Por: Ángela Ávalos.   13 abril

Médico del San Vicente de Paúl explica sobre detección de bacteria

Una paciente falleció y un cirujano permanece en cuidados intensivos del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, luego de infectarse con la bacteria Streptococcus pyogenes.

La mujer, de 25 años, sana, falleció el martes 10 de abril, a las 10 p. m., después de dar a luz a una niña por parto vaginal y sufrir complicaciones asociadas a la infección con esa bacteria, informaron autoridades hospitalarias.

Esta paciente ingresó en labor de parto el domingo, dio a luz ese mismo día en la noche.

El lunes, en horas de la mañana, aunque estable, comenzó a quejarse de dolor pélvico y lumbar. Los médicos le hicieron varios exámenes, entre ellos ultrasonidos pélvico y de abdomen, para descartar complicaciones posparto.

En la madrugada del martes, la mujer presentó una desestabilización hemodinámica, con presión baja, fiebre y taquicardia. Ante la sospecha de un sangrado interno imperceptible a los exámenes, reingresó a quirófano donde los médicos detectaron una infección generalizada que los obligó a extirpar el útero y la trompa y ovario derechos.

Después de esta operación, fue trasladada a la Unidad de Cuidados Intensivos, donde falleció, a las 10 p. m. Se decartó que la recién nacida resultara infectada.

La información la facilitó el jefe de Gineco-Obstetricia de este hospital, Nasser Mena Bejarano.

El cirujano que participó en esta operación, se pinchó su mano izquierda durante el procedimiento. Un día después, comenzó con fiebre e inflamación de los tejidos, por lo que tuvo que ser internado de urgencia en cuidados intensivos, donde está en proceso de recuperación.

El subdirector del San Vicente de Paúl, Mario Ruiz, informó de que se tomaron medidas preventivas; entre ellas, cerrar 8 de los 12 quirófanos del hospital, lavar las salas de parto y suspender todas las operaciones programadas.

En total, se han dejado de hacer unas 120 operaciones, entre las electivas (programadas) y las que forman parte de las jornadas de producción quirúrgica, que se realizan después de las 4 p. m. para bajar las listas de espera.

El director del hospital, Roberto Cervantes, destacó la actitud de su colega cirujano quien sufrió el accidente tratando de salvar la vida de esta paciente.

Por su parte, la directora de Vigilancia Epidemiológica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Xiomara Badilla, confirmó que se trata de un caso aislado.

Dijo que indagará la situación, pues no es frecuente que un médico acabe en cuidados intensivos por hechos como el ocurrido.

La Streptococcus pyogenes es considerada una de las bacterias más importantes de los seres humanos. Se le relaciona con faringitis aguda e infecciones cutáneas y sistémicas.

Está asociada a complicaciones como la fasceitis necrotizante, o la muerte de tejidos blandos.

Extremar limpieza

En una conferencia de prensa, autoridades hospitalarias detallaron algunas "acciones epidemiológicas" que se implementaron en conjunto con el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). Estas son:

  • Intensificación de la limpieza y desinfección de sala de partos, sala de operaciones y hospitalización de maternidad
  • Instrucción a visitantes, usuarios y funcionarios para extremar las medidas de higiene
  • Cierre de sala de operaciones hasta el lunes
  • Revisión de todos los lotes de desinfectantes que tiene el centro médico
  • Cambio de filtros en los aires acondicionados de salas de operación

El Hospital; sin embargo, continuará con la atención de emergencias quirúrgicas calificadas así como casos electivos calificados. Informó, además, de que ya reabrió el servicio de Neonatología.

Hace una semana, el hospital de Heredia confirmó la contaminación del servicio de Neonatología con la bacteria Serratia marcescens. Este servicio sería reabierto el lunes, luego de que, según el centro, la situación fuera controlada.

Este brote infectó a cuatro recién nacidos quienes se encuentran estables, según el último reporte médico.

El Hospital Calderón Guardia mantuvo varias semanas cerrados sus servicios de maternidad y Neonatología debido a la contaminación con una bacteria. Esto obligó a la CCSS a reactivar su red de hospitales para la atención de estos pacientes, y a realizar una millonaria inversión para reducir el riesgo de infección. Foto: Graciela Solís
El Hospital Calderón Guardia mantuvo varias semanas cerrados sus servicios de maternidad y Neonatología debido a la contaminación con una bacteria. Esto obligó a la CCSS a reactivar su red de hospitales para la atención de estos pacientes, y a realizar una millonaria inversión para reducir el riesgo de infección. Foto: Graciela Solís

Las autoridades del San Vicente aseguran que ambos eventos no tienen relación entre sí.

Marcela Garita, coordinadora del servicio de Epidemiología de ese hospital, explicó que el Streptococcus pyogenes puede vivir en la piel de cualquier persona.

