Steven Oviedo, Cristian Brenes. 9 noviembre
Rándall Leal llegó en este torneo al Deportivo Saprissa. Fotografía José Cordero
Rándall Leal llegó en este torneo al Deportivo Saprissa. Fotografía José Cordero

El técnico de la Selección Nacional, Gustavo Matosas, afirma que dentro de su propuesta ofensiva hay un tipo de futbolista que no puede faltar: “Estoy buscando al jugador explosivo, encarador, dinámico por afuera y que me haga levantar del banco".

La Nación profundizó en la frase del estratega para determinar cuáles son aquellas figuras que cumplen con alguna de estas premisas. El análisis evidenció que hay 11 candidatos que, por sus características y posición, podrían amoldarse a lo que busca Gustavo Matosas y ya fueron llamados a la Nacional para los amistosos ante Corea del Sur, Japón, México, Colombia, Chile y Perú.

“Después de observar varios partidos en nuestro país él se fue ilusionado con lo que observó. El profesor Gustavo los va a llamar (jugadores con las características que desea) para verlos entrenar. Es más fácil observar a los que están en el país en diferentes microciclos que traer a los del extranjero. Esos muchachos ya están detectados y los va a llamar en enero", detalló Rónald González en la conferencia de prensa de este jueves.

(Video) Diálogos con el técnico de la Selección Nacional Gustavo Matosas

Los jugadores con dichas características que han sido llamados y juegan en el campeonato nacional son: Jimmy Marín, Rándall Leal, Barlon Sequeira y Johan Venegas.

Los otros nueve integrantes de esta lista son legionarios: Joel Campbell, Daniel Colindres, David Ramírez, Elías Aguilar, Dylan Flores, Deyver Vega y Ulises Segura.

Estos jugadores han sido colocados en los amistosos de Costa Rica y Gustavo Matosas ya ha podido sacar sus primeras conclusiones sobre su desempeño.

Joel Campbell anotó en el juego de Costa Rica ante México. (AP Photo/Eduardo Verdugo)
Joel Campbell anotó en el juego de Costa Rica ante México. (AP Photo/Eduardo Verdugo)

Pros y contras. La condición técnica que busca Matosas en la actualidad no parece ser abundante. En la pasada eliminatoria fue Joel Campbell quien marcó la pauta. Pese a ser un jugador irregular, que a veces aparece y en otras ocasiones pasa desapercibido, es un hombre capaz de romper el libreto contrario.

Esta capacidad exige atrevimiento, habilidad para el hombre a hombre y desequilibrio en el último cuarto de cancha. La mayoría de los futbolistas con estas características juegan abiertos por los costados como extremos, o acompañantes del '9′.

El caso más evidente es el de Daniel Colindres, quien se recuesta por el costado izquierdo y suele llegar hasta la línea de fondo para lanzar centros. La premisa fundamental es que, ante esquemas muy cerrados, estos futbolistas puedan provocar el desequilibrio suficiente para generar ocasiones de peligro.

La realidad muestra algunos jugadores de buen ver que podrían aportar sus habilidades, pero no siempre alcanza para la exigencia del fútbol internacional.

Este es el gran reto de Matosas, que se encontrará con algunos nombres llamativos, pero que todavía son muy jóvenes o no están acostumbrados a lidiar con el ritmo que se afronta fuera de Costa Rica.

Jimmy Marín y el propio Barlon Sequeira, por ejemplo. Ambos de apenas 20 años, se distinguen por su desequilibrio y cambio de ritmo, pero aún no se consolidan en la Selección Mayor.

Caso contrario a Colindres, quien ya va de salida por su edad (33 años).

Deyver Vega ya ha sido llamado a la Selección Nacional. Fotografía: José Cordero.
Deyver Vega ya ha sido llamado a la Selección Nacional. Fotografía: José Cordero.

En esta ocasión, Rónald González convocó a dos futbolistas que también ofrecen este recurso y son más maduros. Dylan Flores (25 años) y Deyver Vega (26) militan en el balompié europeo con el Politehnica de Rumania y el SK Brann de Noruega, respectivamente.

Mundialistas menores, con más edad, desarrollo físico y un rodaje adquirido, estos futbolistas apuestan a llenar el ojo de Matosas.

Es evidente que Campbell jugará un papel importante, a razón de su experiencia y peso dentro del plantel. Sin embargo, el objetivo del entrenador patrio es aumentar la baraja de opciones y preparar a algunos futbolistas para que disputen la eliminatoria.

Cuando el charrúa fue entrevistado por la Comisión Técnica y el jerarca de la Fedefútbol, Rodolfo Villalobos, destacó al propio Marín, quien se asemeja con lo que busca.

“Si usted me pregunta que me gusta, me gusta tener el dominio del juego, me gusta la posesión, pero me gusta el ataque, no me desvivo por la posesión, me desvivo por los chances que genere mi equipo. Quiero ir al arco rival rápido y quiero que la pelota esté circulando cerca del arco rival”, señaló Matosas.

En el fútbol de Costa Rica hay algunos jugadores con desequilibrio; jóvenes que parecen ser seleccionables para el futuro pero que aún no cumplen con otros argumentos tan necesarios como fundamentales para disputar una eliminatoria, como rodaje en selecciones o buen dominio de los fundamentos defensivos.

Es el caso de Luis Díaz, joven que milita en Grecia pero es ficha del Herediano o el brumoso Jossimar Pemberton, quien ha tenido muchos altos y bajos en su carrera.

También hay otros jugadores de bajo perfil hoy en día como Edder Solórzano y Reimond Salas del Santos de Guápiles, el generaleño Jeikel Venegas del Municipal Pérez Zeledón, Suhander Zúñiga de Carmelita y Gerson Torres del Team, todos desequilibrantes pero con altibajos y poco rodaje en la Tricolor absoluta.