Carlos Arguedas C.. 12 mayo
La droga estaba escondida en un contenedor en el cual se transportaba jugo de piña, infromó el Ministerio de Seguridad. Foto cortesía de MSP
La droga estaba escondida en un contenedor en el cual se transportaba jugo de piña, infromó el Ministerio de Seguridad. Foto cortesía de MSP

Un cargamento de 1.250 paquetes de cocaína que iba a ser enviado a Róterdam, Holanda, cayó este lunes en manos de la Policía. Se estima que la mercancía está valorada en ¢23.000 millones en Europa.

Así lo dio a conocer este martes el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto Rojas, durante una conferencia de prensa virtual, en la cual informó sobre el decomiso en APM-Terminals, en Moín, Limón.

La droga, que estaba escondida en un cargamento de jugo de piña, fue descubierta el lunes durante una revisión que hicieron oficiales de la Policía de Control de Drogas (PCD).

“Como no se pueden revisar todos los 25.000 contenedores que salen al mes por el puerto, se hace un perfilamiento de los contenedores, qué tipo de carga llevan, hacia dónde se dirigen y se determina que algunos de esos contenedores sean pasados por el escáner. Es ahí donde se descubrió este cargamento”, dijo el ministro Soto.

(Video) Policía golpea banda de narcotráfico

Resaltó que en este descubrimiento se valora el trabajo de los investigadores de la PCD, quienes, por la experiencia que tienen, determinaron cuál contenedor deben someter a una inspección más profunda.

Este es el tercer decomiso de cocaína que se hace en los puertos de Limón en lo que va del año. El más importante se dio el pasado 15 de febrero, también en APM-Terminals, cuando se descubrió un cargamento de 5.048 paquetes que estaban metidos en 202 maletines. En total, eran 5.800 kilos de cocaína.

Esa droga iba oculta en un contenedor de plantas ornamentales cuyo destino también era Róterdam, Holanda.

El primero de los casos se dio el 2 de febrero en el muelle de Moín, que es administrado por Japdeva. Era un contenedor que venía en un barco procedente de Colombia que se dirigía hacia Europa.

Destino frecuente para el narco

El de este lunes es el tercer gran cargamento que detectan las autoridades ticas antes de zarpar hacia Róterdam. Sin embargo, en el Viejo Continente también han caído cargas que salen de Costa Rica.

FUENTE: ARCHIVO LN Y LA VANGUARDIA DE ESPAÑA.    || J.C. INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

Acciones a seguir

Michael Soto, al ahondar sobre este caso, dijo que por el momento no hay personas detenidas, pero que a partir de ahora se hará un seguimiento de todo el recorrido del contenedor, para determinar en qué lugar pudo haber sido contaminado.

Precisó que en estas circunstancias, la primera persona que se investiga es el chofer del tráiler que llevó el contenedor desde la planta donde se cargó el jugo de piña hasta Moín.

Soto dijo que el chofer no está detenido, pero no quiso referirse al lugar de donde salió el producto lícito, aunque se presume que se hizo en alguna planta ubicada en el cantón de San Carlos.

"En este caso puedo decirles que la incautación son 1.250 paquetes que probablemente tengan un peso superior a esta cantidad (...). Sabemos que este cargamento tiene un perjuicio social, pero también debemos cuantificarlo desde el punto de vista económico.

"Un kilo de cocaína en Costa Rica cuesta unos $7.000, en colones aproximadamente unos ¢4 millones. En Europa, ese mismo kilo puede costar entre 26.000 a 32.000 euros para un precio aproximado de ¢18,5 millones.

El ministro de Seguridad, Michael Soto informó de que en total son 1.250 paquetes de cocaína que iba a ser enviado a Róterdam, Holanda. Foto cortesía de MSP
El ministro de Seguridad, Michael Soto informó de que en total son 1.250 paquetes de cocaína que iba a ser enviado a Róterdam, Holanda. Foto cortesía de MSP

“Es decir, esta cantidad de cocaína ya puesta en los mercados europeos podría estar costando los ¢23.000 millones. De ahí la importancia de este trabajo”, agregó el ministro.

Michael Soto añadió que hasta este momento se ha determinado que "el propietario de la carga lícita (jugo de piña) no tiene nada que ver con la carga ilegal.

"Eso es parte del proceso de investigación que tenemos que realizar. La persona que transportó el producto lícito desde el lugar de origen hacia el destino (Moín) en algún momento contaminó esa carga. Ahí es donde tenemos que trabajar.

“No hay detenidos. Estamos en el proceso de determinar el conductor que llevó este producto. Hay que chequear qué relación tiene esa persona con terceras personas, si está vinculado con alguna estructura, pero es un proceso que apenas se empezará a realizar (...). Dentro la investigación también está determinar dónde se dio la contaminación. Se presume que eso podría ser en un sitio más cercano al lugar de embarque. Ese es un dato que estamos valorando”.

Durante el año 2020, en Costa Rica se han decomisado casi 20 toneladas de cocaína, informó el Ministerio de Seguridad.