Irene Rodríguez. 30 abril
El Hospital Nacional de Niños solo ha tenido a cuatro menores en con este síndrome en cuidados intensivos. Ninguno ha fallecido. Foto: Oficina de comunicación HNN
El Hospital Nacional de Niños solo ha tenido a cuatro menores en con este síndrome en cuidados intensivos. Ninguno ha fallecido. Foto: Oficina de comunicación HNN

El Hospital Nacional de Niños (HNN) ha atendido a 32 menores que, días después de su infección con covid-19, presentan una condición inflamatoria en varios órganos del cuerpo.

Dicha condición se conoce como Síndrome Inflamatorio Multisistémico Infantil por Covid (MIS-C, por sus siglas en inglés).

Rolando Ulloa Gutiérrez, pediatra infectólogo que ha estudiado de cerca el fenómeno, explicó a La Nación sus alcances.

Es un síndrome inflamatorio porque, por razones que aún no se tienen claras, una acción del virus inflama diversas partes y órganos del cuerpo.

Además, es multisistémico porque ocurre en varios sistemas del cuerpo a la vez: involucra el sistema circulatorio, el cardiovascular, el gastrointestinal y el respiratorio.

Ulloa reconoce que, al ser un fenómeno tan raro, no se sabe por qué se da en los menores ni quiénes son más propensos, pero diferentes grupos de investigación alrededor del mundo buscan entenderlo.

El fenómeno es muy raro. Estos 32 menores afectados representan el 0,15% de los 20.864 casos de covid-19 reportados en el país en menores de edad hasta el jueves.

“Los casos se presentan en promedio, cuatro semanas después de la infección. El mayor problema que registran son problemas cardiovasculares”, manifestó Ulloa.

La gran mayoría se da en niños muy saludables y sin factores de riesgo. Pero Ulloa recuerda que es sumamente infrecuente y que el HNN tiene todas las condiciones para atenderlos.

Los 32 menores requirieron hospitalización, porque necesitan un tratamiento específico que solo puede darse en un centro de salud especializado como el HNN.

Cuatro de ellos necesitaron de cuidados intensivos. Ninguno ha fallecido.

(Video) Síndrome infantil crónico de covid-19

Atención a las señales

Este síndrome es muy raro, pero los médicos piden a los padres estar atentos a algunas señales que podrían indicar la presencia del MIS-C.

“Una familia sabe qué es lo normal cuando su chiquito está enfermo. Y sabe cuándo las cosas se salen de lo normal; ese es el momento de consultar”, recalcó Ulloa.

El especialista detalló las señales a las que los padres deben estar atentos, incluso cuando los menores ya tengan un estatus de recuperados de covid-19. Estas son:

Para determinar si un niño presenta esta condición, primero se comprueba si tuvo covid-19. Si no hubiera un diagnóstico previo, se le hace una prueba de PCR y una de anticuerpos.

Esta última prueba puede ser decisiva, porque si ya pasaron más de cuatro semanas de la infección, una prueba PCR podría dar negativa.

Pero una de anticuerpos demostraría si la persona tuvo anteriormente la infección.

En otros países de la región el 2% de los pacientes con MIS-C fallece. En Costa Rica esto no es así. Ulloa lo atribuye a que la seguridad social permite un mayor acceso a atención especializada.

Otra razón es que el tratamiento puede ser caro para otros países, y en el nuestro sí está disponible y hasta el momento se le ha podido suministrar a todos.

Una de las complicaciones más comunes es la disfunción del miocardio, el músculo del corazón falla y esto va desencadenando problemas en otros órganos y sistemas.

El raro síndrome en algunos menores con covid-19

Los especialistas bautizaron a esta condición como Síndrome Multisistémico Inflamatorio en Niños (MSIC-C, por sus siglas en inglés). Esto se ve en una minoría de los pacientes pediátricos.

FUENTE:OMS,CDC, Rolando Ulloa, pediatra    INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

Variedad de edades y de todas las provincias

Los menores atendidos en el HNN han tenido edades entre los dos meses y los 12 años; el promedio de edad ronda entre los seis y los ocho años.

Los pacientes han llegado de todas las provincias: 12 de San José, cinco de Alajuela, tres de Heredia, cuatro de Cartago, dos de Puntarenas, dos de Guanacaste y cuatro de Limón.

El primero de los casos se observó en agosto pasado. Durante el resto del 2020 se observaron 24 casos. Los ocho restantes se han visto en 2021.

En nueve de los casos no se encontró un nexo, es decir, no se sabe quién contagio al menor o dónde se infectó.

El tratamiento

Lo primero que se trata es la inflamación y, posteriormente, varía según las manifestaciones del menor.

Uno de los fármacos que se les da es la gammaglobulina intravenosa o inmunoglobulina G intravenosa.

Las globulinas son un grupo de proteínas de la sangre. Su aplicación ayuda a bajar la infección.

En algunos casos, dependiendo de cómo esté el paciente, también se tratan con esteroides. El más utilizado es una inyección de una sustancia llamada metilprednisolona.

Algunos de estos pacientes pueden tener una mayor tendencia a sufrir coágulos o trombos, por lo que se les administra anticouagulantes.

Como muchos de ellos registran problemas cardíacos se les hacen electrocardiogramas.

Una vez dados de alta, se les llama periódicamente para ver cómo están y se les realizan otros análisis.

Al tratarse de una afección tan nueva (el primer paciente ingresó hace ocho meses), todos los menores siguen bajo monitoreo del HNN.

Prevención

¿Cómo hacer para que un niño no presente esto? Ulloa tiene la respuesta clara: “la única forma de evitar el MIS-C es evitar la covid-19, si el niño no se enferma no presentará esta condición.

¿Y cómo se hace esto? La receta no ha cambiado. La protección para el menor es algo en lo que debe participar todo el grupo familiar.

Una buena higiene de manos, no participar de aglomeraciones, preferir lugares bien ventilados y con aire fresco, utilizar la mascarilla rigurosamente y mantener distancia con las personas que no viven bajo el mismo techo, son medidas necesarias que debe cumplir toda la familia.