Ángela Ávalos. 4 abril, 2018
La Junta Directiva de la CCSS no sesiona desde hace casi un mes. Uno de los temas pendientes de discutir es la reforma a las pensiones de IVM. En la foto, cuando la mesa de diálogo sobre pensiones entregó el informe con recomendaciones a los directivos. MELISSA FERNÁNDEZ
La Junta Directiva de la CCSS no sesiona desde hace casi un mes. Uno de los temas pendientes de discutir es la reforma a las pensiones de IVM. En la foto, cuando la mesa de diálogo sobre pensiones entregó el informe con recomendaciones a los directivos. MELISSA FERNÁNDEZ

La reforma al Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja quedó a medio camino.

La renuncia de uno de sus nueve miembros ha impedido a la Junta Directiva de esa institución sesionar para discutir, al menos, un centenar de temas pendientes.

Uno de los asuntos más críticos en su agenda es precisamente las medidas que tomarán para darse sostenibilidad al régimen de pensiones más grande del país, que tiene cerca de 300.000 jubilados y al que aportan 1,5 millones de trabajadores.

Entre las decisiones que se deben tomar están si elevarán o no la edad de retiro, si aumentarán o no el número de cuotas que deben alcanzar los trabajadores o si es necesario recortar los beneficios a los futuros jubilados.

El máximo órgano de decisión de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), no se reúne desde hace casi un mes, cuando Renato Alvarado Rivera –uno de los tres representantes patronales–, renunció para unirse a la campaña del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Alvarado, además, estaba en el grupo de directivos más críticos de los resultados de la mesa de diálogo sobre el IVM, cuya propuesta era base de la discusión para la reforma.

Junto a José Loría (representante laboral) y Óscar Fallas (del Estado), Alvarado estaba dispuesto a considerar elevar la edad de pensión (hoy, de 65 años) para buscar la sostenibilidad del régimen.

Su sustituto sería nombrado este miércoles por la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), que convocó para las 2 p. m. a una Asamblea General.

La organización patronal informó de que la elección será por mayoría absoluta de los presentes. Si esto no se da, la última opción es enviar una terna al Consejo de Gobierno, que tendría la última palabra.

Únicamente cuando el Presidente de la República juramente al sustituto, la Junta Directiva de la Caja podrá reiniciar funciones y retomar la discusión de temas clave, como la reforma al IVM.

El ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, confirmó por medio de la oficina de prensa de Casa Presidencial, que ese nombramiento "se verá en la sesión de Consejo de Gobierno inmediatamente posterior a recibir la comunicación de la Uccaep". La próxima sesión es el lunes 9 de abril.

En veremos

La Junta Directiva de la Caja está integrada por nueve personas: tres representantes del Estado, otro tanto de los patronos y tres más de los trabajadores.

Para su funcionamiento pleno, se requiere tener "cuórum estructural"; es decir, que los representantes de cada uno de esos grupos estén oficialmente nombrados.

Junta Directiva CCSS
Junta Directiva CCSS

"Estamos totalmente paralizados y no nos hemos vuelto a reunir por esto: al darse la renuncia de un miembro, la Junta Directiva se queda sin cuórum estructural.

"Hay temas críticos de compras de medicamentos, de equipos, y toma de decisiones, como la reforma al IVM o el nombramientos de los nuevos gerentes, que hacen que sea muy urgente la reinstalación de la Junta, que deberá trabajar a marcha forzada", comentó José Luis Loría Chaves, representante laboral del lado de los cooperativistas.

"Dentro de esos asuntos, (está) la selección y escogencia final de los gerentes, incluido el eventual gerente general, porque esta es una institución que no puede quedarse sin gerentes por mucho tiempo”, Fernando Llorca, presidente ejecutivo CCSS.

La reforma al sistema de pensiones quedó en manos de los nueve directores en noviembre, cuando la mesa de diálogo entregó el informe final con 33 recomendaciones en las cuales no se atrevieron a tocar una sola de las variables más importantes del régimen: edad, cuotas o beneficios.

Ahora, no se sabe qué pasará, a dos meses de que la mayor parte de los miembros de esta Junta pase la estafeta a nuevos integrantes, a finales de mayo.

Según el presidente ejecutivo de la Caja, Fernando Llorca Castro, el tema del IVM se ha visto varias veces en ese órgano, "pero quedan pendientes las decisiones finales".

