Salud

Bacteria que infectó maternidad reaparece en Hospital Calderón a pesar de mejoras

Tres bebés prematuros están aislados por Serratia liquefaciens, se reportan estables; Salud rastrea 'reservorio humano' de microorganismo

La bacteria vinculada a la muerte de varios bebés en diciembre reapareció en el Hospital Calderón Guardia, comunicó la CCSS. Por el momento, no se considera necesario cerrar servicios por esa causa.

El microorganismo se llama Serratia liquefaciens, el mismo que obligó a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a cerrar la maternidad y el área de cuidados intensivos neonatales de ese hospital el 13 de diciembre. Se reabrió el 26 de enero, luego de hacer inversiones de alrededor de ¢300 millones para mejorar la bioseguridad de esas zonas.

La detección de los casos se hizo el fin de semana y fue reportada inmediatamente al Ministerio de Salud, informó Daniel Salas Peraza, director de Vigilancia de la Salud.

De acuerdo con un comunicado de prensa, la bacteria infectó a tres recién nacidos quienes se encuentran estables y están aislados en una sala especial para atender pacientes en estas condiciones.

Se trata de dos niñas y un niño que tienen en común su prematuridad y quienes están bajo la supervisión médica, informó la institución.

El director del hospital, Taciano Lemos Pires, informó en el comunicado que la detección se hizo por medio de controles de rutina.

En entrevista con La Nación, Lemos aclaró que, por ahora, no se considera necesario cerrar servicios pues las remodelaciones hechas a finales y principios de año permiten mantener aislados a los bebés infectados y frenar la posibilidad de que la infección se disemine.

"Sentimos que la situación está totalmente controlada y aislada. Estamos con todas las áreas en óptimo estado. Vamos a hacer los procedimientos y tratamientos específicos y a seguir los estudios para ver cuáles factores internos o externos podrían estar incidiendo en esto", explicó el médico.

Las medidas que se están reforzando están asociadas, principalmente, al aseo de manos y de las superficies del área de Neonatología. También se mantiene la visita restringida a los bebés en cuidados intensivos.

Daniel Salas confirmó que, desde la reapertura de las instalaciones, a finales de enero, 50 neonatos egresaron sin Serratia. Sin embargo, reconoció que les preocupa esta "recidiva" (reaparición) tan temprana, pues no se ha cumplido ni un mes de la reapertura.

Por esa razón, el Ministerio de Salud realizará un acompañamiento intensivo durante las próximas dos semanas, explicó Salas, en espera de encontrar a la persona que está colonizada con esta bacteria y que podría ser el vector (diseminador) de la infección.

"Hay que tratar de revisar todo para buscar la fuente de la bacteria. El reservorio es un humano. Vamos a reforzar exámenes para ver si hay colonización, a pesar de que se apliquen los protocolos, estamos expuestos al error. Debemos revisar los procedimientos, y recordarlo a personal y visitantes", explicó Salas.

Aunque se espera que este episodio esté controlado pronto, Salas no descarta que si evoluciona en otra dirección se tengan que cerrar servicios, como sucedió en diciembre.

En ese momento, la CCSS tuvo que activar la red de maternidades para asumir los 25 partos diarios que realiza el Calderón.

Este lunes, se reunieron especialistas en Enfermería, Neonatología, Maternidad, Ginecoobstetria, Ingeniería, Administración e integrantes del Comité de Infecciones del Calderón.

También participaron Xiomara Badilla y Catalina Ramírez, de Vigilancia Epidemiológica de la Caja, y la representante de Vigilancia Epidemiológica de la región Central Sur, Tatiana Picado.

Además, se realizó otra reunión con un grupo técnico del Ministerio de Salud.

María Eugenia Villalta Bonilla, gerenta médica de la CCSS, informó de que se activará la comisión de especialistas nombrada en diciembre pasado, la cual permitió el control de la bacteria en ese momento.

Adicionalmente, dijo la funcionaria, se harán controles cruzados de todas las pruebas en otros laboratorios tanto institucionales como privados y se les hará cultivos a los funcionarios que han estado en contacto con los menores en los últimos días.

La aparición de la Serratia liquefaciens por primera vez en ese hospital coincidió con la muerte de seis bebés prematuros.

Estudios posteriores, limitaron a uno de esos fallecimientos la posibilidad de infección directa con ese microorganismo, que aún está en análisis.

Esta bacteria es un microorganismo poco frecuente dentro de las causas de infección intrahospitalaria. Puede producir infecciones en la sangre, pulmones y vías urinarias, aunque no se puede decir que sea altamente virulenta (agresiva).

Esta maternidad atiende alrededor de 5.700 partos al año, muchos de ellos de alta complejidad.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.