Fabrice Le Lous, Giovanni Cordero. 17 noviembre, 2018
Eduardo Li. Foto: Marcela Bertozzi

En los últimos días ha sonado fuerte el nombre de Eduardo Li o conocido como “El Chino” Li. El protagonista tico del #FIFAGate disfrutará pronto de una peculiar libertad tras el escándalo mundial del fútbol de 2015, e incluso él mismo aseguró que espera volver “pronto” a Costa Rica. Si hasta aquí no tenés idea de qué te hablamos, tranquila o tranquilo, pues te traemos un tutorial paso a paso para comprender cada detalle que rodea al otrora presidente de la Fedefútbol.

¿Quién es Eduardo Li?

Li, de 60 años y de origen chino, es un puntarenense de nacimiento que estudió ingeniería civil en México y terminó como presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol).

En 2014, tras el éxito de la Sele en el Mundial de Brasil, fue elegido como uno de los personajes del año por La Nación, y durante la entrevista se declaró “100% porteño”. Ese año supimos que fue “sobreprotegido” en su adolescencia y que baila bien el merengue.

En 2002 Eduardo Li Sánchez se hizo presidente del equipo Municipal Puntarenas en Segunda División. Dos años más tarde, en 2004, compró una franquicia de Primera División y fundó el Puntarenas FC. Su éxito con el equipo coincidió con una desastrosa participación de la Tricolor en Alemania 2006, y ese año fue elegido como presidente de la Fedefútbol para ver si inyectaba positivismo y buenos resultados en la Sele.

En 2011 fue reelecto para el cargo y en el mencionado perfil como personaje del año de 2014, publicado en La Nación, se le preguntó por qué no recibía salario como presidente del máximo órgano del fútbol nacional. “El Chino” dijo:

“Yo tuve mis trabajos como ingeniero y además, gracias a bienes patrimoniales tengo varias empresas, de ellas vivo. Desde que estaba en el colegio me convertí en un hombre de metas y cada vez creo más en lo que le puedo aportar al fútbol del país”.

Contratación del técnico Ronald Mora en Puntarenas, equipo presidido por Eduardo Li antes de 2006. Foto: La Nación.
¿Qué es el #FIFAGate y qué tiene que ver Li con eso?

Tiene mucho que ver. Veamos:

El #FIFAGate es un escándalo deportivo y corporativo que estalló en 2015, cuando la J usticia de Estados Unidos, coordinada con la Justicia de Suiza, irrumpió en un hotel de Zúrich y arrestó a altos funcionarios del fútbol mundial (9 de ellos funcionarios de la FIFA) por cargos de sobornos, fraudes y lavado de dinero.

Entre los detenidos estaba el tico Eduardo Li, entonces presidente de la Fedefútbol, como ya te dijimos. El escándalo, basado en una investigación de 15 años, provocó la expulsión de los presidentes de la FIFA (Joseph Blatter) y de la UEFA (Michel Platini).

Un manojo de empresas de mercadotecnia y gestión de eventos como Traffic Group (no olviden este nombre) se vio directamente ligado a los delitos imputados. Algunas sentencias de los acusados, como la de Eduardo Li, acaban de ser leídas públicamente en Estados Unidos.

A este caso se le conoció como FIFA Gate (#FIFAGate), haciendo alusión al escándalo político Watergate de los años 70 en Estados Unidos. En redes sociales se le antepuso la etiqueta o numeral para su difusión.

Eduardo Li estuvo preso unos meses y luego tuvo libertad supervisada. Se conoció que cooperó con la Justicia estadounidense y su sentencia se vio reducida.

Joseph Blatter, expresidente de FIFA señalado durante el FIFAGate.
Joseph Blatter, expresidente de FIFA señalado durante el FIFAGate.
Pero... ¿qué hizo Eduardo Li?

Vayamos pasito a pasito, con línea de tiempo.

Mayo de 2015 a diciembre de 2015: Encarcelamiento en Suiza

27 de mayo 2015: Eduardo Li es arrestado en Suiza en el hotel de cinco estrellas Baur au Lac, en Zúrich, ciudad sede de la FIFA.

Por 205 días el tico permanece en una pequeña prisión en el barrio Winterthur de Zúrich. Solo podía tener una visita por semana de alguien que no fuera su abogado, y entre sus derechos estaba una sola hora para salir al patio exterior por día.

28 de setiembre 2015: El gobierno Suizo aprueba la extradición de Eduardo Li a Estados Unidos para comenzar su juicio. Fijan la fecha del viaje para el 8 de diciembre de ese año.

4 de diciembre 2015: El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusa a Eduardo Li de exigir sobornos por más de $600.000 de la empresa Traffic USA a cambio de la transmisión de los partidos de la Sele para la eliminatoria a Qatar 2022.

8 de diciembre 2015: Li abandona Suiza y es llevado a Nueva York, Estados Unidos.

Diciembre de 2015 a marzo de 2016: Encarcelamiento en Nueva York

8 de diciembre 2015: Eduardo Li es encarcelado en el Centro Metropolitano de Brooklyn, Nueva York, donde pasará 82 días. Se le acusa de 14 cargos penales.

