% sobre las ganancias que las personas o empresas obtengan al vender propiedades, como casas, lotes, acciones, software o licencias.

-Pymes: Redistribución del cobro de impuesto sobre la renta a las pequeñas y medianas empresas. Ahora el cálculo se hará sobre las ganancias netas, no brutas.

Acosta apuntó que también habría ingresos por la introducción de la figura de renta global, un mecanismo que exigiría pagar más impuesto de renta a quienes más ingresos tienen. Implica incluir, en una sola canasta, la totalidad de los ingresos de un contribuyente aplicando una sola tarifa incluso sobre ingresos que hoy están gravados por separado.

No obstante, de acuerdo con el viceministro, por la naturaleza del impuesto es difícil calcular cuántos ingresos generará.

“No puedo tener un cálculo o un aproximado de cuánto podría ser. Lo que sí sé es que algo voy a recaudar”, dijo Acosta.

Así se hizo el cálculo

La Nación calculó los montos que pagará cada decil, por cada una de las modificaciones que plantea la reforma tributaria, a partir de la tabla de porcentajes proporcionada por el Ministerio de Hacienda.

En esta imagen, suministrada por el Ministerio de Hacienda, se detalla el aporte que haría cada decil de la población con la reforma fiscal.
En esta imagen, suministrada por el Ministerio de Hacienda, se detalla el aporte que haría cada decil de la población con la reforma fiscal.

En este documento, Hacienda detalla la metodología que utilizó para estimar cada porcentaje de la tabla.

Se parte del hecho de que cada punto porcentual de la producción equivale a ¢330.000 millones.

Usted puede acceder al desglose de los montos elaborado por La Nación, así como a la información sobre ingreso de los hogares que proporcionó el INEC, aquí:

En este archivo, además, puede consultar la versión actual del proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.