Crímenes

Pistoleros se ensañaron contra madre y dos hijas asesinadas en Carrandí de Matina

Los tres cuerpos presentaban múltiples impactos de bala

A las  2 p. m. agentes del OIJ recolectaban indicios en la vivienda del fondo, donde quedaron los cuerpos de tres mujeres. Foto. Raúl Cascante.

Tres mujeres fueron asesinadas la mañana de este domingo en el distrito de Carrandí, Matina de Limón.

A las 10:18 a. m. ingresó a la Cruz Roja la alerta por medio del sistema de emergencias 9-1-1. Sin embargo, cuando las unidades llegaron, encontraron a las tres mujeres fallecidas y un varón con crisis nerviosa, que fue trasladado a la clínica local.

De acuerdo con el informe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), las víctimas fueron identificadas como Mayra Raquel Pérez Mena, de 37 años, Josselyn Solórzano Pérez, de 24 y una menor de 14 años.

Mayra era nicaragüense residente en nuestro país. Su cuerpo presentaba impactos en la cara y el abdomen, así como en el brazo y la axila izquierdos.

Josselyn era costarricense, casada y madre de una menor de dos años, según datos del Registro Civil. El OIJ indicó que su cuerpo tenía impactos en la cara, brazo izquierdo, abdomen y costilla izquierda.

La menor, por su parte, tenía heridas en la espalda, pierna derecha y el tórax.

Pistoleros en fuga

Las fallecidas estaban dentro de su casa, unos 50 metros al sur del súper Bonanza, en la barriada conocida como Gallo Manso.

Según lo que algunos testigos dijeron a las autoridades, al sitio llegaron dos sujetos encapuchados, al parecer en una moto negra.

Una de las versiones indica que cuando llamaron a la puerta, una de las mujeres salió a atender. Fue ahí cuando, sin mediar palabras, le dispararon a quemarropa.

Luego los pistoleros se introdujeron a la vivienda y asesinaron a las otras dos, quienes estaban sentadas en los sillones de la sala, para luego darse a la fuga por una calle de lastre.

La versión del OIJ más bien dice que los sujetos llegaron en un vehículo (no especifican el tipo) se bajaron y al entrar dispararon a las dos mujeres adultas en la sala.

Añade que la menor intentó darse a la fuga por la puerta trasera, pero fue alcanzada por uno de los sujetos que le disparó y su cuerpo quedó fuera de la casa, pero en la misma propiedad.

“Ellas eran muy tranquilas y no se metían con nadie”, indicó Elmer Mongarrés, primo del esposo de una de las víctimas. Agregó que las fallecidas son la madre, cuyo nombre es Raquel, y sus dos hijas Josselyn y una menor de 14 años.

Mongarrés dijo que ninguna de las fallecidas trabajaba, solo el marido de Raquel.

Otro familiar expresó que Mayra Raquel y Josselyn trabajaron anteriormente en una bananera y de esa manera lograron comprar su casa.

Añadió que uno de los hijos de Mayra está en la cárcel, pero desconoce si eso tiene relación con el asesinato.

La escena quedó en manos de la Fuerza Pública y agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que a las 3 p. m. procedieron con el levantamiento de los cuerpos, que fueron trasladados a la Medicatura Forense.

El OIJ dice que el motivo del asesinato triple está en investigación.

El pasado 27 de enero, en Pueblo Nuevo de Limón, hubo otro asesinato de tres personas. Esa vez desde un carro y también a pleno día mataron a Jeyrel Antonio Rodríguez Kurr, de 26 años; Ulises de Jesús Aguilar Luna, de 35 y Frederick Brooks Chinchilla, de 24. Los dos primeros son vecinos de Pueblo Nuevo y el último de Corales 2.

Zona caliente

Muy cerca de esa vivienda, en barrio La Maravilla de Carrandí, mataron un año antes, el 12 de febrero del 2020, a una pareja que llegaba a su casa.

Esa vez las víctimas fueron Carlos Esteller Aguilar, de 28 años, y Ana Mendoza Oporta, de 24. El hombre presentaba cinco balazos y la mujer uno, el cual le causó la muerte en la clínica local.

Otro hecho ocurrido cerca de esa zona, en Boston de Matina, fue la desaparición de una familia entera en setiembre del 2014. Con la pareja de jóvenes esposos también se perdió el rastro de sus dos hijas, de un año y siete meses y de tres meses.

Ella era oficial de la Policía Turística de Limón y se llamaba Shirley Andrea Angulo Fernández, de 30 años. Su esposo, Víctor Julio Blanco Vega, de 32, también laboró como agente de la Fuerza Pública de Limón, pero había sido despedido del Ministerio de Seguridad.

De ellos nunca se supo su paradero. Se presume que una venganza originó su desaparición.

Matina registró el año pasado un total de 22 muertes por homicidio, eso lo ubicó en el puesto número siete, de entre 82 cantones, por la alta cifra de asesinatos.

Los agentes del OIJ de Batán recolectaron indicios balísticos en la casa y a las 3 p. m. levantaron los cuerpos. Foto: Raúl Cascante.
Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.