Juan Fernando Lara. 23 enero
Vista de las oficinas de Uber Costa Rica en Escazú. Fotografía: Cristina Solís Cabrera.
Vista de las oficinas de Uber Costa Rica en Escazú. Fotografía: Cristina Solís Cabrera.

La empresa Uber descalificó el plan de ley que presentó este martes el gobierno de Carlos Alvarado, por considerar que desconoce la realidad de sus usuarios y colaboradores.

A pesar de ser un primer paso en la dirección de regular la movilidad colaborativa en Costa Rica, Uber aseguró la mañana de este miércoles que “la visión del gobierno está lejos de ser una propuesta que fomente la innovación, la competencia y el desarrollo de la tecnología”.

La empresa Uber descalificó el plan de ley que presentó este martes el gobierno de Carlos Alvarado, por considerar que desconoce la realidad de sus usuarios y colaboradores.. Foto Alonso Tenorio/Archivo
La empresa Uber descalificó el plan de ley que presentó este martes el gobierno de Carlos Alvarado, por considerar que desconoce la realidad de sus usuarios y colaboradores.. Foto Alonso Tenorio/Archivo

“Dado el clima de contracción económica y de falta de oportunidades laborales para los costarricenses, esta propuesta obligaría a que sólo un número limitado de personas puedan inscribirse como socios en las diversas plataformas”, aseguró la compañía en un comunicado.

Según la empresa, unas 22.000 familias que generan ingresos desde esa plataforma no regulada verían limitadas sus oportunidades actuales, “así como la apertura de nuevas opciones para las generaciones futuras de Costa Rica”.

(Video) Ministro Rodolfo Méndez se refiere al proyecto de ley que busca regular Uber

De paso, la empresa advirtió que sus asociados se verían perjudicados.

“Vemos con preocupación los elevados montos que nuestros socios colaboradores se verían forzados a pagar año tras año”, advirtió de entrada la empresa con sede en San Francisco (California, EE. UU.)

Uber incluso detalló las cifras que afectarían a los conductores al señalar que estos habrían de pagar un canon anual de $35 y un cargo adicional de $200 por cada vehículo.

La propuesta de ley número 21.228 titulada “Proyecto de Reforma al Sistema de Transporte Remunerado de Personas y Regulación de las Empresas de Plataformas Tecnológicas de Transportes” impone una serie de cargas a Uber.

Sus rentas o beneficios de la actividad estarían sujetos al cobro del impuesto sobre el valor agregado (IVA), de un 13%, así como al impuesto sobre remesas al exterior (8,5%).

En el caso específico de Uber, el proyecto de ley dicta habría de pagar ¢8.299 millones (unos $13,5 millones) por registrarse ante el Estado.

Además, se cobraría 3% adicional sobre cada servicio para financiar un fondo para modernizar el transporte público.

“Desde Uber reiteramos nuestro compromiso con Costa Rica de continuar siendo una opción segura, confiable y eficiente para moverse en la ciudad”, señala el mensaje de Uber.

Y agrega: “Por ello, instamos a la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Legislativa a contemplar todas las propuestas presentadas e iniciar discusiones inclusivas que den como resultado un proyecto innovador, que promueva las oportunidades del futuro y no las limitaciones del pasado”.

Este diario consultó previamente a la empresa, cómo afectaría una ley como la propuesta la tarifa de los usuarios del servicio no regulado. Uber declinó referirse a este punto.