Data

Cuatro áreas de salud lideran vacunación contra covid-19 ¿Cuál es el ‘secreto’ ?

Estrategias específicas según características de la comunidad y trabajo con líderes comunales han sido clave. Además, población estaba ansiosa de protegerse

Desde que la vacunación contra covid-19 comenzó en Costa Rica, hay áreas de salud que tomaron la delantera y en este momento no solo ya lograron vacunar a toda su población, sino que sobrepasaron sus proyecciones de alcance, mientras que a nivel nacional la cobertura está en 76,7% de mayores de 12 años con esquema completo.

“Ya son tan poquitos los que nos quedan por vacunar que hasta tenemos una lista con nombres, apellidos y los vamos a buscar directamente a la casa y nos quedamos hablando con ellos lo que sea necesario para evacuar dudas”, recalcó José García, director médico del Área de Salud de Nandayure, en Guanacaste.

Una situación similar ocurre en Hojancha, también Guanacaste, donde según el director médico, Randall Alvarado, solo quedan unas 90 personas por vacunar. En Hojancha, además, tienen más de una semana sin casos activos de covid-19.

A Hojancha y de Nandayure, ambas de la región Chorotega, se suman San Rafael de Puntarenas y Zapote-Catedral, en San José. Otras comunidades con más de un 85% de mayores de 12 años que tienen ambas dosis son San Rafael de Heredia, Alajuela Central, Parrita, Heredia-Cubujuquí, Atenas, Colorado y Ciudad Quesada.

La Nación conversó con representantes de las cuatro áreas que van a la cabeza. Todos coinciden en que la acción de la población fue vital, pues no hubo resistencia y las personas, por el contrario, llamaban para solicitar su dosis cuanto antes. Además, hubo coordinación para llegar a quienes por distancia u horarios de trabajo se les complicaba.

Nandayure

Si se toman en cuenta las proyecciones actuariales de población mayor de 12 años a 2021, este cantón guanacasteco ya alcanzó y sobrepasó la población meta. El 106,1% de la población contemplada en un inicio ya tiene dos dosis. En el camino se dieron cuenta de que había más habitantes en el cantón y a todos se les convenció de vacunarse.

Esta es el área de salud más pequeña de la región Chorotega, con solo 11.000 habitantes, pero están dispersos en 600 kilómetros cuadrados, que tienen área costera a ambos lados del golfo de Nicoya, montañas y sitios de difícil acceso. Allí tuvieron que echar mano de cuadraciclos, caballos y de la labor de líderes comunales.

Para José García, uno de los secretos radica en que son parte de la Zona Azul de longevidad y los centenarios son vistos como ejemplo. Todos ellos quisieron vacunarse y ese hecho motivó al resto de la población.

“Empezamos igual que todo el mundo, casi no había dosis. Empezamos con 24 frascos, eso no son ni 150 dosis. Los mayores de 100 años no se negaron, los mayores de 80 más bien llamaban a preguntar qué día los vacunábamos, eso ayudó a motivar a los menores”, señaló el jerarca.

A esto se le une una particularidad y es que para este 13 de diciembre, solo se suman dos casos activos. El seguimiento a cada caso positivo también ayudó a que no hubiera un solo caso activo.

“Este año tuvimos un pico en julio-agosto, pero curiosamente, cuando llegamos al 80% se desplomaron los casos. Cuando se pasó el 80% fue muy evidente el bajonazo. Cuando nos acercamos al 90% dejamos de tener casos por tres semanas, y después llegaron tres casos del extranjero”, afirmó.

Esos tres casos estaban asintomáticos, pero se aislaron y no contagiaron a nadie más. Ahora, con la tercera dosis, García confirma que hay personas llamando desde hace semanas para pedir que por favor los inyecten.

