Crímenes

Tendencia de homicidios en Puntarenas sigue al alza en el primer semestre de este año

Más de la mitad de las 61 muertes de esa provincia han ocurrido en el cantón central. El país cierra el periodo con 289 víctimas, 18 más con respecto al mismo plazo del 2020

Los ocupantes del Honda Civic, color verde claro, fueron baleados a pleno día  este 30 de junio en Herradura, Garabito. El varón falleció en el sitio y  su madre se recupera de un balazo en la pierna. Foto: Andrés Garita.

El primer semestre de este año revela que las provincias de Puntarenas, Limón y San José concentran el 68% de asesinatos de todo el país. El equivalente a 196 homicidios de los 289 que se registran del 1.° de enero al 30 de junio anterior.

Además, a nivel nacional, se trata de 18 víctimas más con respecto a igual periodo del 2020.

Puntarenas, por ejemplo, registra hasta ahora 61 homicidios, de los cuales 32 han ocurrido en el cantón Central. Limón y San José le siguen de cerca en este semestre, con un promedio de 60 asesinatos, 10 fallecidos por mes, o uno cada tres días.

En marzo la Fuerza Pública percibió el problema e implementó una fuerte incursión policial en el cantón Central de Puntarenas, donde los distritos de Chacarita, Barranca y El Roble son los disparadores de esa criminalidad.

Desde hace varios años en esa provincia viene con una tendencia sostenida al alza, de tal manera que la cifra de homicidios pasó de 42 en el 2017, a 84 en el 2020.

Homicidios golpean en lo rural y urbano

La Cruz y Garabito se integran a los 10 cantones más sacudidos

FUENTE: OIJ    || Diseño / LA NACIÓN.

”Para mala fortuna, muchos pescadores se han involucrado con organizaciones criminales y la cantidad de cocaína que pasa por el corredor Pacífico se estima en el 90% de lo que se exporta”, comentó el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Walter Espinoza, en una reciente visita a la zona.

Michael Soto, ministro de Seguridad, coincide en que la lucha de las bandas por llegar a nuevos territorios para la venta de drogas, va aparejada con los homicidios en lo mayoría de los casos, aunque también ocurren otros por asaltos, violencia doméstica o enfrentamientos entre la policía y delincuentes.

Añade que la contención policial en los distritos más conflictivos ha permitido bajar la incidencia en los últimos meses mediante retenes, operativos, decomiso de armas e investigación, pero admite que falta mucho por hacer, principalmente atacando las causas con programas de empleo y educación.

El más reciente asesinato en la provincia de Puntarenas ocurrió en Garabito este miércoles al mediodía, cuando el conductor de un vehículo fue asesinado a balazos en Herradura y su madre, que iba en el asiento del acompañante, resultó herida en una pierna.

El fallecido fue Berny Steven Portuguez Vásquez, de 24 años. Este es el noveno homicidio en Garabito, por lo que ese cantón se suma a los diez con más muertes del presente semestre.

Según La Cruz Roja al principio el reporte de Herradura ingresó como un accidente de tránsito, pero al llegar al sitio, de la bomba Delta, 500 metros hacia Jacó, se constató que ambos ocupantes tenían impactos de arma de fuego.

Frontera agitada

El panorama de homicidios en la primera mitad de este año también deja ver que el cantón de La Cruz, Guanacaste, se cuela entre los diez más violentos del país con 10 fallecidos.

Por la cercanía con la línea fronteriza, los asesinatos en ese cantón se tornan difíciles de resolver para nuestras autoridades, pues los homicidas conocen la zona y muchas veces huyen hacia Nicaragua.

El 9 de marzo dos hombres fueron ultimados en Puerto Soley de La Cruz, al ser sorprendidos por cuatro sujetos que les dispararon.

Entre los casos más recientes está el ocurrido el 2 de junio, cuando mataron en el poblado de Andes, distrito La Garita, a Donald Alberto Duarte Ríos, de 47 años, a quien le dispararon en varias ocasiones.

El 21 de junio en ese cantón ultimaron a Freddy Navarrete Velásquez, dueño de un lavacar en Las Vueltas de San Dimas.

Ajustes de cuentas

Como ha sido usual en los últimos años, los ajustes de cuentas y venganzas generan más de la mitad de asesinatos y quienes más mueren son personas entre los 18 y 40 años.

El año pasado el 62% de fallecidos estuvieron en ese rango, según datos del OIJ.

Uno de los casos más recientes que el OIJ investiga como ajuste de cuentas ocurrió la noche de este miércoles en San Juan de La Unión, Cartago, donde pistoleros en moto acabaron con la vida de Esteban Sandí Miranda, exconvicto fallecido dentro del carro que conducía.

Solo dos días antes, el 27 de junio en Limón, otro conductor de un vehículo, identificado como Danny Steven Pérez Kirkland, de 35 años, fue ultimado a balazos cuando estaba parqueado frente a un supermercado en compañía de una mujer la cual también fue baleada pero sobrevivió a los disparos.

Contra mujeres

En cuanto a la muerte de mujeres, este semestre cierra con al menos 26 fallecidas, por lo que de mantenerse la tendencia, la cifra sería similar a la del 2019, cuando hubo 48 mujeres ultimadas durante el año, pero menor a la del 2020, que fue de 62.

Uno de los casos más graves contra mujeres ocurrió en Carrandí de Matina, el 14 de febrero, cuando pistoleros en moto llegaron a una casa solitaria y mataron a Mayra Raquel Pérez Mena, de 37 años, Josselyn Solórzano Pérez, de 24 y una menor de 14 años.

Por ese caso todavía no hay detenidos y se desconoce el motivo por el cual las ultimaron, disparándole al menos cuatro veces a las adultas y tres veces a la menor.

Altibajos

Las estadísticas dejan ver que la criminalidad ocurre tanto en zonas urbanas como rurales y aunque hay zonas donde es más recurrente, también existe movilidad, pues cantones que no tenían tantos homicidios, ahora están entre los primeros.

Otras zonas como Desamparados, La Unión, La Carpio y León XIII son de las que en los últimos años registran altibajos, lo cual va en consonancia con la desarticulación de grupos delictivos o una mayor incursión policial.

En los primeros seis meses de este año en el distrito josefino de Pavas solo se registran dos homicidios, mientras que el año pasado cerró con 19 y en el 2019 hubo 22.

La venta, consumo y trasiego de drogas está muy relacionado con esos crímenes, pues hay bandas organizadas que luchan a muerte por los territorios.

“Hoy estamos hablando de Puntarenas, en el 2019 hablábamos de Cartago, en el 2018 de Limón y posiblemente el el 2022 hablaremos de otro lado. Nosotros trabajamos con análisis criminal, vamos viendo el pulso día a día de los asaltos, homicidios y delitos contra la propiedad”, afirmó el ministro Michael Soto.

Recordó que entre el 2013 y el 2015 hubo una explosión criminal en el sur de San José y en aquel momento el recurso se movió para allá hasta lograr el control.

Dijo que algunas bandas delictivas de Limón y San José han buscado nichos en Guanacaste y Puntarenas con el fin de ampliar mercados para la venta de drogas y tener más influencia y poder.

En lo que va de este año, un total de 52 cantones han sido escenario de asesinatos, por lo que hay 30 que no registran muertes homicidas, entre ellos Hojancha, que desde el 2005 aparece sin este tipo de delitos y otros tradicionalmente pacíficos como Dota, Mora, León Cortés, Montes de Oro y San Mateo.

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.