Política

¿Podría pagar ¢52.000 o ¢65.000 más al mes? Así subiría la educación privada con IVA propuesto por Gobierno

Una familia con dos hijos y una mensualidad de ¢200.000 por cada uno tendría que pagar ¢52.000 más; representantes del sector consideran que la iniciativa del Gobierno atenta contra los hogares que hacen un esfuerzo por mejorar la educación de sus hijos

La idea del Gobierno de cobrar un 13% de IVA a la educación privada encarecería los costos de guarderías, escuelas, colegios y universidades privadas.

Actualmente, este sector educativo está exento del impuesto, pero el Gobierno propone incrementar los ingresos del Estado con el cobro del impuesto al valor agregado (IVA) a estos servicios educativos.

Según un reportaje elaborado por El Financiero, las mensualidades de algunos colegios privados van desde los ¢70.000, como el caso del Colegio Agropecuario de San Carlos, hasta los $1.400 (¢855.000), en el centro educativo Country Day School.

Por ejemplo, si un padre paga a un centro privado una mensualidad ¢150.000 por la educación de un hijo, la tarifa aumentaría en ¢19.500.

El golpe sería mayor para quienes tengan dos o más hijos inscritos en estos centros educativos.

Si una familia tiene dos hijos y paga ¢200.000 por cada uno, tendría que pagar ¢52.000 adicionales por el impuesto.

En ese ejemplo, si mensualidad es de ¢250.000, el monto adicional por impuesto sería de ¢65.000.

Mensualidades más altas, como una de ¢600.000, tendría un incremento de ¢78.000.

Según datos la Asociación de Centros Educativos Privados (ACEP), en el país hay 534 centros educativos privados, entre escuelas y colegios.

La cifra de estudiantes en instituciones privadas representa un 7,5% de la matrícula global del Ministerio de Educación Pública (MEP), que es de cerca de un millón de estudiantes.

En educación privada, se instruyen casi 88.500 jóvenes. Hay 20.948 alumnos están en preescolar, 39.023 en primaria y 28.481 en secundaria, todos ellos se verían sometidos a la aplicación de IVA.

Los estudiantes de las universidades privadas también verían elevado el costo de su carrera, ya que cada semestre o cuatrimestre deberán desembolsar más dinero de sus bolsillos.

Por una carrera como Derecho, los estudiantes pueden pagar por la matrícula de un cuatrimestre ¢114.000 y, por cada materia, ¢119.000.

Si llevan cinco materias, el cobro total es de ¢709.000, pero con un 13% de IVA, esa cifra se elevaría a ¢801.000.

Amenaza contra la educación privada

La idea de gravar la educación privada no es nueva. Hace dos años, cuando se discutió en el Congreso la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas públicas el tema también estuvo sobre la mesa, sin embargo, se decidió dejar a este sector por fuera.

Según un reportaje de La Nación, para octubre pasado, la Asociación de Centros Educativos Privados (ACEP) estimaba que alrededor de 10.000 alumnos se vieron obligados a dejar la educación privada producto de la crisis económica.

Roy Thompson, asesor de la ACEP, explicó los alcances que puede tener la propuesta del Gobierno sobre el sector de la educación privada, la cual ha sido extremadamente golpeada desaceleración económica producida por la covid-19.

Afirmó que la deserción de estudiantes, la disminución de matrícula nueva y el impedimento de realizar una reapertura progresiva han generado afectaciones tanto para padres como instituciones, las cuales se podrían agravar al elevar el costo de la educación privada.

Para este representante de la ACEP, solo hay dos posibles panoramas, uno, donde el encarecimiento de los servicios educativos va a generar una deserción generalizada de los centros privados y los estudiantes deberán migrar a la educación pública.

El otro panorama es el cierre y quiebra de escuelas y colegios, dejando miles de estudiantes sin los servicios.

“Yo no entiendo cuál es la amenaza que siente el Gobierno con la educación privada, que insiste tanto en reducir y generar impuesto y dificultades para obligar a los costarricenses a ir a una educación pública que es de las peores de América latina“, manifestó Thompson.

Asimismo, asegura que existe una falacia de que las personas que llevan a sus hijos a centros privados es la gente que más ingresos tiene, pues sostiene que el rubro de educación es de los principales gastos de las familias ticas.

“Las familias hacen una inversión en sus hijos para que adquieran una serie conocimientos y ventajas que la educación pública no les puede dar; entonces, consideran que como la familia hace una gran inversión para que sus hijos vayan a la educación privada eso los convierte en millonarias”, agregó.

Thompson también alertó sobre el riego que puede generar el cobro de un 13% de IVA para las universidades privadas.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.