Zapote-Catedral

A más de 160 kilómetros de distancia, en pleno centro de San José, Zapote-Catedral también destaca como una de las zonas que desde un inicio lideró el proceso de vacunación. Con una población adscrita que supera más de tres veces la de Nandayure, los zapoteños ya suman un 104,5% con ambas dosis, pues también había más gente de lo que sus proyecciones indicaban.

En este área, al igual que en los anteriores, la población reticente a la vacuna fue muy escasa y eso les permitió avanzar muy rápido.

“Para agosto, ya teníamos prácticamente toda la cobertura de mayores de edad con una dosis y comenzamos a darle fuerte al grupo de adolescentes”, manifestó Cristina Vásquez, directora médica.

Aquí se inoculó en jornadas de fin de semana e incluso en horario vespertino entre semana para llegar a más población. Además, se realizaron alianzas con centros comerciales y otros establecimientos que se convirtieron en centros de vacunación y así captaron más gente, sin descuidar los de las áreas de salud.

Además, la jerarca señala que otro factor ayuda: ella es “la pedigüeña” de la región Central Sur de la CCSS (compuesta por las partes urbanas de San José y Cartago). “Si a alguna área de salud le sobran dosis, yo siempre pido que me las manden y yo las coloco. La vacunación es abierta, se acepta gente de todos lados”, dijo.

Para Vásquez, el trabajo en equipo de todos los departamentos de la clínica más la colaboración del Ministerio de Salud, municipalidad, iglesias y comercios, son vitales para esto.

San Rafael de Puntarenas

En el Pacífico Central, en medio de áreas con baja inoculación, San Rafael de Puntarenas destacó desde el inicio de la campaña. Allí, 101,8% de la población mayor de 12 años está con una cobertura completa.

“Aquí siempre han estado anuentes a la vacunación, siempre estuvieron muy interesados. No tuvimos que luchar para convencer a muchas personas, más bien pasaban a preguntar a cada rato para que los incluyeran en lista”, aseguró Kimberly Arguedas, quien trabaja en las campañas de vacunación de este centro de salud.

En esta zona, de acuerdo con Cecilia Barrantes, supervisora de Enfermería de la región Pacífico Central, la población de esta zona es más reducida (poco más de 14.000), también más educada y buscaba la información.

Ahora, con las vacunaciones de refuerzo de adultos mayores, ambas señalan que tienen listas de personas a la espera “ya casi está llena la primera semana”, puntualizó Arguedas.

Hojancha

El cuarto lugar en vacunación lo tiene el primer cantón costarricense en mostrar cero casos activos. Su población es de solo 7.500 habitantes, pero con áreas muy diferentes: una reserva indígena, una longevidad que los convierte en Zona Azul, unos sitios montañosos y otros cercanos a la playa. Aquí, el 88,8% de los vacunables ya completó su esquema.

Campañas activas los fines de semana, en la noche y casa por casa son parte del éxito.

“Ya no hay gente que vacunar. El que no ha querido, que es muy poco, se ha ido casa a casa a preguntar. Enfermería sacó listas e informes para identificar quiénes no querían vacunarse”, dijo.

El llegar a cero casos activos no solo es producto de vacunación, también de aumentar el tamizaje y búsqueda de casos.

“En estos meses, cuando ya nos quedaban muy poquitos casos, le hicimos casi una persecución a los contactos para monitorear si en algún momento salían positivos y no fue así”, señaló García.

Los centenarios también han sido ejemplo. García cuenta la historia de una pareja en el que ambos tienen más de 105 años, y sus hijos se negaban a inmunizarlos, ellos tomaron la decisión de hacerlo. “La semana pasada el señor de esa pareja nos llamó preguntando por su tercera dosis”.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

Natasha Cambronero

Natasha Cambronero

Editora de la Unidad de Investigación y Análisis de Datos. Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Licenciada en Comunicación de Mercadeo y periodista graduada por la Universidad Latina. Recibió el premio de La Nación como “Redactora del año” en el 2016.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.