Salud

Suspendida aplicación de código QR para verificar vacunación

Empresarios turísticos frenan provisionalmente sistema para ingreso a establecimientos, comerciantes celebran obstáculo a mecanismo y Gobierno evita referirse mientras no reciba notificación

La aplicación del código QR que anunció el Gobierno para verificar esquemas de vacunación completos contra la covid-19 en Costa Rica quedó suspendida debido a una medida cautelar provisionalísima solicitada por empresarios del sector de turismo, confirmó este sábado la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).

Esto quiere decir que se congela su aplicación mientras se resuelve si queda en firma la medida o no en el Tribunal Contencioso Administrativo en el transcurso de la próxima semana. El Gobierno también confirmó que defenderá su uso.

Un empresario que planteó el recurso en la vía contenciosa administrativa también confirmó el freno al requisito anunciado por el Gobierno en semanas recientes y el cual iba a ser obligatorio a partir del 8 de enero para ingresar a comercios, museos, hoteles, restaurantes y gimnasios, entre otros.

“En primera instancia, queremos dejar claro que somos empresarios del sector pero hablamos en nombre de otros sectores privados. No somos anti-vacunas, creemos en la medidas de seguridad y estamos muy agradecidos con las autoridades de Salud y el ministro de Turismo por lo que han hecho. Pero la resolución se tomó sin consultarnos y nuestra industria es muy diferente”, expresó Bary Roberts Strachan, empresario turístico y exvicepresidente del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

Roberts Strachan indicó que la solicitud la interpusieron el martes pasado y la resolución, de las 11:05 p. m. de este viernes, la recibieron la madrugada del sábado.

En el documento, parte del cual cedió el empresario, el juez indicó que: “En consecuencia, se admite la presente solicitud cautelar, por lo que SE ORDENA LA SUSPENSIÓN INMEDIATA de los efectos de la resolución del Ministerio de Salud MS-DM-8119-2021 del 14 de octubre del 2021, únicamente en tanto ordena la demostración de un esquema de vacunación a través de un código QR, el cual se dispuso como de verificación obligatoria tanto para los establecimientos comerciales señalados en la resolución indicada, como para los particulares o usuarios de los mismos”.

Dado que el código QR es un requisito obligatorio dado a conocer mediante el comunicado de Casa Presidencial número CP-1273-2021 de fecha 22 de octubre del 2021, el juez dispuso, de forma precautoria, ordenarle al Presidente de la República, al Ministro de Salud, al Ministro de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones, a la Caja Costarricense de Seguro Social y al Instituto Costarricense de Electricidad, “que se abstengan de realizar cualquier conducta tendiente a la implementación del Código QR, a nivel comercial, social, laboral, turístico, recreativo y/o cualquier otro, hasta tanto no sea resuelto por el fondo el presente asunto, con el fin de resguardar la tutela judicial cautelar adoptada en la presente resolución”, indica el documento firmado por el juez tramitador Alex Rojas Ortega.

Roberts Strachan alegó que, como no les consultaron de la exigencia del código QR, hubo un fuerte impacto en cancelaciones.

Alegó que entre el 15 de octubre y el 5 de noviembre hubo más de $3 millones en cancelaciones con muy pocas empresas del sector. Agregó que, según el ICT, el 47% de las visitas turísticas recibidas este año fueron de personas sin vacunar.

Poco antes del mediodía, la Presidencia de la República, el Ministerio de la Presidencia, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Tecnología y Telecomunicaciones informaron en un comunicado conjunto que no habían sido notificados de dicha medida cautelar.

“Una vez recibida la notificación se analizará en detalle su contenido y se presentarán los elementos requeridos. Valga hacer énfasis en que el Poder Ejecutivo, además de defender su posición y los elementos de interés público y de salud pública en que se sustenta, siempre será respetuoso de lo que finalmente determinen los tribunales”, mencionó Casa Presidencial en un comunicado.

De todos modos, las autoridades reiteraron la importancia de confirmar una protección del 100% contra la covid-19 bajo el argumento de que ello más bien permite una mayor apertura a actividades comerciales, empresariales, culturales, deportivas y otras protegiendo la salud pública.

Procedimiento ‘ante causam’

El área de prensa del Poder Judicial confirmó a La Nación que la solicitud de Roberts Strachan y otros empresarios se presentó fuera de horario a inicios de la semana. Una medida provisionalísima ante causam se solicita aún cuando todavía el asunto no tenga asignado un número de expediente, porque no está formalmente abierto, sin embargo, se dicta de manera inmediata.

“Esto no se apela hasta que ya se le da el trámite correspondiente en la sección que ve los pedidos de medidas cautelares, donde se determinará si se mantiene la suspensión o no”, explicó Sandra Castro, del Departamento de Prensa y Comunicación Organizacional del Poder Judicial.

“Lo que que sigue ahora, a partir del lunes, es trasladarlo al área de Tribunal Contencioso donde se conocen las medidas cautelares para que se atienda una audiencia contra el Estado. Esto para determinar si se mantiene o no la medida provisionalísima” y luego resolver si se analiza o no por el fondo la exigencia del código QR. Tanto la resolución final sobre las medidas, como el análisis por el fondo tienen recurso de apelación, agregó la vocera judicial.

A partir del 1 de diciembre del 2021 el Gobierno anunció que se pedirá el código QR que garantice a las personas que tienen dos dosis de la vacuna contra el covid-19 para entrar a diferentes comercios y sitios de recreo y acondicionamiento físico

Temor a afectación

Bary Roberts Strachan recordó que en Costa Rica la temporada alta del turismo se extiende entre noviembre y abril hasta el período de Semana Santa de cada año. Una medida como exigir el QR para ingresar a hoteles, restaurantes ligados a este sector y otras actividades’ supone una afectación “gravísima”; insistió.

La semana pasada, la propia Canatur emitió en conferencia de prensa una alerta similar al indicar que la aplicación del código para entrar a establecimientos podría generar una merma de ingresos por unos $600 millones durante esta temporada turística.

“Esto tendría muchas repercusiones, menos ingresos y daño a otros sectores encadenados a nuestra actividad; me refiero a todos los proveedores quienes se verían golpeados y en medio de una crisis financiera seria lo cual presionaría más la devaluación del colón frente el dólar. Por eso es que también es crítico el ingreso de esos turistas y considerar también todos los impuestos que el propio Estado dejaría de recaudar”, argumentó.

Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Costa Rica, expresó este día el apoyo pleno de esa organización a la medida cautelar provisionalísima.

“Hemos insistido que la aplicación de códigos QR son una medida opcional pero nunca obligatoria para ninguna de los comercios. Por eso recibimos positivamente la medida cautelar”, afirmó.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.