Narcotráfico

Puerto Moín desarmado frente al narcotráfico

Escáner para detectar droga está averiado hace cinco meses y reparación tarda más de lo previsto. Detección en contenedores queda sujeta solo a sospechas o datos. Aparato descubrió 11 toneladas de coca en 2020

El impacto de un vehículo pesado dejó fuera de operación, desde hace cinco meses, el único escáner de drogas con que cuenta el megapuerto de Moín, operado por la transnacional APM Terminals, lo cual debilita la detección de cocaína en los miles de contenedores de carga que transitan por esa terminal.

Tan solo el año pasado, ese aparato de $2,6 millones permitió frenar el trasiego de al menos 11 toneladas de coca camufladas en contenedores que iban hacia puertos de Europa. Técnicamente, el equipo solo ha funcionado 18 meses, de diciembre del 2019 a mayo del 2021.

El 3 de junio pasado, mediante un correo electrónico, el Ministerio de Seguridad Pública recibió la alerta del Consejo Nacional de Concesiones (CNC) de que el aparato que tanto había costado poner en operación, quedó fuera de servicio.

Desde entonces, la Policía de Control de Drogas (PCD) trabaja únicamente con labores de análisis, perfilamiento de contenedores, trabajos de inteligencia y evaluación de información para dar con posibles cargamentos de cocaína en los contenedores. El Ministerio de Seguridad admite que esto genera preocupación, ya que el dispositivo es una herramienta clave “para brindar un mejor servicio a la ciudadanía” y generar “mejores resultados en decomisos de droga”.

El escáner, el único que hay en el país, es propiedad de APM Terminals. Se trata de una estructura por la cual pasan aleatoriamente o por sospecha, a una velocidad de 10 km/h, los furgones con sus respectivos contenedores. Gracias a rayos X, se logra determinar si adentro va algo oculto. La interpretación y análisis de imágenes la hace el Centro de Inspección Remoto (CIR) que está en San José.

APM Terminals confirmó, en forma escueta, que el escáner está fuera de servicio y alegó que se debe a labores de mantenimiento. “La operación del escáner no fue detenida voluntariamente. En este momento se encuentra bajo mantenimiento para cumplir con las necesidades y actualizaciones técnicas requeridas, retomaremos su uso en cuanto vuelva a estar disponible”.

Aunque La Nación quiso conocer con detalle por qué fue necesario el mantenimiento, tomando en cuenta que comenzó a operar apenas en diciembre del 2019, la concesionaria indicó que “por ahora no van a dar más detalles”.

Sin embargo, José Manuel Sáenz Scaglietti, secretario técnico del CNC y órgano rector del concesionario del megapuerto, explicó que a mediados de año, APM Terminals avisó que meses atrás el aparato “había sido golpeado” y la producción de imágenes se estaba viendo perjudicada, por lo cual era necesario proceder con la reparación.

Sáenz reconoce que el arreglo se ha extendido más de lo previsto, por lo que mantienen una estrecha comunicación con el fin de que pronto se reanude su uso.

“El concesionario nos avisó que estaba mandando a traer los repuestos para hacer toda la reparación y de una vez hacerle varios cambios de manera que a futuro no lo pudieran golpear. Empezaron con el proceso y cuando lo estaban haciendo decidieron hacer una serie de mejoras en el ingreso y la salida de los camiones, ya que los pavimentos estaban dañados.

“Se suponía que el escáner iba a estar listo a finales de agosto, pero tuvieron un poco de atraso y tomaron la decisión de incorporar al escáner un sistema de cámaras OCR, para fotografiar la placa del camión y el número de identificación del contenedor, que es un código de barras, con el objetivo de unirlo a la imagen que produce el escáner. Entonces eso ha generado atraso considerable porque no trabajó como debía ser y ahora están tratando de conseguir una tarjeta que les hace falta para que la recepción de la imagen y el envío al centro de inspección remoto sea de la calidad adecuada”, detalló Sáenz.

Agregó que en este caso pueden conversar con la empresa concesionaria y hacerle peticiones, pero no pueden imponer plazos, ya que el dispositivo para detectar la droga en los contenedores es un servicio complementario que no está regulado en el contrato de concesión, pese a que saben la trascendencia que tiene, especialmente, en el combate contra el crimen organizado.

Balance

El megapuerto de Moín tiene capacidad para atender buques portacontenedores de hasta 8.500 unidades.

En setiembre, salieron por esa terminal 52.738 contenedores por barco, en promedio (varias naves repiten al mes), según datos de APM Terminals. Eso, explicó el ministro de Seguridad, Michael Soto, el año pasado, hace imposible que todos sean revisados, por lo que además de los análisis y perfilamiento el escáner se convierte en una herramienta fundamental.

De hecho, ese aparato logró detectar en mayo del 2020 un cargamento de 1.250 paquetes de cocaína que iba a ser enviado a Róterdam, Holanda dentro de un envío de piña. Se estima que la mercancía estaba valorada en ¢23.000 millones en Europa.

Sin embargo, el cargamento récord lo descubrió en febrero de ese año: seis toneladas que iban en un cargamento de plantas ornamentales.

Precisamente, Seguridad Pública manifestó que han mantenido “conversaciones con el CNC, que administra la concesión de APM Terminals, y le han hecho ver en varias ocasiones la urgencia de contar nuevamente con el servicio de escáner”.

Laura Bonilla Coto, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), destacó que para ellos el escáner es una prioridad e incluso mencionó que han abogado porque se instale un segundo y tercer dispositivos para que se pueda “revisar el 100% de las exportaciones e importaciones”.

“Los decomisos (de drogas) dañan la imagen de Costa Rica en los mercados internacionales (...). Sin embargo, para combatir este tipo de acciones, nuestro país debe tener un enfoque integral con herramientas tecnológicas que cumplan con un adecuado control de las mercancías, como lo es el Sistema de Inspección No Intrusiva (SINI), un proyecto en manos del Ministerio de Hacienda. Los exportadores necesitamos acciones que continúen generando confianza en la oferta exportable costarricense y que nos permitan garantizar la seguridad de la cadena logística. Tanto el sector público como el privado deben dar celeridad para la puesta en operación de los equipos”, aseveró Bonilla.

José Manuel Sáenz, secretario técnico del CNC, adelantó que sabe que APM Terminals trabaja en la instalación de un segundo escáner, por lo que cree que en diciembre o enero se podría contar con dos dispositivos de este tipo en la terminal.

Durante este 2021, la PCD ha decomisado en todos los puertos 8.542 kilos de cocaína, mientras que en todo el 2020 se incautaron 16.192 kilos de cocaína y un año antes fueron 5.927.

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación de Mercadeo. Escribe sobre sucesos.