AFP . 20 abril

En un contexto de desconfinamiento progresivo, la Unión Europea de Fútbol (UEFA) convocó esta semana varias reuniones para tratar la eventual vuelta de las competiciones, a pesar del coronavirus. Los primeros en decidirse podrían ser Alemania y Bélgica, entre continuar a puerta cerrada o dar el curso por concluido.

Por ahora la UEFA se muestra muy prudente y, según fuentes próximas, ninguna decisión importante se tomará en esta serie de reuniones.

La liga alemana es una de las primeras que definirá su futuro en los próximos días. Esta imagen es de un juego del mes pasado entre el Hoffenheim y el Bayern Munich. Foto: AFP
La liga alemana es una de las primeras que definirá su futuro en los próximos días. Esta imagen es de un juego del mes pasado entre el Hoffenheim y el Bayern Munich. Foto: AFP

El martes se realizará una sesión de información entre la UEFA y sus 55 federaciones, con el objetivo de examinar "los desarrollos que afectan a las competiciones nacionales".

Otra reunión está prevista este miércoles con la Asociación Europea de Clubes (ECA) y la Asociación de Ligas Europeas.

Después el gobierno de la UEFA se reunirá el jueves para "hacer un balance de la situación y hablar de los últimos desarrollos sobre el impacto de la pandemia de coronavirus en el fútbol europeo", precisó la confederación europea.

"La UEFA trabaja en una serie de escenarios posibles", explicó una fuente sin ser revelada. "Pero nada se decidirá tras esta reunión del jueves porque es todavía imposible dadas todas las dudas existentes sobre el confinamiento", añadió.

Presidente de UEFA positivo. La cabeza dirigencial de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin, se mostró optimista. “Creo que hay opciones que nos pueden permitir recomenzar los campeonatos y completarlos. Debemos regresar sin espectadores porque lo más importante es jugar los partidos”, señaló este lunes en una entrevista con el diario italiano Corriere della Sera.

"Es temprano para decir que no podemos completar la temporada. El impacto podría ser terrible para los clubes y las ligas. Mejor jugar a puerta cerrada que no hacerlo", continuó.

Como la mayoría de las grandes disciplinas deportivas del planeta, el fútbol vio su calendario suspendido por la pandemia de la covid-19.

El 17 de marzo, la UEFA decidió aplazar la Eurocopa de fútbol al verano de 2021.

Sus dos competiciones continentales más importantes, Liga de Campeones y Europa League, quedaron suspendidas en octavos de final.

A principios de abril, la UEFA había desarrollado varios escenarios para el regreso de las competiciones nacionales y europeas en las próximas fechas. Según este proyecto, los partidos podrían comenzar a principios de junio o a finales de junio-principios de julio.

Lyon y Juventus deben realizar en Italia el juego de vuelta de los octavos de final de la Champions. Italia es de los países más golpeados por el nuevo Coronavirus. Foto: AFP
Lyon y Juventus deben realizar en Italia el juego de vuelta de los octavos de final de la Champions. Italia es de los países más golpeados por el nuevo Coronavirus. Foto: AFP

¿La Champions en agosto? Sobre las competiciones europeas de clubes, Jean-Michel Aulas, presidente del Lyon de Francia, avanzó que la UEFA aspira a “jugar del 3 al 29 de agosto”, pero se pregunta si su equipo “tendrá la posibilidad de volar en avión a principios de agosto para ir a Italia”, donde disputará la vuelta de octavos de la Champions, tras ganar 1-0 a la Juventus en la ida.

Sobre los campeonatos nacionales, la Liga de Fútbol Alemán (DFL) se debe reunir el jueves y espera recibir el visto bueno del gobierno para regresar a la competición, a puerta cerrada, en mayo.

"Esta semana, decisiones importantes serán tomadas sobre la manera en que vamos a proceder", comentó este lunes su presidente Fritz Keller, en una entrevista con la revista Kicker.

Al contrario, Bélgica desea poner fin a su temporada, un proyecto que le ha costado duras amenazas por parte de la UEFA.

Los 24 clubes profesionales del país se reunirán el viernes y el presidente de la federación avanzó que una “solución constructiva” estaba en vías de encontrarse con la UEFA.