18 de diciembre 2015: El tico comparece ante un juez de la Corte Federal en el Distrito Este de Nueva York y afirma que es totalmente inocente de los 14 cargos en su contra.

8 de marzo del 2016: Li recibe el beneficio de arresto domiciliario.

Marzo 2016 a octubre de 2016: Arresto domiciliario en Nueva Jersey

Por 230 días Eduardo Li está arrestado en un apartamento en Nueva Jersey. Su morada está equipada con cámaras de vigilancia y alarmas en las puertas. Solo tiene permiso para salir a audiencias en la Corte, ir a actividades religiosas y asistir a un gimnasio, y solo puede viajar en un perímetro de 70 km con el permiso de un juez.

27 de abril 2016: El tico gana un fallo para que dos aseguradoras paguen sus gastos legales, algo a lo que se negaban.

7 de octubre 2016: Eduardo Li acepta su culpabilidad en los cargos de conspiración de crimen organizado, participación en un esquema de fraude electrónico y conspiración en fraude electrónico, todo parte del FIFAGate.

OJO: Li solo admite 3 de los 14 cargos en su contra. Entre estas acusaciones, Li admite haber utilizado facturas falsas para apropiarse de $90.000 del Mundial Femenino 2014, y haber aceptado el pago de sobornos para ceder los derechos de transmisión y mercadeo de los partidos eliminatorios para la Copa del Mundo Qatar 2022. También admitió haber aceptado un soborno para que la Selección cambiara la marca de su indumentaria.

Octubre de 2016 a noviembre de 2018: Libertad condicional en Miami

19 de octubre 2016: La jueza Pamela Chen autoriza a Li a mudarse a Miami como parte de un cambio en las condiciones de libertad condicional. Hasta el día de su sentencia Li se mantiene en un apartamento familiar en Miami, Florida.

27 de abril 2017: El tico recibe la aprobación de la jueza para que se le retire un brazalete electrónico GPS que llevaba en su tobillo y lo monitoreaba las 24 horas del día.

21 de febrero 2018: La empresa panameña Mimo International acepta haber sobornado al expresidente de la Fedefútbol por un monto de $500.000 para convertirse así en la empresa suplidora de equipo deportivo de la Selección Nacional. La empresa dice que el monto y la idea del soborno fue ideada por el mismo Li.

1 de junio 2018: La Nación revela tener pruebas de varias transferencias por un total de $172.000 que salieron de cuentas de la Fedefútbol con el objetivo de comprar 8.000 balones y 5.000 uniformes. El dinero fue enviado a una empresa con nexos con el caso FIFAGate, y el equipo requerido nunca fue visto en la federación. ¿Dónde terminó ese dinero? Tal vez nunca lo sepamos.

13 de noviembre 2018: La Justicia de Estados Unidos aprueba la libertad supervisada para Eduardo Li por un período de 2 años.

Se supo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos le ha cobrado a Eduardo Li como un total de $995.300 (casi $1 millón) por diferentes rubros hasta la fecha.

OJO 2.0: ¿Recuerdan que Li estaba acusado por 14 cargos penales y no solamente 3? El tico logró un acuerdo de cooperación con la Justicia de Estados Unidos en el caso FIFAGate y favoreció así tener menos meses de prisión y jaquecas. Se espera que en los próximos días la Justicia norteamericana suba a internet la sentencia de Li, leída el pasado 13 de noviembre, y se conozcan muchos más detalles del caso.

¿Qué es la “libertad supervisada” de la que disfruta Li?

Según la Oficina de Defensores Federales de Nueva York, la “libertad supervisada” puede llegar a ser muy parecida en la práctica a la libertad condicional, ya que los límites de esta se basan en lo sentenciado por el juez (o sea, puede variar según el caso).

Una diferencia formal entre ambas es que la libertad condicional se cumple en vez de estar tras las rejas, mientras que la libertad supervisada se cumple tras la liberación de una sentencia en prisión.

Eduardo Li será supervisado por un oficial de libertad condicional, y el seguimiento que ese oficial realice sobre el puntarenense dependerá de lo que haya decidido el juez en la sentencia.

En el caso de Li, el oficial que lo acompañe pertenece al Departamento neoyorquino de Libertad Condicional, jurisdicción donde fue sentenciado.

Entre los límites impuestos por el juez a Li, se le permite volver a Costa Rica, donde solo tendrá que notificar de sus actividades. Podrá moverse con libertad en el territorio nacional y de hecho declaró que espera con ansias volver al país “a comer tamal”.

En Costa Rica a Li lo espera una denuncia pendiente de la Fedefútbol en su contra. Oh, oh… El Ministerio Público lo investiga por supuesto delito de administración fraudulenta. Doble oh, oh.

Todo lo que pasará con el caso “chino”, vos lo tendrás aquí: Puro Deporte

Mientras tanto, recordemos este golazo contra Uruguay en Brasil 2014.

¿Quedaste con dudas? ¿Preguntas? Escribinos para cualquier información adicional a:fabrice.lelous@nacion.com