"Es una bacteria que, en el momento en que hay una susceptibilidad inmunológica como tal, y si esto se asocia a un proceso quirúrgico o a la presencia de una herida, puede aprovecharse de esa susceptibilidad e ingresar al organismo y hacer desde pequeñas lesiones y hasta tragedias, como ocurrió en este caso", dijo Garita.

A fnales del año pasado, el Hospital Calderón Guardia también fue escenario de brotes importantes de infección intrahospitalaria que obligaron al cierre de su maternidad y del servicio de Neonatología varias semanas.

En este caso, la bacteria Serratia liquefaciens afectó a varios neonatos. La contaminación con este microorganismo –la primera vez que se detecta en el Calderón– obligó a ese hospital a realizar una inversión cercana a los ¢300 millones para reducir los riesgos de infección en la maternidad y en Neonatología.

Daniel Salas Peraza, director de Vigilancia de la Salud, en el Ministerio de Salud, no ocultó su preocupación por los últimos eventos.

"No es una emergencia nacional pero sí hemos visto un incremento en el reporte, lo cual también puede ser positivo.

"Sí llama la atención que en una línea de tiempo relativamente corta salgan varios eventos de infecciones asociadas a la atención en salud. El Ministerio está tomando las medidas necesarias", aseguró Salas.

El funcionario agregó que se le están girando instrucciones a la CCSS para que la supervisión de los protocolos sea permanente en los hospitales y no solo medidas reactivas ante situaciones cómo esta.

Desinfectante

El hecho ocurre tres días después que la CCSS anunciara el hallazgo de desinfectante contaminado.

El descubrimiento de los lotes contaminados con "agentes ambientales" se dio cuando se investigaba la presencia de la bacteria Serratia liquefaciens, que afectó pacientes en el Hospital Calderón Guardia.

Ante la situación, optaron por sacar todo el producto y detener la producción hasta que se determine el origen de la contaminación, aunque se descartó que tuviera la bacteria.

El desinfectante se elabora en los laboratorios de la institución y es distribuido en todos sus centros de salud y oficinas. El Laboratorio de Reactivos Químicos manufactura unos 220.000 litros anuales del producto.

Entrevista con Daniel Salas, director de Vigilancia de la Salud: 'Sabemos que se falla en al supervisión (de la higiene de manos)'

– ¿Qué tiene que decir el Ministerio de Salud ante eventos tan seguidos?

– Claro que sí estamos preocupados. No es una emergencia nacional, no con las dimensiones que se ha comportado, pero sí hemos visto que hay un incremento en el reporte, lo cual también puede ser visto como algo positivo. El hecho de que empiecen a salir a la luz es algo positivo porque nos permite detectarlos y abordarlos oportunamente, y tomar las medidas correctivas que hagan falta.

"Claro que sí nos llama la atención que en una línea de tiempo relativamente corta salgan varios eventos de infecciones asociadas a la atención en salud (IAAS). El Ministerio de Salud está tomando las medidas necesarias, importantes, para hacer incluso trazabilidad clonal entre las Serratias para ver si se trata de asociaciones entre una serratia (liquefaciens) y otra (marcescens).

"Este es un asunto que no podemos obviarlo, dentro del escenario de atención en salud va a seguir ocurriendo. Lamentablemente, así es aquí y en todo el mundo. Necesitamos tener la norma, que está prácticamente lista, y que le permitirá al país estandarizar el abordaje tanto en lo público como en lo privado. Si bien es cierto que algunos hospitales vayan más adelante que otros, la idea es que todos se estandaricen y se alineen".

– Usted menciona que hay 'oportunidades de mejora', pero desde afuera esto son fallos. ¿Cuáles han detectado?

– Un factor importantísimo es el nivel de ser tan estricto con la higiene de manos y la supervisión que se dé al respecto. Sabemos que se falla en la supervisión. El asunto de atender un paciente es una situación muy delicada. La higiene de manos debe ser rigurosa. El manejo de los posibles fomites o artefactos que puedan acumular microorganismos es sumamente importante, y en esto siento que la supervisión no puede ser reactiva. Tiene que ser permanente.

"Le aseguro que, como ente rector, estamos enviando las indicaciones a la Caja para que se sigan programas continuos de supervisión. Esto no puede caer en ningún momento. No podemos bajar la guardia, siempre tiene que haber una supervisión mantenida.

– ¿Cuál es la ventana de tiempo para descartar la aparición de más casos secundarios en Heredia?

– Este fin de semana va a ser muy importante. Lo que nos llamó la atención es que en 48 horas aparecieran dos casos. Hay una cuestión muy clara: hubo perforación o herida para que el Streptococcus pyogenes ingresara en el organismo del médico. Vamos a observar el lunes todavía cómo está la aparición de casos.

"Como ente rector, sabemos que el hospital ha sido proactivo pero tampoco podemos dejar que se exponga a la población en caso de que haya un riesgo grave o alto".

– ¿La paciente murió "con" la bacteria o "por" la bacteria?

– Murió por (la bacteria).