Daniela Cerdas E.. 15 abril
Henning Jensen Pennington, rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), dejará su cargo el 4 de mayo. Foto: Rafael Pacheco
Henning Jensen Pennington, rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), dejará su cargo el 4 de mayo. Foto: Rafael Pacheco

Henning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), decidió dejar su cargo para acogerse a una jubilación anticipada.

Así lo anunció el jerarca a la comunidad universitaria este miércoles, como lo confirmó a La Nación el vicerrector de la casa de enseñanza, Carlos Araya.

La decisión de Jensen se da a pocos días de que finalizara su gestión de ocho años al frente de la rectoría. Su periodo terminaba el 18 de mayo, pero él dejará el cargo el 4 de mayo.

"Mi más íntima y determinante motivación para jubilarme anticipadamente a partir del 4 de mayo del presente año, es mi afecto por la Universidad de Costa Rica y mi inconmovible convicción de que es una de las instituciones que vertebra la arquitectura de la nación costarricense", dijo el rector.

Jensen afirmó en su comunicado que, en este complejo entorno, se requiere de un gobierno superior universitario designado con la claridad normativa que establebe el Estatuto Orgánico, libre de toda especulación coyuntural.

La elección de un nuevo rector en la UCR estaba prevista para realizarse el viernes 17 de abril.

Sin embargo, en una resolución emitida el jueves 19 de marzo, el Tribunal Electoral Universitario (TEU) acordó suspender el proceso electoral de manera indefinida, “hasta que no haya alguna variación en las condiciones actuales de emergencia que enfrenta el país ante la pandemia de covid-19 que garantice un proceso seguro y democrático”.

El artículo 41 del Estatuto Orgánico explícitamente indica que en las ausencias definitivas y mientras se elige nuevo rector, el cargo lo ejercerá el vicerrector que escoja el Consejo Universitario.

“En estos días de cauteloso apartamiento físico, pero de intensa gestión laboral, mis reflexiones me han conducido a pensar que la mejor opción institucional es crear las condiciones para que pueda aplicarse este artículo 41 del Estatuto Orgánico, y ello solo puede acontecer mediante la anticipación de mi jubilación”, expresó el funcionario en el comunicado.

El rector estuvo al frente de la UCR desde el 18 de mayo de 2012 y fue reelecto el 18 de mayo 2016 para el periodo que vencerá el próximo mes.

Gestión

La salida de Jensen se da a pocas semanas de que los diputados presenten el informe sobre la sostenibilidad del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), que financia la operación de la UCR, la Universidad Nacional (UNA), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Jensen fue llamado a comparecer en varias ocasiones ante la Comisión legislativa que investigó el uso del Fondo.

Durante sus ocho años al frente de la UCR, el rector enfrentó críticas por el manejo del presupuesto universitario (cerca del 80% se gastaba en salarios) y por la insostenibilidad de las finanzas que creó el crecimiento vegetativo de las anualidades.

En noviembre del 2019, reconoció en la Comisión del FEES, que pagar un 3,75% de anualidad sobre el salario bruto (base más pluses) a los docentes es “insostenible” para la Universidad de Costa Rica (UCR).

En ese mismo mes, el jerarca universitario estuvo en medio del conflicto en torno al enfrentamiento de estudiantes con policías que levantaban un bloqueo sobre la carretera de Circunvalación, frente a la Facultad de Derecho, en Montes de Oca.

Inicialmente, prometió investigar los hechos, pero luego dijo desconocer pruebas de laboratorio que confirmaran el uso de combustible, a pesar de las evidencias en video.

Jensen junto a otros rectores también fueron centro de la polémica el año pasado por motivar a los estudiantes a marchar en defensa de becas supuestamente en peligro dado el compromiso con Hacienda de utilizar 70.000 millones del FEES en infraestructura y equipamiento, y no en gastos corrientes.

Luego, reconocieron que no había tal peligro y de hecho, tenían mecanismos para atender esa disposición sin que peligraran las becas y otros gastos ordinarios.

Además, hizo frente a denuncias contra algunos de sus subalternos por acoso sexual, así como reclamos por la débil normativa internas en torno a esas conductas.

Igualmente, el rector ha estado en el centro de la palestra por la defensa de la autonomía universitaria en el manejo de sus finanzas, lo que lo ha enfrentado con la Contraloría General de la República y el Ministerio de Hacienda.

La autonomía también ha sido el argumento para tratar de eximir a la educación superior pública de la reforma fiscal, aprobada en 2018. El tema todavía está pendiente de resolución en la Sala Constitucional.

Jensen deja la UCR en una situación de “crisis” porque se proyecta un déficit de ¢25.782 millones en cinco años. Lo anterior consta en un acta 6298 del Consejo Universitario de la institución.

La proyección de ingresos para el 2024 es de ¢327.606 millones y la de gastos es de ¢353.289 millones.

Las 24 medidas para la contención del gasto que se han aplicado desde el 2014, resultaron “insuficientes” según las palabras del mismo rector.