Juan Diego Córdoba González. 19 agosto, 2019
La falta de uso del escáner habría facilitado que una carga de 1,6 toneladas de cocaína pasara sin problema por la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) con rumbo a Holanda. El hecho ocurrió en mayo pasado. Foto: Cortesía APM.
La falta de uso del escáner habría facilitado que una carga de 1,6 toneladas de cocaína pasara sin problema por la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) con rumbo a Holanda. El hecho ocurrió en mayo pasado. Foto: Cortesía APM.

Luego de meses de conflicto entre la empresa APM Terminals y el Gobierno, la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) puso a operar un plan piloto este lunes el escáner que ayudará a rastrear el paso de droga por el megapuerto.

Ahora, algunos de los contenedores que ingresen a la plataforma portuaria serían sometidos al filtro tecnológico para que el sistema pueda detectar sustancias ilegales que puedan ir camufladas entre las cargas comerciales que pasan por la TCM. Ese grupo que será revisado lo determinarán las autoridades de Aduanas.

Los camiones tendrán que pasar por el escáner a una velocidad de 10 kilómetros por hora.

“Desde este lunes entró a funcionar el escáner de APM Terminals en Moín. Esta primera fase de prueba logrará alinear los sistemas con las autoridades de Hacienda y Aduana, por lo que no tendrá costo para exportadores o navieras”, afirmó Freddy Serrano, vocero de la firma portuaria.

Aunque el megapuerto había adquirido un escáner valorado en $2,6 millones, que estaba en el país desde febrero, este no había sido puesto en funcionamiento debido a que ni el Gobierno ni la concesionaria querían asumir el costo de ajustar las imágenes para que sean asimiladas por el Centro de Inspección Remoto (CIR) que está en San José y que realizará la interpretación y análisis.

Este lunes, el viceministro de Comercio Exterior y presidente del Consejo Nacional de Facilitación del Comercio (Conafac), Duayner Salas, dijo que finalmente APM asumió la inversión, aunque no ahondó en el tema.

Lo que se requería era asegurar la comunicación del escáner con el centro de inspección, para lo cual debía implementarse el sistema tecnológico denominado UFF 2.0, según recomendación de la Organización Mundial de Aduanas.

“Nosotros defendimos que nuestra responsabilidad como Gobierno era contar con el centro remoto y eso lo conseguimos el viernes pasado. La semana pasada nos sentamos a hablar APM Terminals y los ministerios de Seguridad, Hacienda, Agricultura y Comercio Exterior. Al final este desarrollo va a ser asumido por APM, no va a haber una erogación de dinero por parte del Gobierno”, dijo.

Según Salas, la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas dejó en manos de Hacienda la inspección de las cargas comerciales. Por lo tanto, esa institución deberá desarrollar un modelo de prevención para definir el esquema de control.

Con este plan, lo que se intenta es poner freno al uso de esta vía por parte de las organizaciones fr narcotraficantes. En mayo, por ejemplo, las autoridades de Holanda detuvieron un cargamento de 1,6 toneladas de cocaína que venía en un contenedor con banano que pasó por el megapuerto.

El pasado 5 de agosto, las autoridades nacionales incautaron 240 paquetes de cocaína en un contenedor que llevaba estañones con miel hacia Bélgica.

De acuerdo con al Policía de Control de Drogas (PCD), la carga salió del puerto de Colón, en Panamá, e hizo escala en la TCM, en Moín, donde fue descubierta por las autoridades mediante una revisión del depósito de almacenaje.

Información actualizada a las 5:08 p. m.