Esas "decisiones finales" incluyen decidir si se quedan con las recomendaciones emanadas de la mesa de diálogo; o si aprueban una reforma diferente, tocando puntos críticos como la edad de retiro, el número de cuotas o los beneficios.

Entre sus prioridades, aseguró Llorca, está ese tema. "Para mí, sin duda alguna, tiene que quedar resuelto (antes de que termine esta Junta Directiva)", afirmó.

CCSS quedaría sin gerentes

Tres de los seis gerentes que actualmente tiene la CCSS terminan su periodo de seis años este mes.

Lo anterior, dejaría "sin cabeza" las gerencias Médica (a cargo, actualmente, de María Eugenia Villalta Bonilla), Financiera (Gustavo Picado Chacón) y de Logística (Dinorah Garro Herrera), a cargo de asuntos tan importantes como la aprobación de presupuestos y el control de cobros, y la compra de medicamentos y otros insumos necesarios para la operación de los centros de salud.

Según Llorca, previendo lo que podría suceder tras la renuncia de Renato Alvarado, entre la Presidencia Ejecutiva y las gerencias se tomaron medidas para no afectar los servicios institucionales.

"Se revisaron inventarios y vimos que, en términos generales, podemos funcionar. Pero hay algunos temas que sí tienen que ser resueltos y tenemos que esperar el cuórum estructural. Dentro de esos asuntos, la selección y escogencia final de los gerentes, incluido el eventual gerente general, porque esta es una institución que no puede quedarse sin gerentes por mucho tiempo", advirtió Llorca.

"Sí me parece que ha sido un bache que no es lo mejor ni para la Caja ni para el país”, Mario Devandas, representante sindical en Junta Directiva de CCSS
La CCSS está en un proceso de reestructuración de su nivel central, que pretende hacer los servicios más eficientes. La discusión de este proceso, que incluye el nombramiento de nuevos gerentes, está detenida por la falta de 'quórum estructural'. GRACIELA SOLÍS
La CCSS está en un proceso de reestructuración de su nivel central, que pretende hacer los servicios más eficientes. La discusión de este proceso, que incluye el nombramiento de nuevos gerentes, está detenida por la falta de 'quórum estructural'. GRACIELA SOLÍS

Uno de los acuerdos recientes de la Junta Directiva aprobó crear una gerencia general y reacomodar las seis gerencias actuales como parte del proceso de reestructuración del nivel central, que arrancó desde el 2015 y que ha tomado fuerza en el último año.

Ese acuerdo crea cuatro gerencias operativas: una, asume las labores administrativas y financieras. Otra gerencia más, se hará cargo de la logística institucional (compra de insumos como medicinas) y la infraestructura (construcción de hospitales y Ebáis).

La antigua gerencia médica se transforma en una gerencia de Seguro de Salud, y la de Pensiones pasará a ser la Gerencia del Seguro de Pensiones, con más independencia administrativa y financiera.

Las personas que dirigirán esas nuevas divisiones deben ser elegidas por la Junta Directiva. Otro asunto pendiente más.

A la lista de casos en espera, según Llorca, también se suma la aprobación urgente de una vacuna contra el virus del papiloma humano, y las modificaciones a dos reglamentos: el de investigación biomédica y el que regula todo lo relacionado con trasplante y donación de órganos.

Para Mario Devandas Brenes, miembro de la Junta y representante ahí de los sindicatos, esta paralización "está afectando mucho a la instiución".

"Hay una gran cantidad de decisiones urgentes. Normalmente, hay urgencia para comprar medicamentos, para resolver temas con plazos legales definidos o apelaciones administrativas, y estamos inmersos en el tema de la reestructuración de la parte gerencial de la CCSS.

"Yo sí creo que esto la está afectando. Además, tres gerentes terminan sus periodos este mes. Sí me parece que ha sido un bache que no es lo mejor ni para la Caja ni para el país", acotó Devandas, quien termina su periodo el 30 de mayo.

Llorca ve posible que, una vez definido el sustituto de Renato Alvarado, el resto de los miembros aumenten la frecuencia de las sesiones, que podría pasar de una vez a la semana (la sesión ordinaria de los jueves) a una más.

"Nosotros efectuamos con bastante frecuencia sesiones extraordinarias porque las ordinarias son insuficientes. Esto ha sido de siempre y no creo que esta vez haya una excepción porque tenemos asuntos importantes en cantidad", dijo Llorca.