Salud

¿Cuándo llegará el fin de esta ola de covid-19? Demógrafo proyecta tres escenarios

Análisis del especialista Luis Rosero estima que pico de esta ola podría llegar entre 10 y 30 días, mantenerse durante bastante tiempo y luego comenzar a bajar

Esta semana se observaron los números más altos de casos reportados de covid-19 desde que empezó la pandemia. En dos días se llegó a más de 3.000. También hubo máximos en hospitalizaciones y, por primera vez, se alcanzaron cifras superiores a 30 decesos diarios en tres ocasiones (dos días con 32 muertos, uno con 33).

¿Esto quiere decir que ya estamos en el “pico” de esta ola pandémica? ¿Cuánto tiempo duraremos en llegar nuevamente a un “valle” o punto bajo?

Estas preguntas son complejas y su respuesta no es sencilla, según el demógrafo y salubrista público Luis Rosero.

En su más reciente análisis sobre la transmisión del virus, él proyecta tres escenarios distintos: uno optimista, uno neutro y uno pesimista.

“Es importante subrayar que alcanzar el pico de la ola pandémica o, como también se suele decir, ‘aplanar la curva’, no significa de ninguna manera que la ola ha finalizado”, advirtió el investigador del Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica (CCP-UCR).

“Es apenas el principio del fin, el cual puede ser de larga duración como aprendimos en Costa Rica con la ola previa que, en vez de un pico, tuvo una extensa meseta de setiembre a diciembre”, añadió.

Los escenarios se basan en la tasa de contagio o tasa R, la cual es un indicador que señala, en promedio a cuantas personas infectaría un portador del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19.

Si este es superior a 1, significa que la curva va en ascenso, si es igual a 1 la curva se mantiene, y si es menor a 1, esta va en descenso.

El cálculo de Rosero ubica este fin de semana a R en 1,12, en donde un grupo de 100 portadores le pasaría la infección a 112. Este es un número mayor, luego de tener 1,09 la semana anterior y de haber estado a la baja desde mediados de abril, por lo que el futuro es incierto.

“Es muy pronto aún para decir que esta pausa es el inicio de una tendencia de estancamiento o retroceso en esta tasa, la cual sería muy problemática”, cita el reporte.

Para que se comience a bajar de este pico, la tasa de contagio debe llegar al umbral R=1. De lo contrario, la cifra de casos seguirá aumentando y la situación seguirá agravándose.

“Si en los próximos días no se reanuda la tendencia a la baja de R, las autoridades tendrán que considerar medidas sanitarias adicionales para reducir la circulación y reunión de personas, con todo y el alto costo económico y social que ellas implican”, afirmó Rosero.

Escenario optimista

Las proyecciones en este supuesto indican que se alcanzaría el umbral R=1 el próximo 21 de mayo.

En ese escenario la curva registraría unos 2.600 casos dentro de un mes y llegaría a los 700 en dos meses.

Aunque con el optimismo, este escenario también refleja aumentos en la ocupación hospitalaria.

“La ocupación actual de casi 1.350 camas aumentará en 13% a 1.520. En el mismo porcentaje aumentará la necesidad de camas UCI para llegar a 560. Estos máximos se alcanzarían hacia el 27 de mayo”, señala el documento.

Los fallecimientos en este escenario rondarían los 23 diarios a inicios de junio y los cinco a mediados de julio.

Escenario neutro

Rosero califica este escenario como el más realista. Aquí, el pico máximo se alcanzaría el 31 de mayo.

Para dentro de un mes se llegaría a los 2.800 casos, y para dentro de dos, a los 1.000.

No obstante, esto podría cambiar si esta parte de la curva se extiende por varias semanas, como sucedió a finales del año pasado.

Las hospitalizaciones podrían aumentar un 25%, para un aproximado de 1.688.

En cuanto a los fallecimientos estos podrían rondar los 27 a inicios de junio y los 11 a mediados de julio.

Escenario pesimista

En el peor de los escenarios la curva alcanzaría su pico el 10 de junio.

Bajo este escenario, se tendrían 3.100 casos promedio en un mes.

“Como referencia, el pico máximo de la previa curva pandémica de 1,200 casos diarios alcanzados por Costa Rica en septiembre del año pasado, mucho menor que los tres escenarios proyectados”, subraya el informe.

Pero también hay buenas noticias: “estos escenarios de proyección son dramáticamente menos graves que los de semanas recientes cuando existía la posibilidad de que el país llegara incluso a cerca de 10.000 casos diarios”, expresó el investigador

En este tercer escenario, las hospitalizaciones aumentarían en un 35%, y llegarían a 1.823.

En cuanto a las muertes, se esperan 27 diarias a inicios de junio y 18 a mediados de julio.

¿Cuándo llegará el final de la ola?

Un aspecto es cuándo llega una ola al pico y cuánto dura en este antes de empezar a bajar, y otro, saber cuándo termina la ola.

Para el especialista, no existe un criterio de aceptación universal para identificar el fin de una ola o que el nivel de contagio es lo suficientemente bajo como para efectuar actividades de todo tipo.

La Unión Europea habla de 50 casos diarios por millón de habitantes, lo que para Costa Rica significa estar por debajo de 250 casos diarios.

“Este umbral de 250 casos diarios podría alcanzarse a mediados de agosto en el escenario optimista o en setiembre en los otros dos escenarios. Solo entonces podría decirse que esta ola pandémica ha quedado atrás”, expresó Rosero.

“Antes de llegar a ese punto sería contraproducente levantar las restricciones sanitarias de movilidad y aforo que permitieron reducir la tasa de contagio”, agregó.

Aportar desde ‘nuestro metro cuadrado’

Hay una buena noticia que ayuda a que las muertes bajen más en cualquier escenario: la vacunación de los adultos mayores, personas en las que la letalidad es mayor, ya muestran menos contagios y esto repercutirá positivamente en el número de decesos.

Pero esto no es suficiente. Para el investigador, la llegada al pico es un momento de, al mismo tiempo, celebración y extrema precaución. Es cuando la situación empezará a mejorar, pero es también el tiempo de máximo peligro en el que la circulación del virus está al tope.

El informe recalca que hay muchas acciones que las personas pueden tomar para bajar la carga de casos.

“Asistir a reuniones con personas que no residen con uno antes de que termine la ola pandémica representa un riesgo elevado de contagiarse y transmitir el contagio a otros, sobre todo si uno aún no está completamente vacunado”, insistió Rosero.

“Debe, por tanto, disuadirse la organización de reuniones o actividades que produzcan aglomeraciones de personas, como bodas, fiestas, convenciones o conciertos mientras el país se encuentre todavía en esta ola pandémica”, concluyó.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.