Salud

Mitad de la población sin vacunar se concentra en 13 áreas de salud

174.000 personas, el 47% de las no vacunadas del país con ninguna dosis, están en zonas populosas de la GAM o de la costa pacífica

El 47% de la población vacunable –personas de 12 años o más– que no tiene ninguna dosis de protección contra el virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19, se concentra en solo 13 de las 105 áreas de salud en que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) divide la atención del país.

Se trata de 174.000 personas que viven, principalmente, en zonas populosas de la Gran Área Metropolitana (GAM) o de la costa del Pacífico, algunas de ellas, con altos índices de violencia. La comunidad más rezagada es Barranca, en Puntarenas, donde el 35,6% de sus habitantes no ha recibido ni una inyección.

La segunda con mayor atraso es el área de salud conocida como Goicoechea 1, que atiende a los vecinos de Los Cuadros, Ipís, Purral, Mata de Plátano, Bella Vista, Américas y Jaboncillal. Allí el porcentaje de no inmunizados asciende al 32,6%, es decir, una tercera parte.

Y además de Barranca, en Puntarenas, aparece Chacarita. En estas dos zonas se registra, en los últimos años, una ola de asesinatos vinculada con el narcotráfico. Esparza y Quepos, también en la Puntarenas, son parte del grupo de los 13.

Aparecen, igualmente, cinco áreas de salud populosas, con más de 50.000 habitantes: Desamparados 2 –que abarca El Llano, Higuito, Jericó, San Miguel, San Rafael Arriba y San Rafael Abajo–, Aserrí, Tibás (sector atendido por Coopesain) y Alajuelita, en San José. También Liberia, en Guanacaste.

De Heredia solo aparece Horquetas-Río Frío, en Sarapiquí. Mientras que las dos restantes son de San José: San Francisco-San Antonio (Coopesana) y San Sebastián-Paso Ancho (Asemeco).

Esas 13 áreas de salud, que representan el 12,4% de las 105, aglutinan, en conjunto, a esas 174.000 de las 369.658 personas no vacunadas del país, según un análisis de La Nación con datos de la CCSS. En términos relativos, eso se traduce en un 47%. Estos números no incluyen a personas inoculadas en el extranjero, dado que los datos del Ministerio de Salud no se asignan a las áreas de salud de la seguridad social.

Nueve de esos establecimientos son administradas por clínicas o Ebáis de la CCSS y solo cuatro por cooperativas de salud privadas.

En promedio, a nivel nacional, solo el 8,6% de la población vacunable no tiene ninguna vacuna contra la covid-19. En estas otras zonas los porcentajes están cercanos al triple e incluso al cuádruple del promedio nacional.

El 91,4% restante de los habitantes costarricenses y residentes se divide de la siguiente manera: el 14,7% tiene una dosis, el 75,8% dos dosis y el 0,9% tres dosis. Este último porcentaje es del personal de primera línea de atención, que son los más propensos al contagio.

Esfuerzos

En el caso de Barranca, que es el área de salud más rezagada, la enfermera de ese establecimiento, Brigitte Ramírez Rodríguez, explicó que ese sitio es el más populoso de la región Pacífico Central y que la situación socioeconómica genera todo un reto para los equipos vacunadores.

“Es más preocupante para la población buscar qué comer que irse a vacunar”, resumió. En esta zona también hay adultos mayores que no tienen personas que los cuiden y lleven a centros de salud. “No ha sido un problema de accesibilidad, es de actitud”, añadió.

Para Ramírez, la cantidad de población es determinante, dado que no es lo mismo avanzar un punto porcentual en un área de salud populosa y con situaciones sociales complejas, a otra en la que hay poca población, no muy dispersa y en la que sí hay una anuencia a inmunizarse.

Cecilia Barrantes, supervisora de enfermería de la región Pacífico Central, agregó que, desgraciadamente, en sitios como Chacarita y Esparza las informaciones falsas y alarmistas de posibles efectos secundarios de las vacunas han alejado a las personas. En este último lugar, la influencia de algunas iglesias evangélicas y de otras denominaciones ha disuadido a las personas para vacunarse.

De momento, en las zonas que tienen menor vacunación, los esfuerzos se mantienen: perifoneo, ir casa por casa, publicaciones en redes sociales y llevar las campañas a los lugares donde más se reúne la gente. Las personas que trabajan en las áreas de salud conocen a su población y sí han logrado convencer a algunos, pero son conscientes de que quedan los más difíciles.

“Todos los días seguimos vacunando personas por primera vez, cada vez son menos. Ya el que se quiso vacunar, se vacunó, ahora quedan quienes poquito a poco se van convenciendo”, afirmó la enfermera Ramírez.

Cecilia Barrantes aseguró además que las esperanzas no se pierden: “Hace poquito se vacunó una pareja de pastores ya adultos mayores y de riesgo, en Esparza. Ese testimonio movió a más personas”.

Arriba en la tabla

A la inversa, hay 12 áreas de salud que tienen a toda su población vacunada con al menos una dosis. Aunque al menos tres de cada cuatro habitantes ya completaron el esquema de protección contra la covid-19.

La clínica Carlos Durán, del establecimiento de Zapote-Catedral, es la que va a la cabeza. En ese lugar el 100% de la población tiene las dos vacunas. Lo mismo pasa con Nandayure, en Guanacaste, y San Rafael de Puntarenas.

Ciudad Quesada y La Fortuna, en San Carlos, entran en ese grupo que lidera la lista, al igual que Cóbano, Parrita, Osa y Garabito, en Puntarenas. Y, por último: Mata Redonda, en San José; Alajuela Central, en Alajuela; y San Rafael, en Heredia.

En términos generales, 26 áreas de salud ya tienen a más del 80% de su población vacunable con dos dosis. Ese porcentaje es la meta que pretende alcanzar el país para conseguir la inmunidad colectiva.

Estos datos no contemplan a los inoculados en el extranjero, pues la CCSS no los ha inscrito dentro de las estadísticas de cada área de salud. Según datos del Ministerio de Salud, al 7 de diciembre, 48.347 costarricenses completaron el esquema fuera del país y 4.418 recibieron solo una dosis y vinieron a ponerse la otra aquí.

Los estimados de habitantes, según cada área de salud, fueron hechos por la Caja con base en las proyecciones de población del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) para el 2021. Si bien las personas pueden vacunarse en un lugar muy diferente del área de salud donde vivan o donde estén adscritas, la información siempre aparecerá según el sitio de adscripción.

Natasha Cambronero

Natasha Cambronero

Editora de la Unidad de Investigación y Análisis de Datos. Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Licenciada en Comunicación de Mercadeo y periodista graduada por la Universidad Latina. Recibió el premio de La Nación como “Redactora del año” en el 2016.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.