Carlos Arguedas C., Marco Marín. 29 noviembre, 2018
El accidente se produjo a las 7:04 a. m. en la pista de aterrizaje de Batán en Limón. Foto cortesía de El Bataneño para LN

Un hombre de 69 años que caminaba por la pista de aterrizaje de Batán, Limón, perdió la vida la mañana de este jueves al ser atropellado por una avioneta fumigadora.

El accidente se registró a las 7:04 a. m. en el aeropuerto ubicado en Monte Líbano de Batán de Matina, confirmaron la Dirección General de Aviación Civil y la Cruz Roja Costarricense.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) identificó al fallecido como Antonio Dávila Zeledón, de origen nicaragüense, pero con muchos años de estar radicado en el país. Era vecino de la comunidad de Santa Marta de Batán.

La aeronave matricula TI-BHZ es un monomotor propiedad de El Colono Agropecuario Sociedad Anónima, según consta en el Registro Nacional.

Labor de fumigación

De acuerdo con la información oficial, la avioneta TI-BHZ, junto con otras aeronaves, se encontraban realizando labores de fumigación de las plantaciones bananeras en el cantón de Matina.

Las naves se reabasten de producto de un hangar que está en el aeródromo de Monte Líbano de Batán y, al parecer, ya se encontraban terminando la labor que realizan usualmente entre 6 a. m. y 8 a. m.

Simultáneamente, Antonio Dávila era uno de los trabajadores de una cuadrilla que cortaba el zacate en los alrededores de la pista. que tiene una longitud de 990 metros de largo y 18 metros de ancho. Está totalmente pavimentada y esta en muy buen estado.

Los trabajadores se encontraban en una de las galeras del aeropuerto esperando que las aeronaves terminaran las labor de fumigación, para continuar con la chapia cuando, por razones que se ignoran, Antonio Dávila se levantó y se dirigió a la pista sin percatarse que la avioneta TI-BHZ venía aterrizando.

El trabajador fue golpeado por uno de los tubos del sistema que tiene la nave para lanzar el líquido en las plantaciones. El impacto lo recibió la víctima en la parte de atrás de la cabeza, determinaron socorristas de la Cruz Roja que llegaron a atender al afectado.

El cuerpo de Dávila quedó boca abajo en un zacatal a unos tres metros de distancia de la pista pavimentada. La muerte fue inmediata.

Testigos dijeron que el piloto de la avioneta, de apellido Mairena, de 57 años, y con una larga trayectoria en la aviación agrícola, trató de evitar golpear al peatón pero no pudo evitar el impacto.

Freddy Gómez, vocero de prensa de Aviación Civil, dijo que el trabajador fallecido no era funcionario de la institución y que posiblemente laboraba para alguna empresa contratada para la limpieza del campo de aterrizaje en Batán.

El funcionario dijo que un equipo del departamento de Incidentes y Accidentes se traslado al sitio para recoger todas las evidencias. “Ellos deberán confeccionar un informe sobre todo lo acontecido y lo presentarán ante el Consejo Técnico de Aviación Civil. Una vez que se analizado podrá ser público”, relató Gómez.

Antonio Dávila llevaba puesto una camisa amarilla con cintas reflectivas, la cual tiene el logo del MOPT.