Juan Diego Villarreal. 26 agosto
El estadounidense Giorgio Milligan volvió a ser determinante y anotó los tres últimos puntos con que Escazú derrotó 80-78 a Coopenae San Ramón, en el tercer partido de la final de la Liga Superior de Baloncesto. Los brujos están arriba 2-1 en la serie por el cetro. Fotografía Juan Diego Villarreal
El estadounidense Giorgio Milligan volvió a ser determinante y anotó los tres últimos puntos con que Escazú derrotó 80-78 a Coopenae San Ramón, en el tercer partido de la final de la Liga Superior de Baloncesto. Los brujos están arriba 2-1 en la serie por el cetro. Fotografía Juan Diego Villarreal

Una vez más el estadounidense Giorgio Milligan sacó a relucir todo su repertorio para dejar tendido al conjunto de Coopenae UIA San Ramón, en el tercer juego de la final nacional de la Liga Superior de Baloncesto.

Con nueve segundos por jugar, Gabriel Moya cedió el balón a Milligan, quien se escurrió entre los defensores poetas y antes que la chicharra anunciara el final del partido anotó los dos puntos cruciales con que Escazú venció a San Ramón 80-78, en un dramático y controversial duelo.

Los escazuceños habían ganado el primer partido de la serie en casa con un ajustado 74-73, mientras que el segundo compromiso realizado el viernes fue para los mocheños en su casa, el gimnasio Rafael Rodríguez, donde salieron victoriosos por 67-62.

En el compromiso de este domingo una vez más se vivió un duelo intenso, en el que cada uno de los dos equipos dio lo mejor en el rectángulo del gimnasio del Liceo de Escazú. El primer cuarto fue para el cuadro local, que terminó ganando con marcador de 23-19.

Las emociones continuaron y al cerrar el medio tiempo los ramonenses lograron equilibrar las acciones para irse al descanso igualados en los cartones 35-35.

San Ramón tomó la iniciativa en el partido y apoyados por un bullicioso grupo se adelantaron en el tanteador para ganar el tercer periodo 48-60. El cierre del compromiso estuvo lleno de polémica y discusiones porque ambos conjuntos se quejaron del arbitraje.

Con el marcador 76-76 y 17 segundos por jugar, anotaron de tiro libre Andrés Umaña y Gorgio Milligan. San Ramón tomó la posesión de la pelota y ante una nueva falta de los anfitriones, Isaac Conejo emparejó de nuevo las acciones con dos tiros libres 78-78.

No obstante, en el epílogo una vez más Milligan se convirtió en el héroe de los brujos al concretar la última canasta del juego y darle el triunfo a los josefinos, que se van arriba en la serie 2-1.

Ahora San Ramón está obligado a ganar el cuarto partido este martes 28 de agosto, cuando reciban en su sede a los escazuceños, a partir de las 8 p. m. para forzar a un quinto partido. Mientras tanto, de salir victoriosos los escazuceños alcanzarían su segundo cetro tras 17 años de espera.