Esteban Valverde, Cristian Brenes. Hace 5 días
Paulo Wanchope consiguió un rendimiento de un 30% con Cartaginés. Fotografía: José Cordero
Paulo Wanchope consiguió un rendimiento de un 30% con Cartaginés. Fotografía: José Cordero

Recién terminado el juego en el que Santos goleó 3 a 0 a Cartaginés, los jugadores brumosos en el camerino del Estadio Cuty Monge empezaron a animarse. Los líderes como Néstor Monge, Paolo Jiménez, entre otros gritaban: ¡Vamos que esto no nos hará caer! y aplaudían.

Los futbolistas conformes de lo que habían logrado trabajar con Paulo César Wanchope creían a ciegas en la idea del timonel, pese a que los resultados no los acompañaban. Ellos confiaron en el estratega y se sentían cómodos al punto de que la noticia de su repentina salida al Herediano los golpeó fuertemente.

Cuando ya todos compartían con sus familiares en sus respectivos hogares comenzaron a recibir mensajes en sus celulares de que se quedaban sin cabeza en el camerino.

Unos recurrieron a las redes sociales para buscar más datos, otros empezaron a conversar con los líderes del plantel, empero ninguno pudo confirmar la información.

La zozobra fue tal que los propios jugadores se conectaron a las 10 p. m. para escuchar el programa oficial del Cartaginés en Teletica Radio, Identidad Brumosa, a ver si les daban una luz sobre el futuro de Chope.

Néstor Monge aceptó que nadie se esperó la noticia, ya que el proyecto en la parte deportiva significó evolucionar para los jugadores.

“La verdad nos tomó por sorpresa, nosotros no imaginábamos lo que se podía dar. Creo que independientemente de los resultados el equipo mostraba otra cara distinta, el fútbol que estábamos practicando era bueno y la verdad en lo personal me duele que Paulo se haya tenido que ir, él sabrá el por qué lo hizo, pero sí es doloroso por lo que veníamos haciendo”, declaró.

Monge, por ejemplo, dio a conocer que él se dio cuenta de la situación por medio de Twitter cuando vio una publicación del comunicador Jorge Martínez.

Desde el momento en que se decidió que Wanchope dejaba el cargo de DT todo comenzó a cambiar repentinamente para los integrantes del camerino blanquiazul.

Cada uno fue avisado de que la práctica que estaba prevista para la mañana se pasó a las 2:30 p. m. y quedó al mando de Danny Fonseca y Martín Arriola.

Geovannie Clunie, quien es de la cantera de Cartago, añadió que ellos son conscientes de que la situación en el club cada vez se complica más, no solo por el rendimiento en el campo sino también por los temas financieros.

Para el atacante, esto pudo provocar mayor presión en el cuerpo técnico.

"Los malos resultados han dejado una presión muy difícil para los jugadores y el cuerpo técnico. Como todo profesional él quiere ganar, las decisiones que él tomó se le respetan, pero uno tiene que dar todo por este club y yo seguiré dando todo", sentenció.

Mientras la reuniones, llamadas entre directivos y la dirección deportiva de la institución de la Vieja Metrópoli continuaba, algunos futbolistas todavía no digerían lo sucedido.

Sin duda, el hombre más golpeado en el camerino fue Marcel Hernández, el goleador cubano que Wanchope trajo al país.

Todavía incrédulo, el ofensivo atendió a La Nación y empezó a expresar su sentir.

"En el ámbito personal estoy triste porque el profe Wanchope me ayudó montones. Jamás pensamos que él se nos iba a ir... Imagínese lo duro que es esto, en lo personal es muy difícil", mencionó.

El camerino brumoso quedó atontado luego de la salida de Wanchope, también herido... Es una preocupación más que se une a las congojas económicas y malos resultados deportivos.