Salud

CCSS y CNP chocan por antojadiza fijación de precios de frutas y verduras para hospitales

Comisión interinstitucional que buscaba solucionar diferencias entre CNP y CCSS no logró acuerdo

La forma en que el Consejo Nacional de Producción (CNP) define los precios de las frutas y verduras que vende a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para alimentar a los pacientes internados en sus hospitales, creó un conflicto entre las instituciones que pareciera no tener pronta solución.

La Caja se queja de que el Consejo fija las tarifas sin seguir una metodología, sin estudios de razonabilidad y sin considerar los volúmenes de compra en los centros médicos. El Consejo, por su parte, insiste en que sí emplea una fórmula, que sí hace estudios de mercado rigurosos y se atiene a que la ley obliga a todas las entidades públicas a comprar sus productos.

El problema es tan grave que algunos hospitales reclaman que la imposición legal amenaza su estabilidad financiera y que para cumplir con el mandato de comprarle al Consejo requerirían hasta el doble de presupuesto anual para frutas y verduras. Por ejemplo, en junio de 2020, la Dirección Médica del Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia le comunicó a la Gerencia de Logística que para obtener los artículos del CNP requeriría ¢168 millones adicionales a lo presupuestado, esa cifra excede en un 106% la estimación que se tenía.

“O sea, se necesita el doble de los recursos que se pagan actualmente”, dijo Pedro Pereiras, subdirector médico del Calderón en el oficio DG-2086-07-2020.

Para hallar una solución, la Caja y el CNP instalaron en 2019 una comisión negociadora. Sin embargo, no llegaron a un acuerdo. La CCSS sostiene que el CNP debe someterse a estudios de razonabilidad de precios, como lo hace con el resto de proveedores, pero al intentarlo encuentra fuertes resistencias.

“(...) La CCSS no puede pagar precios irracionales y se debe de cumplir con ciertos requisitos u obligaciones indispensables”, manifestó José Rafael González Murillo, jefe de la Dirección Técnica de Bienes y Servicios en un informe enviado a Roberto Cervantes, gerente general de la CCSS, el 30 de agosto de 2021.

En la nota, firmada también por otros siete funcionarios de la CCSS, le piden a Cervantes su intervención y exponen las deficiencias del CNP a la hora de fijar los costos de las frutas y verduras.

“Se observa fundamental determinar la razonabilidad de los precios establecidos por el CNP, debido a que la metodología que utilizan no es clara, ni el desglose del precio y demás elementos indispensables para poder motivar las diferencias de precios con otros proveedores, es decir, que si bien se debe de transar entre ambas instituciones por mandato de ley, los precios deben ser razonados también por el mismo principio jurídico.

“Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados a través de todo este tiempo, no se ha logrado llegar a un acuerdo entre ambas instituciones, para que bajo un criterio técnico, administrativo y jurídico se pueda mantener el precio y la calidad de los productos y no simplemente pagar a los precios establecidos sin mayor análisis”, añadió González y el resto de profesionales en el documento, del cual La Nación tiene copia.

José Angulo, gerente general del CNP, aseguró que sí cuentan con una metodología, la cual se basa en consulta de precios a establecimientos, ferias y productores para establecer precios promedios. Según el funcionario, esa fórmula fue aprobada por la Contraloría General de la República (CGR) y es la que utilizan para cobrarle a la CCSS.

Al preguntarle detalles sobre la metodología, como la cantidad de comercios consultados, la frecuencia de las consultas y los tipos de productos testados respondió que no tenía esos datos a mano y ofreció una reunión en los próximos días, para explicar este tema.

El gerente general del CNP agregó que estarían dispuestos a someterse a estudios de razonabilidad de precios por parte de la CCSS, pero tendrían que revisar los parámetros utilizados por la Seguridad Social para hacer los cálculos.

Precios más altos

En su informe, los representantes de la Caja en la comisión interinstitucional recalcaron que adquirir los productos en el CNP resulta más caro que comprar libremente a otros proveedores.

“Cabe mencionar que se han realizado estudios de mercado mediante los cuales se ha podido demostrar que existe una diferencia significativa en los precios que ofrece el CNP frente a otros proveedores del mercado, que cumplen técnicamente con lo solicitado por la CCSS. Los comparativos reflejan que los precios dados por esta institución son superiores en cuanto al precio, pero con las mismas condiciones (...) Por ejemplo, se realizan análisis comparativos de precios que arrojan importantes diferencias entre el CNP y los proveedores del mercado a los que se les ha adquirido y cumplen técnicamente“, enfatizaron los funcionarios de la Caja.

También concluyeron que “no es posible ceder ante las propuestas de precios no fundamentadas técnica ni matemáticamente”.

Gílbert Alfaro, director jurídico de la CCSS, informó el viernes 17 de diciembre, de que la entidad analiza desde el punto de vista legal la fijación de tarifas del CNP para emitir un criterio al respecto.

Porcentajes de intermediación

Además de cuestionar los precios cobrados por el CNP por frutas y verduras, el Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia también llamó la atención, en junio de 2020, sobre las diferencias en los porcentajes de intermediación cobrados por esa entidad a los centros médicos.

En algunos hospitales, las comisiones de intermediación del Consejo llegan hasta el 15%, como para el Tomás Casas Casajús, en Osa, Puntarenas, y el Hospital de Guápiles, en Limón, cuyos proveedores son las compañías Agra del Oeste S. A. y Fresquita S. A., respectivamente. Esa situación contrasta con el Hospital Nacional de Niños para el cual el porcentaje de intermediación que cobra el CNP es 0%.

En su escrito, el subdirector médico del Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia expuso que pagar más por frutas y verduras al CNP se contrapone a la solicitud hecha por las autoridades de la CCSS de cuidar los recursos debido a la crisis provocada por la pandemia.

Este diario consultó a la Gerencia de Logística de la CCSS el monto cancelado al CNP por frutas y verduras, pero contestaron que esa información debe ser solicitada a cada hospital, ya que cada centro mantiene un acuerdo individual con el Consejo y, por lo tanto, no cuentan con las cifras centralizadas.

La CCSS también mantiene un conflicto con el CNP por los precios de la carne, pues en noviembre esta última institución cobró hasta 73% más por algunos cortes. Este incrementó provocó incluso que escaseara carne de res y pollo en algunos hospitales. ¿En qué consiste el problema? Lo explicamos acá:

Diego Bosque

Diego Bosque

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.